Umarekawatta

Ikutsu

Master Crónicas
Registrado
4 May 2017
Mensajes
1,220
Hiroka había afectado de alguna manera u otra a los presentes. Hyoru parecía bastante afectado por las palabras de mi gemela, y aun así hizo su mejor intento de explicarle a la chica lo que realmente sucedía con sus ojos. Cuando el Hyuga por fin explico que se trataba de algo familiar, y de la comparación con su hermano, fue que la chica cayo en cuenta de su error. Se llevó el dedo índice a una de sus mejillas, apoyando el resto de la mano cerrada bajo su boca y respondió de manera casual –Pues no sabría decir sobre mi madre. No la conozco aun, aún no hemos ido a hablar con ella. Sin embargo, ¡por supuesto que no me gustaría que insultaran a mi hermano! –

Aquello, junto a las palabras de Hana, basto para que la pelivioleta se girase hacia la kunoichi. –Si no quieres que me te tenga miedo o que te trate como una mujer demonio, entonces deberías dejar de actuar como una- dijo seriamente. –En el combate el otro día no solo no te importaba la salud de mi hermano, tampoco de él…- dijo señalando a Hyoru, colocándole nuevamente el dedo muy cercano a su cara, esta vez sin quererlo. -… Ni mucho menos la de escupe fuegos, que está allí parado y estaba en tu equipo. ¿No te importan los demás acaso? - pregunto intrigada.

-Hiroka, tranquila, no pasa nada- intente calmarla. Hasta ahora había descubierto que Hiroka aprendía mucho de mis vivencias y mi personalidad, y a pesar de que a veces parecía una persona totalmente sedienta de sangre, no podía evitar preocuparse por aquellos por los que yo me preocupaba.

Antes de poder hacer algo más, tanto Hyoru como Hana saltaron a por un recién llegado, el cual había estallado de risa tras las palabras hirientes de Hiroka. –Todo un experto haciendo amigos, ¿No Eiji?- dije con calma intentando que tanto el Hyuga como la Uchiha bajaran un poco la guardia. –Es un genin recién ascendido ayer. Yo lleve su prueba y allí también conocía a Hiroka, y preferí invitarlo acá a que escuchara la explicación, en vez de tener que estar explicándolo por separado con cada persona que nos encontremos. – Explique reforzando la pésima introducción del chico.

-Ah Eiji, ¿La señora de Ryuuji te dejo salir? debes ser muy bueno lavando los platos si conseguiste permiso para pasear- acoto Hiroka con malicia. Ella disfrutaba de fastidiar al genin tras haberlo “casado” el día anterior con Mai Uzumaki.

Por mi parte, aprovecharía la pequeña conmoción para acercarme a Bast, quien había llegado a lo último y muy poco había entendido de la situación. –Pues tú me ayudaste- respondí a su primer interrogante –Esa técnica defensiva de doton que utilizaste mueve bastante tierra y rocas, lo que me ayudo a mí a moldear y dirigir mi chakra con más facilidad. Los clones son una técnica que he estado practicando, pero de momento no logro mantenerlos lo suficiente como para que hagan otra cosa que no sea interponerse a un ataque- dije algo decepcionado de mí mismo.

-Y bueno, si, básicamente tienes razón, una mujer salió de mi cuerpo: se trata de ella, mi gemela: Hiroka.- Al escuchar su nombre, la chica volteo y vio con quien estaba hablando. -¡Hey escupe fuego, estas vivo!- saludo. Acto seguido, volví a explicar la situación de Hiroka a Bast, con la esperanza de responder a sus dudas.
 

martinilimon

Master Crónicas
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
4,612
" Es demasiado liviano ". - El chico no trató de liberarse, o quizás si pero dada su falta de fuerza no puede percibirlo. Era más fácil de manipular que mis invocaciones. Ya sobre el centro del grupo se presentó. Su nombre no me importó demasiado, más bien su comentario. - Si me hubiera propasado contigo, no hubieras hecho esa afirmación tan impertinente. - Estaba claro que el chico no me conocía en absoluto. - Me ahorraría ese vocabulario y las amenazas. Alguien podría tomárselo a mal.

