[Minievento] Vigésimo sexta asamblea del Foro

Dany_6x6x

NUser
Registrado
5 Abr 2017
Mensajes
2,887
Ubicación
Atras de ti
Esto era un completo show sobre todo con esto último, las interrupciones iban y venían por parte de genin o Chunin, era un momento gracioso en donde los Chunin criticaban a los genin por no acatar ordenes, mientras ellos tampoco las acatan. - El chiste se cuenta solo. - Solo escuchaba y lo peor fue lo que me dijo el viejo, aun no creo que el siga ordenes de aquel tipo, era lo más raro, pero era decisión de él.

Escuchaba al nuevo Hokage y me lleve una gran sorpresa. - Que carajos... - En serio querían a alguien como yo liderando a un equipo, alguien que solo se dedica a la lucha cuerpo a cuerpo, que no le interesa lo de andar planeando cosas ya que me parecía ridículo. - Esto es una broma, no creo que me manden a mí a liderar a un equipo. - No era bueno dando órdenes y apenas era capaz de recibir una sin refutar aquello de momento mantendría silencio, no sabría cómo tomar aquella decisión del Hokage.

-Bueno solo conozco a Bast. - En mi equipo estaba un solo conocido eso lo haría más fácil pero los otros 2 no tenía idea de quienes eran espero que no me traigan problemas. - Como digas Hana. - Ahora tocaba seguir el son a la Uchiha, pero bueno que mal podría salir de este grupo, lo gracioso seria ver cómo van Hana y Tareni. - Hana, solo te doy un consejo. - Guarde silencio mientras miraba a Tareni. - Ten cuidado con él, te va a traer muchos problemas, créeme ya estuvo conmigo en una misión. - Ahora solo tocaba esperar a los de mi grupo y ver que quería decirme Hana, cualquier estupidez. - Quizás me diga que quiere ser la líder de ambos grupos, porque según ella es la más calificada en todo esto y bla-bla-bla... - Ya me imaginaba lo que me iba a decir, pero me daba igual ya no habrá nada que me sorprende de momento.
 

Silver_Tiger

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,737
Ubicación
Ni yo lo sé
Luego que aceptamos la misión las cosas pintaba bajo control. No, las asambleas nunca habia control. Se paró un chico con un peinado negro alocado que nunca le había visto y mencionó que debiamos empezar en eliminar a los traidores, a todos lo que defendieron el anterior Hokage. Aunque a priori tenia sentido sus palabras. No se puede sentenciar tan radicalmente a lo que defendieron el antiguo sistema. Debian ser juzgados correctamente debio a sus actos. Aunque los traidores que proporcionen información a los seres de la niebla y los ayude a infiltrarse en Konoha esos eran lo que debía ser prioridad. Debían ser cazarlos y matarlos.

Y con sus palabras se destapó uno de sus traidores defensores del antiguo hokage. Mi colega Kaedelol y ofreció su cuello para demostrar su lealtad hacia konoha. Esta sorprendido que no pude hablar. Estás loco y a la vez destapó un hecho oscuro y turbio. Se habia encontrado en los distritos Uchihas y Hyugas, Un laboratorio secreto con niñas y mujeres secuestradas. Simplemente no podía quitar mi cara de asombro.

Pero esto apenas empezaba a liarse. Ya que la volatil y fugaz Hana se sintío muy ofendida por los comentarios y reacción de Kaedelol y decidió atacarle para demostrar la debilidad de los chunnins y no podían defender a nadie. Tenia una cara de disgusto y furia hacia ella no fue para nada discreto y estaba dispuesto a reaccionar para defender a Kaedelol. Pero sentí una palma en mi hombro, agarrandome fuertemente. Era Jin y seriamente me dijo.

Tranquilizate, No te intrometas.

La actuación de Hana, no iba a durar mucho y fue detenida por la lider Yamanaka. Rociando al ambiente olores de flores, Invocando abejas y tomando poseción de sus cuerpos, evitando de esto se llevara a mayores y dejando claro que el que quería peleas debia rendir cuentas con ella. Con eso pude calmarme un poco. Pero ya me habia sacado de mis casillas y no podía volver estar tranquilo.

Luego Hyoru hizo un acto estúpido y muy tonto. Sospechar de los Yamanakas de traidores. Una acusación tan grave se necesitaba pruebas y pruebas contundentes. Pero lo habia cagado en grande ya que en caso de que lo fuera, apartir de ahora ellos serán más cuidadosos y más dificiles de pillar. Pero tenia sus fundamentos. vagos y débiles pero tenia un poco de sentido. La habilidad de manipular mentes es bastante conveniente para ocultar a un traidor. La vez no estaría nada mal siempre tener un ojo encima a un Yamanaka.