Hiroka estaba mucho más perdida en el mundo de lo que podía imaginar, y la cercanía con su hermano era un problema. - Son hombres. - Le respondí ante la mirada de los presentes. - Y eso era un combate de coliseo donde nadie podía morir realmente. Además, no puede importarte todo el mundo. - Aclaré. - Lo cierto es que algunas cosas no puedo contártelas en presencia de ellos. Pero tienes más peligro con cualquiera de ellos, que conmigo. - Eso era algo que cualquier mujer sabía, los hombres eran generalmente malos, con algunas excepciones. Esperaba que Hiroka pudiese comprender aquello, y comenzar a confiar en mi. Pero intuía que sería difícil, más cuando ni siquiera era consciente de aquellas diferencias, al haber estado dentro de su hermano, y ser solo una conciencia que disfrutaba de los tratos favorables de los hombres.

- A ti tenía algo que preguntarte. - Me dirigí a Bast. - ¿Como fusionas tu chakra a nivel celular? Cuando yo fusiono mis elementos, solo consigo una cubierta entre ellos, pero realmente no están juntos. - La pregunta era clara.
 

jamyneitor

NUser
Registrado
29 May 2016
Mensajes
2,819
Ubicación
Viviendo como genin para mantener la integridad
Hiroka comenzó a respondes, pero yo estaba un poco más interesado en ver lo que pasaba con el chico que se había burlado del comentario de Hiroka y por tanto de mis ojos, aun asi no dejaba de prestar atención a las palabras de la joven hermana gemela de Aragi. Di un ligero paso adelante mientras buscaba acercarme al chico de la risa antes de que mi ataque le diese a aquel joven.

La peli violeta giro a Hana, pero entonces su mano se dirigió hacia mí, me había tomado distraído, pero al acercarse a mi cara, casi rozando mis labios semi abiertos por la sorpresa causada, logre detenerle usando mi mano izquierda, aquella suave mano, había quedado a escasos milímetros de entrar en mi boca, pero la había detenido justo a tiempo – Hiroka-chan, deberías tener más cuidado - dije habiendo ayudado a que retirase su mano de mi rostro.

Durante ese instante Hana se perdió de mi vista y ahora volvía cargando con el fisgón quien parecía ser bastante débil, pues no oponía resistencia alguna. Ryoma decidió presentar al Chico y pude entender por qué parecía ser tan débil. “Tiene suerte de estar vivo después de lo que dijo” pensé al oír como acusaba a Hana de propasarse con él.

Escuche como el chico, pese a su edad parecía estar casado o eso era lo que decía Hiroka sobre él. Pronto bast se unió a la plática y todo comenzó a dispersarse, la plática con Bast aunque podría ser interesante, no era algo a lo que fuese a unirme, pero aún me molestaba un poco que Hiroka no entendiese sobre mi doujutsu y el como con este podía ver mejor que cualquier persona normal.

- Hiroka-chan, me gustaría demostrarte cómo funciona mis ojos mientras el resto hablan por allá – dije mientras juntaba algunas piedras del suelo – Tu, el del matrimonio – dije a Eiji, pues aún estaba molesto sobre la burla a mis ojos.

- Toma una de estas – le di una piedra muy fácil de esconder mientras sacaba de mi brazo el protector de la Hoja – Quiero que la escondas, deberé encontrarla sin fallar – dije sin más, era una piedra bastante normal, un tanto plana y solo la distinguía una mancha de sangre que le acaba de colocar tras pincharme un dedo - Hiroka-chan, tu puedes hacer gestos y deberé adivinarlos con mis ojos cubiertos, si gustas podrás asegurarte de que lo estén – dije aquello mientras colocaba la bandana sobre mis ojos cubriéndolos por completo, no pudiendo ver más que oscuridad, aun se mantenía abiertos y tras un leve sello, se podían ver las venas alrededor de mis ojos, pero estos seguían ocultos bajo la bandana, aun así, yo era completamente capaz de verlo todo.

- Cuando gustes comenzar… - dije preparado para ver el pequeño juego y ver si este funcionaba al tener ella una mente un tanto infantil, solo espera que ese pequeño juego no enredase más las cosas.
 

_cassiel_

NUser
Registrado
25 May 2016
Mensajes
1,175
-El mejor; los platos relucen con mi técnica, ¿quieres qué te enseñe o no haces más nada por tu hermano que dormir dentro de él? -Respondí al comentario de Hiroka, con cierta ironía. -De Mei, la verdad es que después de la graduación no era la misma, dijo algo de que ahora estaba interesada en el senior Aragi por estar mejor dotado. Y uno que otro comentario de que no comprendía el corazón de una mujer tan bien como tu hermano lo hacía, así que no pude evitar que me dejara. -Mi rostro mostraba congoja, adaptándome a mi historia. -Te aconsejo que no pierdas de vista al senior Aragi, si no, puede que Mei no deje nada de tu hermano. Ella es muy, como decirlo, persuasiva cuando quiere serlo. No lo dejes solo, ni siquiera para ir al baño. -Dije tras acercarme, susurrándole lo más cerca de su oído que pudiera. Ya había visto que no era de respetar el espacio personal de los demás, por lo que no creía que fuera escrupulosa con que invadieran el suyo.

Y tenía razón, había supuesto que Hiroka era producto de una alteración genética, una habilidad ganada al trasplantar genes encontrados en las ruinas de Neokonoha. Lo que indicaba que la pelirrosado era más que nada una habilidad. Un apéndice que ganó inteligencia y cierto albedrío. ¿Qué era lo que había perdido Ryoma? Una parte de su alma, quizás, ciertas emociones y pensamientos redundantes. O ese algo que definía su existencia. No lo sabía, pero algo debió ser. Era el precio a pagar por un poder mayor.

-No dudo que lo harías. -Dije a la violenta bruja roba-ojos, mientras escuchaba la advertencia que le decía a Hiroka. “Pero hacerlo me ha revelado más ti, que de otra forma tomaría más tiempo.” Sonreía. -No te intimidan las reglas de la aldea al parecer, y sigues evidentemente la “ley del más fuerte”. -Una mirada extremista y sesgada de la realidad, que solo provocaba descontento y división. -Y un marcado odio hacía los hombres. Debo entender entonces que como agrupo dos de estas características, ¿tu conducta previa estaría justificada? -Me estaba interesando cada vez más la bruja roba-ojos y si era tal como pensaba que era, sería demasiado impredecible. Lo que sería muy divertido de atestiguar, bueno, también estaba la posibilidad de que me matara solo por que sí.

Mientras observaba como Ryoma Aragi hablaba con otro ninja que no conocía, pero con el que al parecer el Chūnin había combatido previamente. El Hyuga me llamaba con ganas de que participara en un juego. “De verdad.” En una primera instancia, no tenía intenciones de seguirle el paso, pero al entender que era una forma de demostrar la habilidad inherente de su dōjutsu a Hiroka, no vi un impedimento sino una oportunidad. -Claro, pero antes, ¿cuál es tu nombre? No puedo seguir diciéndote “ojos blancos”. -Consulté al recibir la piedra tintada con su sangre.

El juego era demasiado infantil, tanto que consideraba que se burlaba de la edad mental de Hiroka. “Y soy parte de esto.” Me lamentaba. No pondría mucho esfuerzo en esconder la piedra, solo la lanzaría. En un principio a cualquier parte, pero luego observé como el perro seguía por ahí tratando de perseguir mariposas, o lo que fuera que hicieran los perros, distraído. Y lo elegí a él, con suerte el perro olería la sangre de la piedra y se guiaría por esta para dar con el Hyuga. Mi olor también estaría mezclado en ella, pero confiaba que la sangre fuera el foco principal de su interés. La lancé apuntando a sus posaderas (sigilo 2), mi habilidad no era la mejor, pero cumpliría la función. “Espero.”
 

Azad

NUser
Registrado
25 Ago 2018
Mensajes
425
Tras hablar un poco con Ryoma, -Entiendo, entiendo, mi técnica efectivamente había potenciado el elemento tierra de el, tanto así que no solo podía defendar y atacar con mayor potencia, el gasto de chakra se veía disminuído, -A partir de ahora tengo que tener cuidado con mis técnicas, tampoco quierdo darles ventajas a enemigos fuera de las murallas, terminaba de decirle. Seguidamente el sobrasalto que tuve al escuchar que realmente una mujer había salido del cuerpo de este, que fue complicado de disimular, -Hola! dije un poco duditativo.

Poco a poco habían llegado mas y mas personas, por lo que por un momento pensé que Ryoma o propiamente Hiroka se vería abrumada por la cantidad de preguntas y dimes y diretes, pero que va, su forma de desenvolverse era muy buena, -Sigo sin entender muy bien como es que tiene una persona adentro pero por lo menos ya me saque la duda de conocerla, pensaba al mismo tiempo que decidia que era momento de retirarme. De repente, quién menos esperaba que me hablara me preguntaba sobre como combinar mis elementos.