Intentando desviar un poco los peleas personales, Spuder dio un dato interesante de lo ocurrido ese día de la invasión. Que los traidores no estaba siendo controlados por los parásitos. No podia entender el motivo de porque. Simplemente no podía como alguien es capaz de aliarse con los seres de la niebla y Kira aportó más dando una teoria de como pudo ocurrir las filtraciones y posibles traidores y durante la invasión tambien hubo moradores con forma de animales que era capaces de realizar jutsus y no sabiamos de donde provenia.

Pero esto no bastó para que el nuevo Hokage no se sintiera ofendido por los comentarios de Hyoru. Dejándo en claro que no aceptaría que alguien acuse a los 12 jounnis ni rendecillas personales, que eso se ocuparía luego y que debiamos enfocar en los moradores de la niebla, nuestros enemigos reales. Empezó a mencionar el plan de ataque y dividirnos en grupos.

Terminó dividiendo en 5 grupos y teniendo dos grandes sorpresas. Primero que Hana lideraría el grupo C que asaltaría una base menor. Una decisión demasiado criticable y cuestionable que me molestó bastante. La Uchiha acabada de atacar en el plena asamblea y lo premian liderando un grupo. ¿Acaso que no ven que la Uchiha es inestable y arruina todo? ¿Que cantidad de pruebas necesitan para mandarla minimo a un hospital psiquiatrico? Puede ser que este cambio de gobierno cambiara algunas cosas. Pero hay cosas que nunca cambian. Si el asalto de esa base fracasa solo será culpa del criterio de Hokage.

La segunda sorpresa fue que el Hokage se pasó por alto mis deseos de rescatar a Kurowashi y estar en el grupo de Ryoma para ponerme con el grupo de Kaedelol pidiendo refuerzos de monteadentro y seríamos los refuerzos del grupo B. Que atacarían a la segunda base principal donde el numero de moradores de la niebla era alto. Lo que había dicho Ryoma se ha cumplido de lo cuál le dije con una voz decepcionado.

Bueno, tendré que confiar en ti que lo buscarás a Kurowashi en el escondite primario y yo lo buscaré en el escondite secundario cuando llegue. Capaz separar y ampliar la zona de busqueda puede resultar beneficioso......Confirmo mi participación y me quedaré con el grupo de Kaedelol.

Lo unico positivo y que no apestaba del todo. Es que estaría con Kaedelol y Spuder. Ellos no eran malas personas. Aunque eso no podía decir de Yuugo Yamanaka y Satsujin Nara. Esperaba que no fueran una molestia y estorpeciera la misión. Yugo Yamanaka, Yamanaka.... empezaba a recordar lo que habia dicho Hyoru. Bueno, toca juzgar por mi mismo si en el clan yamanaka hay traidores. Lo que está claro es que no se puede meter a todos en un mismo saco. Yuugo me puede servir para rescatar a Kurowashi.

El plan efectuaría mañana y estaría listo para cumplirlo. Estaba molesto y decepcionado, era incapaz de comprender las desiciones de este Hokage. Estaba claro que podía cometer lo mismo error que el anterior Hokage y eso no me gustó para nada.
 

Joseking

Master Crónicas
Registrado
26 May 2016
Mensajes
2,431
Mire a Hyoru, lo escuche y respire hondo, antes de responder. - Has cambiado mucho amigo mio. "No me hagas arrepentirme de salvarte la vida en aquella ocasión" esa frase hizo mella en mi. - Te podrías arrepentir, eso no esta bien Hyoru, yo nunca me arrepentiría de salvarte de haberlo hecho alguna vez, supongo que en eso somos diferentes. Decia relajado, aunque ahora estuviera tomando palabra contra mi, se trataba del mismo Hyoru que en medio del golpe me llamo para me me pusiera de su lado, era mi amigo Hyoru.

- Te aprecio de la misma forma, no tenemos que estar de acuerdo siempre. Dije mas para el que para el foro. - Al final siempre nos apoyamos cuando la cosa se pone fea. Entonces me acerque a el y puse mi mano en su hombro. - Pondría en juego mi vida por ti aunque tuviese todas las de perder, como aquel dia en la invasión fui solo y sin refuerzos a ayudar a los civiles del distrito Nara. También haría cosas estúpidas por salvarte a ti si me viera en esa situación, no dejes que el camino del rencor que nos ha impuesto la villa te absorba, tu eres libre, independiente y capaz de decidir vivir sin odio dentro de ti. Le decía a mi amigo antes de volver a mi puesto, al lado de Akemi.

Mi relación con Hyoru me preocupaba, sabia lo volátil que se habia vuelto y no me interesaba que mi relación con el se viera afectada por una simple diferencia de opiniones, el valía mas que eso para mi. Pero fue Niall-sama quien detuvo la difamación de la señorita Sae y al igual que Ryosuke no se notaba muy complacido. Y mucho menos Niall, la acción de Hana habia asustado a varios aldeanos, les estábamos dando la impresión incorrecta a todos ellos, pero Niall también debía entender lo sensibles que estarían las emociones de todos por allí.

Entonces prosiguió con el discurso, habia tomado decisiones y formado los equipos. Serian varios escuadrones el escuadrón A, seria dirigido por Akemi y al parece ser enfrentarían a enemigos fuertes, pero en baja cantidad. Luego un escuadrón B, donde estaba yo presente iríamos en contra del campamento con mayor población de moradores, en ese momento me puse de pie. - Kira Ipakku del clan Nara, acepto la responsabilidad de acudir a esta misión. Mi compañero Takeshi seria quien dirigiría al equipo y haríamos equipo con Gon, Amy y Riou, de ese grupo solo conocía a Riou y no era precisamente amigable.

Luego un grupo C y D dirigido por Hana y Zuko, ambos descomunalmente fuertes. <<Vaya, espero que no sea un problema, Zuko es impresionante y Hana no se queda atrás, pero como serán dirigiendo un equipo, ¿porque no enviar a un chunnin? que intenta demostrar>>. No cuestionaría las acciones de Niall, por muy extraña que fuera su decisión, pero el éxito de mi misión podria depender de uno de ellos y sus equipos, donde también estaban Azad y Tareni con quienes habia peleado recientemente, me preocupaba como se comportaría Tareni en el equipo de Hana, pero en una misión tan importante como esta seguramente todos los Shinobis querrían comportarse a la altura. Y por ultimo un grupo con Kaedelol, Spuder y Raiden irían para solicitar refuerzos a monte adentro.

Me puse de pie y puse mi puño frente a Akemi. - Acabemos con ellos, nos vemos en la villa cuando esto acabe, nos tomaremos algo para celebrar. Sonreía esperando que chorara mi puño con el para irme. Luego me dirigí a Kaedelol con la misma seña con el puño para ser chocado. - Los estare esperando para aplastar a esos moradores, nos descobraremos por aquella ocasión donde vimos llevarse a Kurowashi y no pudimos suficiente, a pesar de nuestros esfuerzos en conjunto, traeremos gloria a la villa y paz a nuestros pueblos, cuento con ustedes nos vemos en el frente de batalla.
Decia todavía con el puño levantado con intenciones de Chocarlo con Kaedelol y Spuder. Ahora eramos colegas, esta misión no era por unos cuantos Ryos, era por la paz y por nuestra dignidad, quizá la misión mas importante de nuestras vidas hasta ahora.

En ese momento me acerque en ultima instancia a Hyoru. - Cuida a la villa mientras estamos lejos, contamos contigo. Amigo. Levante mi puño hacia mi amigo esperando que también lo chocara conmigo. Luego de lo que ocurriera, me comenzaría a retirar y preparar mi equipo ninja, era un humano y obviamente estaba nervioso, pero mis manos temblaban por la adrenalina de lo que estaba por ocurrir. Seria un gran dia, donde cualquier cosa podria pasar. <<Pero al final de la misión, habremos ganado>>. Pensaba caminando fuera del foro.
 

Pretoriano

NUser
Registrado
14 Ene 2017
Mensajes
559
Sus palabras provocaron un sinnúmero de situaciones. Un chunin se vio aludido por su comentario contra los traidores. Algunos se movieron inquietos en sus asientos, hasta que la chica violenta estalló contra el chunin, abusando de él y mancillando su hombría. Tareni apenas contuvo una sonrisa.

Una jounin intervino separándolos y luego otras voces se alzaron. Tareni no conocía a ninguno de ellos excepto a Kira, Bast y Zuko. El genin de fuego era fuerte, pero demasiado legal, era todo un buen ciudadano. Tareni se calló mientras escuchaba como los otros shinobis intercambiaban criterios y se atacaban verbalmente.

El Hokage, Niall comenzó a nombrar grupos y designar líderes. Tareni se emocionó, ir al exterior era su mayor deseo desde que se convirtiera en ninja.