Voltee a ver a la Uchiha, -Es algo extraño, le decía, primero o al menos en mi caso, primero siento como una chispa girando y quemándose, le decía al mismo tiempo que iba girando mi mano izquierda en el aire, luego entra en juego la tierra, esta empieza a girar al lado contrario, simulaba con mi mano derecha, pero mas que tierra es una especie de lodo, hirviendo, a tal punto que estos dejan de ser algo individual, dándose una "erupción", juntaba mis manos y luego hacia como que tiraba algo al aire soltandola la lava imaginaria que estaba en mis manos terminando con mi explicación, además de que me hicieron experimentos para poder hacer esto, le decía en un tono muy leve para que únicamente Hana escuchara.
 

Ikutsu

Master Crónicas
Registrado
4 May 2017
Mensajes
1,220
Las conversaciones iban de un lado al otro. Mientras yo conversaba con Bast, Hiroka lo hacía con Hana y Hyoru. “No puedo decir que no me preocupe esa combinación…” miraba de reojo cada tanto a Hiroka preocupado mientras continuaba mi charla con mi compañero de control elemental.

Por su parte, Hiroka se encontraba conversando con la Uchiha. –Si insinúas que no puedo confiar en mi hermano, entonces no puedo confiar en ti- dijo con firmeza –Mi hermano nunca haría nada malo en mi contra ni en contra tuya. De hecho, no haría nada malo en contra de nadie de esta aldea que no se lo busque. ¿Qué te hizo el a ti para que desconfíes así? Cuando estamos juntos puedo acceder a sus recuerdos, y si acaso, ha intentado llevarse bien contigo, incluso se preocupó por ti en un combate que lucharon lado a lado hace mucho, hasta te defendió. - Como era de esperar, Hiroka defendería a su hermano, pero no dejaba de intrigarle la posible respuesta de la Uchiha a su pregunta. -Si quieres que seamos amigas, vas a tener que aprender a llevarte bien con el tambien.- Dijo con propiedad .

Eiji cargo contra Hiroka, pero esta tomo las palabras del recién ascendido genin y las volvió en su contra. –Y sin embargo su esposa no está acá señor Ryuuji. Esta usted. ¿será que es usted el interesado en mi hermano? - pregunto con la misma malicia de hace rato, respondiendo en susurros al chico que se había acercado para eso. Sin embargo, de un momento a otro alzo la voz de modo que Hyoru pudiera escucharle –Debo avisarle que a mi hermano no le gustan los hombres, y no, no le ayudare a conseguir su ropa íntima ¡no sea pervertido! - exclamo con sorpresa y asco Hiroka, alejándose unos pasos de Eiiji tras dejarlo en una situación incómoda.

-No te preocupes, hasta ahora todos los moradores que hemos visto parecen tener control sobre el viento. Y los tritones controlan el agua, así que dudo que les beneficie en algo tu control elemental- tranquilice a mi interlocutor. Deje mi conversación con Bast un segundo, a la que se había unido Hana, para ver que estaba sucediendo con Hiroka, quien había levantado la voz un momento, y el resto. Mas volví tranquilo a la interesante conversación elemental cuando vi que mi gemela, Hyoru y Eiiji se habían puesto a jugar. “Es bueno ver que no se lleva mal con el resto” pensé aliviado, para luego volver a escuchar la explicación de ambos shinobis sobre el control de sus dos elementos. “No puedo comentar al respecto ya que solo manejo uno, pero no estaría mal tomar nota de lo que hablan”

Hyoru habia invitado a Hiroka y a Eiji a un juego. Ambos aceptaron por curiosidad y siguieron las instrucciones del Hyuga. –Muy bien, ya me aseguro- dijo animada Hiroka que se colocó a la espalda de Hyoru y con exceso de fuerza apretó la bandana bastante, de modo que Hyoru podría sentir la presión en su cara. –¡Pero no hemos terminado! - Siguiendo quizás lo que había visto a algún niño en la aldea, Hiroka tomo a Hyoru por los hombros e intento hacerlo girar. Si el Hyuga se dejaba, Hiroka le haría girar por un buen rato o hasta que este protestara.