Esa emoción duró poco. Compartía equipo con la manejable Urielle, pero Hana era la ninja violenta, mucho más fuerte y rápida que él.

Mal empiezas comentó cuando la Kunoichi se dirigió groseramente hacia él.

Caminó detrás de Hana. Fingiría seguir sus órdenes por ahora, listo para hacer sus propios movimientos.
 

Kluh

NUser
Registrado
1 Jun 2016
Mensajes
797
Ubicación
Seichi Marījoa
Nials había priorizado en los ciudadanos con su respuesta. <<¿Será así de verdad? >> Pensaba en referencia a este. No tenía motivos para dudar de él, tampoco se los estaba dando. Pero, confiar en alguien, era algo que siempre le había costado. Así que respondió a aquellas palabras con silencio y asintió suavemente con la cabeza. Estaba conforme con la respuesta que le habían dado y, en cierta forma, confiaba en que fuera verdad. A fin de cuentas, daría la vida por su aldea en una batalla contra los moradores de la niebla.

O eso creía hasta que se formaron los equipos y se decidieron los objetivos. << Tareni.... >> Siendo sincera, ahora que se sabía que los moradores de la niebla eran ninjas normales, habitados por un parásito en su cuerpo. Estaba segura de que Tareni también poseía dicho parásito en él. <<Si no su mente seguramente fuese distinta>> pensaba con gran asertividad al no pronunciarlo en voz alta.

En cuanto a Hana, había visto lo suficiente de ella en aquel lugar como para saber que no era confiable. <<Atacar a los propios miembros de tu aldea>> Suponía que era lo mismo que había hecho hokage para adquirir su puesto pero, aunque el ejemplo venía de lo más alto de la villa, era una opción que aún no había considerado. Quizás fuese por su carencia de fuerza. De ahí que sonriese al ver como se referían a ella como una ninja poderosa de la aldea. << Me pregunto si llorará por mí en caso de no volver >> Solo el sarcasmo le permitía tomarse aquellas palabras como lo que eran: Ánimos para soldados que van a la guerra.

Tardó algunos minutos de más en seguir la orden de la kunoichi. <<Ahí está Tareni>> Pensaba al tiempo que lo seguía para juntarse con su grupo. Pues no había escuchado a Hana y se había distraído lo suficiente como para no ubicarla dentro de aquel recinto. Apresuró ligeramente su marcha para no perder de vista a Tareni y llegó justo a tiempo para escuchar su respuesta a la kunoichi. <<Que blandito. ¿Estará cohibido?>> Había escuchado otras respuestas de Tareni e, independientemente de las palabras, siempre desbordaba narcisismo y arrogancia suficiente como para cubrir la villa. Sin embargo, le había respondido 'bien'. No parecía haber desprecio en aquellas palabras, ni tampoco prepotencia. Era extraño.

- Soy Urielle - se presentó ante la kunoichi, pues no estaba segura de que ésta la conociese. - como ves soy una ninja médico - todos los presentes lo sabrían debido al chaleco que llevaba: Exclusivo de aquellos ninjas encargados de salvar vidas. Imaginaba que aquella información le sería útil al equipo, sobretodo a la hora de definir la formación y a la líder del grupo.

Quería mantenerse lo más profesional que pudiese. <<Seguramente sea la misión más importante de la villa>> pensaba, pero intentaba disminuir el estrés que sentía convenciéndose de lo contrario. <<Es un buen equipo>> Repetía. En realidad nunca había visto a Hana en una misión y, Tareni, parecía dócil y controlado frente a ella, así que podría ir bien. ¿Qué podría fallar? Aún así, la forma en que se había acercado al otro grupo la hacía desconfiar. <<Querrá coordinar ambas operativas. Piensa en positivo. >> De hecho, de estar cerca las bases menores entre ellas, era posible darse apoyo mutuo entre ambos equipos.

En cualquier caso, como se esperaría de alguien que no lidera el equipo, esperaría las instrucciones a seguir. Quitándose así cualquier responsabilidad y aventurándose con el equipo.
 
Última edición:

jamyneitor

NUser
Registrado
29 May 2016
Mensajes
3,006
Ubicación
Viviendo como genin para mantener la integridad
- Claro que he visto el actuar de los anbus, pero está bien, dejare el tema de esa mujer de momento – Respondí al Hokage, él podía estar desinformado, pero yo sabía del actuar de dichos ninjas, les había visto en más de una ocasión y sabia cosas sobre su actuar.