Luego, triunfal, daría un par de pasos hacia atrás alejándose del Hyuga, haciendo una pose victoriosa, totalmente erguida y con ambas manos en la cadera.
 

Pretoriano

NUser
Registrado
14 Ene 2017
Mensajes
463
Tareni llegó nuevamente hasta el lugar que los shinobis de la aldea llamaban Uma, iba a paso lento. Ya se sentía crecido y más maduro que antes.

Miró a su alrededor. Siempre había numerosos shinobis en aquel lugar. Al parecer varios de los genins y chunins de la aldea solían ir por allí a pactar combates o duelos de diversos tipos. Él había ido por un motivo similar, aunque no tenía por costumbre asitir al coliseo, Bast lo había convencido de aceptar un combate de práctica con otro genin y el chunin Takeshi.

Al otro genin no lo conocía de nada, pero a Takeshi lo había visto durante el ataque contra el anterior Hokage. Takeshi era el paliducho que lo había amenazado y luego traicionara al viejo kage.

¡TAKESHI! gritó haciendo bocina con las manos. BAST




___________
FDI: Pues eso, cuelga cartel y avisa para aceptar.
 

Sombrero de paja

Master Crónicas
Registrado
30 Jun 2016
Mensajes
1,420
Levante la vista al ver como alguíen con un enorme sombrero gritaba con fuerza el nombre de Takeshi y luego pronunciaba al enombre de Basr. Al primero de ellos si que lo conocía, mas no al segundo. "¿Donde lo he visto yo?" Pensaba sobre aquel shinobi mientras me acercaba a él "Ahh, del coliseo"

Aquel chico había estado espectandome en mi ultimo combate en el que Hana había acabado con los dos Hyugas sin tener que involucrarme a mi en una pelea. Hacía tiempo que no me metía en una pelea de coliseo, mis ultimas peleas habían sido muy fáciles o quizás ni habían sido peleas, si estaba la oportunidad de pelear contra Takeshi, no me lo perdería.

-¿Buscas pelea con Tareni?-pregunté cuando estaba a la altura del shinobi-. Akemi Uchiha.-me presenté-. ¿Puedo unirme?

FDI- Pues como se ha habaldo por el grupo, a falta de post de edi y azad, me uno al:

Preto, Edi, Cass y Azad vs me
 

Edinson_yondaime

Master Crónicas
Registrado
9 Jul 2016
Mensajes
1,457
Era cierto que normalmente me la mantenía de lleno metido en mis investigaciones. Sin embargo, a veces me gustaba distraerme un poco leyendo en el árbol, ese lugar lleno de calma, usualmente, en el que algunos ninjas se reunían. Además, mi última misión en donde tuve que estar a cargo de un estudiante había causado que mi interés en las nuevas generaciones se despertara. - Son fácilmente maleables, además, algunos me pueden servir como ayudantes, como es el caso de Eiji, o como futuros conejillos de indias.

Sea como sea, allí estaba, sentado cerca de una de las raíces del árbol leyendo, con la única compañía de momento que mi fiel serpiente Hau, oculta en mis ropajes. No es que no hubiese más gente allí, que si la había, pero no le prestaba real atención a nadie, hasta que escuché mi nombre siendo vociferado por un joven de cabello negro azabache largo. Levanté mi mirada, la verdad era que había visto al sujeto antes, solo que no recordaba exactamente de donde (evitando así paradojas jajaja).

Me levanté lentamente, mi intención era ir hasta su posición a confrontarlo, aunque fue abordado primero por un chuunin que conocía bien, un joven de cabello grisáceo y cuyos ojos podían transformarse en rojos como la sangre. - Akemi. - Puede que fuese una oportunidad interesante de ver otra faceta del clan Uchiha que no fuese la que me dejaba por ratos Hana, quizá podría ver su verdadero poder. Como de costumbre la charla se había inclinado rápidamente hacia la proposición de un combate, y era lógico, Akemi era muy bien conocido en el coliseo, le gustaba tanto ir allí como a Zuko.

Continué mi acercamiento, llegando justo cuando la proposición estaba siendo efectuada. - Claro, pero no sería un combate justo dado nuestras diferencias de poderes. Podría aliarme con los gennins para combatir contra ti, Akemi Uchiha. - Y así poder evaluarlos de cerca. - Agregué mentalmente a mi discurso. Aquel chico, cuyo nombre aparentemente era Tareni, había pronunciado antes otro nombre, puede que alguien que estuviese en los alrededores o que ya tuviese un combate pactado contra él. - Perfecto, mientras más seamos, mejor.

Pues eso, yo acepto, a falta de Cass y de Azad.
 

_cassiel_

NUser
Registrado
25 May 2016
Mensajes
1,175
Hiroka siempre sorprendía, a su personalidad, aunque infantil, no le faltaba ingenio. Lo que hacía divertida cualquier situación en la que estuviera presente. -Bueno, entonces le pediré la tuya. -Dije en respuesta a su ingeniosa manera de ridiculizarme, pero en realidad, no me importaba lo que los demás pensaran de mí. Tanto como si creyeran o no en sus palabras. -Eres muy interesante, Hiroka. Me he decidido… seré tu más fiel admirador. Tu encanto ha recompuesto mi corazón roto. -Ya anticipaba la molestia en su rostro cada vez que se topara conmigo cada vez, y eso, por si solo, hacía que hacerlo valiera la pena.

Todavía esperaba que el juego del Hyuga concluyera, cuando los gritos de alguien más llamaron mi atención. No la acción en sí, sino de los nombrados en su aclamación. “Takeshi.” Había reconocido el nombre de uno de ellos. “El maestro también gusta de este lugar.” Meditaba mientras decidía si ir en su encuentro o no, ya que dudaba que hubiera otra persona con el mismo nombre. -Ya hice mi parte. -Dije a modo de excusa antes de acercarme al foco de la controversia. -Vuelvo enseguida, no me extrañes demasiado, Hiroka. -Molesté a la pelirrosado.

-Maestro, no me diga que es adepto a combatir en el coliseo. -Dije algo decepcionado. No podía coincidir aquella premisa con la imagen que tenía del chūnin.

La situación era fácilmente entendible, se estaba pactando un combate entre Takeshi y otro ninja desconocido llamado Akemi. Y al parecer, este era demasiado fuerte para ser combatido en solitario. “Dudo que unos genin hagan la diferencia en este caso.” No me resultaba lógico. Takeshi tendría razones propias para aceptar aquel duelo, me seguía pareciendo de las personas que no gustaría de combatir para las masas. “Debería unirme.” No solo podría ser parte de un combate interesante, también sería testigo de algunas habilidades destacables. -Me uno a su combate. -Exclamé resuelto. Ya estaba todo dicho, sería la primera vez que pisaría el coliseo como combatiente.
 

Edinson_yondaime

Master Crónicas
Registrado
9 Jul 2016
Mensajes
1,457
Mi presencia fue advertida por alguien más dentro de los límites de aquel lugar. Eiji, un estudiante que había sido de ayuda en una de mis anteriores misiones, se dirigía hacia mi usando la palabra "maestro" para referirse a mi, tal y como había señalado aquel día antes de despedirnos. - No podré acostumbrarme a esto. - Medité. - No diría adepto, pero tampoco soy ajeno a combatir. - Me acerqué un poco a su persona, tratando de susurrar en su oído, aunque mis habilidades probablemente no impidiesen que aquellos al pendiente pudieran discernir mis palabras. - Es un buen lugar para recabar información y, en casos fortuitos, muestras.

Me alejé un poco y sonreí atípicamente pero de una forma que ya el chico me había visto hacerlo. Junto con esto Hau se asomó a través de la abertura de mis ropajes, reconociendo al chico al instante. - Mocossso, essstásss aquí. - Parece que le caes bien a Hau, eso es raro. - No me cae bien, sssolo no me desssagrada. - Se excusó la serpiente. No podía hablar abiertamente con Eiji en ese lugar, o mostrarle algunos frascos con muestras que poseía gracias a mis encuentros en el coliseo y también a mis labores como árbitro, la verdad es que podías conocer mucho de las habilidades de una persona a través de un combate y claro, luego analizar a fondo la resolución de dichas habilidades a través de una muestra de su sangre era un plus.