Tras aquello Hana dijo que no debía cargar con sus cosas, por lo que deje de prestarle atención y dirigí mi mirada a otros sitios, me estaba enfadando de aquello, pues en el fondo no era muy diferente de lo del anterior Hokage. Pude escuchar a Kira mientras me alejaba de Hana y le mire.

- Si salvas a alguien que destruiría todo, quizás te arrepentirías – respondí, el no sabía bien lo que yo había vivido en este tiempo que estuve solo – solo te pido que no seas eso, aun si crees en Sae, ten cuidado… - dije apretando los puños – Como dije, puedo estar en un error, pero no es normal que una persona tan callada de pronto aparezca amenazando así, ni yo mismo cambie de la nada – dije mirando al suelo.

- Debiste decirme eso, hubiera entendido mejor el por qué desapareciste ese día – respondí ya acabando con esa platica, la relación se había fracturado un poco, pero entonces le dije algo más para intentar tranquilizarle, no estaba seguro de ser sincero del todo, pero tampoco quería acabar por completo con nuestra relación, por si él tenía razón sobre Sae – Mientras no seas un traidor, también daría mi vida por ti. Eso no ha cambiado, podría morir por cualquier ninja fiel a la aldea. –

Tras aquello me aleje de todos y solo escuche lo que Nialls decía “¿En serio este sujeto era el líder del escuadrón anbu?” el sujeto no parecía poseer información alguna de los shinobis alrededor de la aldea, había dicho cosas estúpidas en mi opinión, pero era obvio que no podía decir más sobre aquello, había cosas muy turbias y raras aun tras el cambio de mandato.

Hana intento hablarme, pero no la escuche, había comentado algo sobre los jounins, pero era obvio que ella no conocía mis intenciones, por lo que la deje seguir con los suyos.

Tras aquello Kira se acercó a mí, para topar nuestros puños y le mire para después girar a Hana – creo que me quedare preparando algunas tumbas – dije con gran pesar y apreté los puños haciéndoles sangrar debido a las heridas por la fragua de mi espada. Toque mi puño con el de Kira y le deje irse. – Quizás cuando vuelvas yo no este, así que no habiendo más a quien decírselo, tendré que confiártelo – mire a todos lados y antes de que se fuese el Nara – En la invasión, todos los genins muertos, fueron culpa de Hana e incluso en esta rebelión, ella mato a un aliado, no dudo que Nialls tenga esa información, pero por alguna razón la ocultan – fue lo último que dije, no podía compartir mucha más información, ni tampoco deseaba hacerlo – Guarda el secreto y solo úsalo en caso de necesitar detener algo, si lo haces, no me deberás nada – sonreí vagamente y me prepare para irme una vez que choque mis puños con el chuunin, dejando un poco de mi sangre en su puño.

No respondí nada a Nialls sobre cuidar la villa, posiblemente lo haría, protegería a los civiles, pero si alguno de los jounins más haya de Hayato o Torifu ocupaba apoyo, era posible que les dejase morir, ninguno había demostrado una verdadera valía, al contrario, todos parecían querer abusar de su poder sin importarles realmente los aldeanos y la villa.
 

_cassiel_

NUser
Registrado
25 May 2016
Mensajes
1,279
Y el circo continuaba. “La política es tan aburrida.” Era mi sentir en todo este entuerto. Más aun cuando, muy a mi pesar, las exageradas muestras de apoyo continuaban. “Deberían considerar el bienestar mental de los demás al articular aquellas frases cliché.” La verdad era que mucho de lo que estaba pasando, no era relevante, no servía en nada para asegurar nuestra victoria contra los moradores o incluso asegurar la vida de los participantes en la incursión por venir. Tan solo delirios mezclados con orgullo y algo de intolerancia, lo cual el Nidaime no había previsto. “Un error tras otro.” La asamblea era una muestra de lo que se vivía entre bambalinas, una aldea separada por diferencias ideológicas.

De pronto una invasión de abejas había llegado a la reunión, una bastante particular, llegaban vociferando que aclamáramos a su princesa. Y su princesa no era otra que la mujer más hermosa que había visto hasta ese momento. “Solo las Yamanakas tienen ese encanto hipnótico.” Lo aseguraba. Sae era un Jōnin y no uno cualquiera, sino la líder de su clan y uno de los doce. Estaba parada a un lado del Nidaime, con su rostro apesadumbrado, tomando control de una situación que, valga la redundancia, se estaba saliendo de control. Y que mejor que una Yamanaka para retomarlo, eran especialistas precisamente en esa área. -No lo ven, su querida princesa está triste, ¿no harán nada para remediarlo? -Dije incitando a las abejas más cercanas. -Eliminen a las molestias. -Sugería divertido, sobre todo cuando los problemas reaparecían a manos de Hyoru. El Hyuga vociferaba a todo pulmón su desconfianza por la neutralidad de la Yamanaka y su falta de participación en el pasado golpe de estado.

-No es irónico, senior Aragi, un Hyuga sin visión, ha perdido más de lo que pudo haber ganado. -Exclamé divertido, me regocijaba en la desgracia de los demás. Entre tanto drama, traición y conspiración, de algo había que divertirse.

Todo aquello obligó al Nidaime a actuar, evidenciando por su aura que lo sucedido había superado lo que podía tolerar, zanjando de plano cualquier disputa. “No se puede cuestionar la integridad de su séquito.” Era revelador delimitar los limites de su paciencia.

Todavía me hallaba ensimismado cuando los grupos comenzaron a hacer formados. “Tan rápido.” No lo había previsto. Eran cinco grupos, de la A a la E, y yo estaría en el grupo D. Nuestra misión sería relativamente sencilla, encargarnos de una de sus bases menores; impidiendo que estás dieran refuerzo a las bases principales. “Un ataque en simultáneo.” El único grupo con una misión diferente era el E, este debería ir a Monteadentro en busca de refuerzos para nuestro lado.

El plan en general no se alejaba de todo lo que se había propuesto en esta asamblea, sin embargo, el Nidaime no había respondido a mis preguntas. Y eso no era apropiado, no estaba interesado en lo demás. -Nidaime, antes de aceptar, espero aclare mis dudas. En primer lugar, quisiera una respuesta a lo que ya he preguntado. Y, por último, si vamos a hacer enviados en una empresa tan importante para Konoha, ¿qué apoyo ha preparado la aldea para preservas nuestras vidas? No hablo de efectivos, sino de armamento, píldoras, entre otros recursos. -Exclamé sonriente. Lo lógico era que, sí enviaban a un genin recién ascendido a una misión de aquella relevancia, al menos deberían aportar con algo más que el apoyo moral y el peso del futuro de la aldea en nuestra espalda.
 

Ikutsu

Master Crónicas
Registrado
4 May 2017
Mensajes
1,337
Post como colaborador.

Tanto Niall como Ryosuke reaccionaron ante la acción de Sae, intentando aplacarla. Ella dedico una rápida mirada a ambos, para luego soltar un pequeño suspiro. Dejo ir el sello que tenía formado entre sus manos, por lo que tanto la Uchiha como el Aburame podrían recuperar el control de su cuerpo de inmediato. Los destellos de luz que se alargaban hasta sus manos retrocedieron, escondiéndose en su Yukata por unos escasos segundos, hasta que finalmente se vieron nuevamente a la altura de su cuello, retirándose hacia sus mejillas, donde finalmente se desaparecieron en dos marcas en forma de pétalo, que, tras dejar de brillar, desaparecieron del cuidado rostro de la Kunoichi.

Las abejas seguirían sobrevolando el área, vigilantes y atentas a cualquier otra posible disputa.

Fue en ese justo momento que Hyoru Hyuga decidió hacer su intervención. Esta, con claras intenciones negativas para con la Yamanaka. Sin embargo, el que exploto esta vez no fue Sae, sino el mismísimo Hokage, también cansado de aquella situación. –Niall… tranquilo. Yo me encargo- Ahora los papeles se torcían y era la Yamanaka quien intentaba calmar al shinobi de más alto rango de la aldea.

Tras aquello, se acercó calmadamente hasta el borde de la tarima, hasta Hyoru. –Cariño, realmente no sé qué te hice para que piense así de mi- dijo con tristeza. Podías notar que su cara reflejaba una profunda tristeza –Sé que, en el pasado miembros de mi clan, como Yugo, te hicieron la vida difícil, pero eso no implica que todos seamos como él. ¿Te imaginas que por ese arrebato de ira el resto pensara mal de los Hyuga? ¿De tu madre real? No dejes que la ira y los malos sentimientos nublen tu vista joven Hyoru. La aldea necesita del apoyo de todo y cada uno de ustedes hoy en día. Y si antes no había intervenido, es porque sencillamente no quería enfrentarme directamente contra ninguno de ustedes. ¿A tu madre le hubiera gustado pelearse contigo por algo? - pregunto cariñosamente –Lo dudo- se respondió a si misma antes de que pudieras hacerlo –Pero hay momentos donde una madre, así no sea una mama biológica, tiene que ponerse firme ante sus hijos para evitar que vayan por mal camino-

-Tan solo espero que algún día puedas perdonarme por no cumplir las expectativas que hayas podido tener de mí y que hoy en día te llevan a hablar con tanto odio en tu corazón. -
Su voz, aunque calmada y cariñosa, escondía casi perfectamente el hecho de que le dolía que uno de sus “hijos” dudara de ella de aquella manera. –Solo ten en cuenta que yo siempre estaré para protegerlos a todos ustedes, hijos e hijas de la hoja…- Con aquello, Sae se dio la vuelta y regreso lentamente hacia su puesto en la tarima.