No poseía las cualidades sociales de mis iguales ni tampoco sabía cual era el protocolo a seguir para tratar a un estudiante que te acompañó a una misión o a alguien que te dice "maestro" por lo que opté por mostrar interés en sus habilidades, realmente me interesaba saber si había mejorado si en algún momento lo consideraría apto para ser mi asistente. Tan solo esperaba que tal pregunta no fuese tomada fuera de tono o algo por el estilo. - Ha sucedido en el pasado. - Y dime Eiji, ¿cómo va el desarrollo de tus habilidades? ¿Algún progreso interesante?

Poco a poco el combate estaba tomando forma. - Podré ver cuando ha mejorado Eiji desde nuestro último encuentro y al mismo tiempo medir las habilidades de el chico Tareni. Aún falta que aparezca el tal Bast, si es que llega a aparecer. - Lo cierto era que Akemi era el que menos me importaba, aunque nunca estaba de más ver en acción a un Uchiha. Otra cosa que muy en el fondo quería comprobar era si lo rumores sobre su fuerza eran ciertas. - Es mejor conocer la fuerza de los que te rodean, nunca sabes cuando tendrás que cuidarte de ellos.
 

Azad

NUser
Registrado
25 Ago 2018
Mensajes
425
Estaba terminando mi conversación con Hana cuando de repente escuche una voz gritando, la reconocía, -Espero no venga a alterar el ambiente, pensaba recordando todos los anteriores encuentros que habíamos tenido. De repente grito mi nombre, -Permiso Hana, quiero ir a ver que es la cosa, le decía para retirarme de la mejor manera, nunca me había gustado irme de un lugar o de una conversación así no mas.

Al voltearme me percate que Tareni estaba prácticamente rodeado, a su lado estaban dos chunnin y un muchacho al cual no parecía conocer. Me acerqué hasta estos, -¿Qué pasa Tareni?, le decía serio, podría ser que este se había metido un problema para haber llamado la atención de un chunnin como Akemi.
____________________________________
Tras ponerme al tanto, pareciera que la cosa iba por otro lado, pelearíamos cuatro contra el Uchiha, -¿En serio vamos a hacer esto?, no dudaba del poder del mismo pero por la cantidad de personas me pareciera suficiente hasta para traernos abajo al mismo Akemi, -Bueno cuenten conmigo, me interesa el resultado de esto, terminaba de decir totalmente dispuesto a pelear y ver si por primera vez en la historia tendría una victoria en mi record.
 

Kluh

NUser
Registrado
1 Jun 2016
Mensajes
720
Ubicación
Seichi Marījoa
Siempre buscaba ese halo de tranquilidad y sosiego que no le podía brindar la ciudad. Esa calma y paz, que el mundo era incapaz de proporcionar. Esa respuesta a esa única pregunta, inquebrantable y absoluta, que pudiese mitigar las ansias de poder que la atormentaban. Siempre buscaba el camino hacia un destino distinto. Forjándose, reinventando su ser desde lo más profundo de su persona. Quizás por ello se encontraba allí. Un lugar lleno de magia y misticismo, cuya calidez abraza a cuantos lo visitan. << Umarekawatta >> repetía el nombre en su mente mientras dejaba inundar sus pulmones con el aire de aquel lugar.

Limpio, puro, inalterado aún con el paso del tiempo.

Podía distinguir algunos animales, libres, sin miedo de la especie humana. Disfrutando de su habitad entre aquel enorme árbol nacido de entre las ruinas. Y suspiraba, y sonreía, y respiraba profundo, impregnándose de aquel lugar. Sin embargo, pese a lo aislada que se encontraba, no estaba sola. Podía escuchar el ruido de sus voces. La disonancia de su hablar con la frecuencia de aquel lugar. Interrumpiendo su armonía. <<...con el konoha virus, más gente viene a estos lugares remotos>> una consecuencia lógica de las limitaciones de la ciudad.

Aún así, su paz estaba interrumpida y su curiosidad la instaba a avanzar. No era un grupo muy grande, pequeño, pero parecía que todas las voces se tornaban en una sola dirección, hacia una única persona, así que la suya también. No se presentó, aún así ,mantuvo la cortesía y la educación. Lo suficiente para lanzar el desafío y desaparecer.

Mantendría la pureza de aquel lugar, por lo que marcharía directa hacia el único lugar que conocía en el cual combatir: El coliseo. Únicamente visitado por ella como lugar de apuestas, sería esta vez el lugar que la pondría a prueba.


//@Ikutsu, cuelga tu el cartel si no te importa :shy:
 
Arriba