Todo aquel que la viera luego de ese momento, notaria la tristeza reflejada en sus ojos.



Post como usuario:

Sae Yamanaka tuvo que intervenir para frenar la pelea entre Hana y Kaede. Lo que sucedería luego no me lo esperaría nunca, puesto que Hyoru comenzó a agredir a la señora Sae. “¿Qué le pasa a ojos blancos?” pregunto Hiroka confundía, puesto que hasta ahora nunca había visto a Hyoru así. “Ni yo lo entiendo… ¿Acaso tiene amnesia?” respondi igual de confundido, al escuchar los argumetnos del Hyuga.

-¿Pero de que hablas?- intente detenerlo – La señora Sae ha estado en múltiples asambleas, como cuando votamos por definir el destino de Kurowashi, o como cuando fue la convocatoria al chuunin donde tuvimos que defender a los civiles de cierto altercado. Y como esas, otras- Lo peor del caso era que, por más que no lo tratara tanto en aquel entonces, Hyoru estuvo en todas y cada una de esas otras asambleas. “Realmente no entiendo que le pasa” me cuestione preocupado.

Al nuevo hokage tampoco pareció caerle muy bien la actuación del Hyuga, puesto que de inmediato actuó para detener aquellas difamaciones. Sae se acercó a hablar con Hyoru, y con eso esperaba que aquella situación estuviera zanjada.

Eijji, a quien podría jurar que un grupo de abejas se le acerco amenazadoramente, comento también sobre el Hyuga. –No sé qué le puede estar pasando por la cabeza. Me parecía alguien más serio que esto, y más cuando el mismo ha estado presente en todas esas asambleas donde Sae también ha estado, para luego venir acá a gritar a todo pulmón que nunca ha estado… se disparó el mismo una flecha al pie, y no entiendo la razón detrás de ello- comente con tristeza.

De la nada, un sentimiento extraño se comenzó a apoderar de un costado de mi pecho. Sabía exactamente de qué se trataba, pero no dejaba de sentirme extrañado por la sensación. De mi pecho emergió ligeramente un rostro, en dirección hacia Eiji. -¿No le abras hecho algo raro que le hiciera pensar asi Eiji?- Era una voz que ambos conocíamos.

Antes de poder continuar nuestra charla, el Hokage continuo con el evento, declarando esta vez los grupos de acción para las mencionadas misiones. De inmediato fui asignado al primer grupo, el que iria al escondite primario, junto a un buen amigo y a caras conocidas. “Vaya, Valiria y Akira… eso trae recuerdos” con los dos había interactuado un poco en alguna de las primeras incursiones a las ruinas de Neokonoha. Y finalmente, quien lideraría el grupo era Akemi, con el cual había compartido unos tragos antes de que sucediera todo esto. “Solo espero que no haya problemas al haber estado en bandos diferentes…”

-Acepto mi asignación-
dije en voz alta con decisión.

Posteriormente los nombramientos siguieron, Bast y Eiji compartirian grupo. –Vaya, espero que salgas allí y me hagas sentir orgulloso- le comente a Eiji intentando animarlo. –Yo espero que no hagas enviudar a la señora de Ryuuji- exclamo Hiroka en una extraña mezcla de burla y preocupación.

Raiden, quien había sido asignado a otro grupo, se lamentó el no acompañarme en la búsqueda de Kurowashi. –Tranquilo, lo encontraremos y lo traeremos a casa, donde merece estar- respondí decidido. Finalmente le di una palmada en el hombro a Eiji –Cuídate allá afuera- esperaba que el genin recién ascendido no tuviera problemas en regresar en buena salud.

Tras esto, fui en búsqueda de Argimn, Akemi y el resto. No estaría mal entrar en contacto antes de partir.
 

Argimn

Master Crónicas
Registrado
6 May 2017
Mensajes
1,188
Post como Moderador

- Bien, los que irán a Monteadentro reunance conmigo - Dijo un joven de altura media y de delgada constitución, de piel clara, cabello negro y con una cinta de color verde en la frente, mismo color del chaleco de Chunnin que llevaba puesto y sus ojos - Con el Héroe de Konoha en su equipo, no hay nada que temer -

- ¡¡KYA!! Es Nara Satsujin-sama - Se oyeron unos gritos femeninos al unisono desde lugares distintos de las gradas.

El joven iba caminando por las gradas sonriente y con aires de grandeza mientras saludaba a todos lados sin mirar hacía el frente por donde avanzaba, lo que provocó que no se percatase del joven rubio que se levantó justo delante de él cuando venía caminando por el pasillo de las gradas, chocando con el mismo aparatosamente y cayendo de bruces de largo a largo por el tramo gradas de quedaban.

- Debes tener más cuidado al caminar, fanfarrón - Fue todo lo que dijo el joven al llegar hasta donde el Chunnin se encontraba desparramado.

- Jajaja no hay de que preocuparse, esto no es nada para el Héroe de Konoha - Dijo Satsujin luego de levantarse y palmear la espalda del joven rubio quien parecía estar a punto de saltarle a la yugular - Vale equipo, escuchemos atentamente lo que nuestro líder de escuadrón tiene que decirnos -

Ambos se quedaron esperando a que el resto de los ninjas de la hoja les alcanzasen para que pudiesen planear como abordarían la misión que el Hokage en persona les acababa de designar.



Post como User

- Esto no ha dejado de ser un circo del egocentrismo y de las ansias de poder -

Escuchar el resto de las opiniones de los demás ninjas solo me servia para confirmar que muchos de ellos no tenía ni idea de lo que significaba estrategia, ni la importancia de la información sobre las capacidades del enemigo. No era nada que pudiese hacer por este generación con la que estaba luchando codo con codo, pero era algo que intentaba inculcar a mis estudiantes en la academia.

Luego de que el Hokage mencionase mi nombre y el grupo al que estaría asignado. Ya había trabajado con Uchiha Akira y Tamzim Valiria en el pasado, no estaba muy seguro de poder decir que el Uchiha y yo eramos amigos, pero al menos no había enemistad entre nosotros. La kunoichi, por otro lado, siempre había resultado ser difícil de tratar por su comportamiento callado y taciturno, que solía cambiar de manera tan volátil como el de una bomba. A Hyuga Shinji por otro lado, solo lo había tratado una única vez cuando nos dio indicaciones para la misión secreta, parecía ser una persona muy centrada en hacer lo que debía de hacerse.

- Bueno pequeña tortuga, acá nos despedimos - Le dije a la invocación que se había acercado hasta mi solicitando información - Espero verte en otro momento -

Bajé de las gradas y me dirigí hacía donde los otros ninjas a intercambiar unas palabras breves. No creía que fuésemos trazar ningún plan de acción en estos momentos, pero no estaba demás en intercambiar opiniones, sobre con Shinji quien parecía tener siempre más información de que el resto de los ninjas.

- Parece que estamos otra vez en el mismo grupo, Senpai, Valiria-san - Le dije a los dos usuarios de Katon a modo de saludo - Creo que nunca hemos estado en misión antes Shinji-san, será un placer trabajar con usted, sus indicaciones la última vez fueron muy precisas - Fue mi comentario para el Hyuga, y luego agregué para aligerar el ambiente - He aprendido algunos jutsu médicos e ilusiorios desde la última vez, así que me encargaré del apoyo del grupo en el combate - Y para entrar en materia, le pregunté al Hyuga - ¿Algo más que nos pueda informar, Shinji-san? -

A lo mejor no era el mejor lugar para revelar lo que sabía, y era entendible si no lo hacía, pero no estaba demás preguntar en vistas de prepararse para lo que se nos venía.



Nara Satsujin: "Carismático" miembro del clan Nara que ha realizado tanto tareas de exploración como de instrucción de cadetes. Es de estatura media para su edad, delgado, pelo negro y atípicos ojos verdes para ser del clan Nara. Suele vestir el uniforme ninja que combina con ropa de color oscuro, destaca un curioso colgante que lleva a todas partes.
No goza de buena reputación entre sus pares ya que muchos de ellos lo acusan de irresponsable (según Satsujin todas las injurias son fruto de la envidia), sin embargo, a pesar de todo goza del favor del consejo y al parecer tiene opciones reales de convertirse en el próximo líder del clan Nara, lo que en opinión de algunos sería una excitante oportunidad y en opinión de otros una calamidad.
Estudios ninja: chuunin.
Afiliaciones: Konoha (Bribón, patán) y Clan Nara (Intrépido, oportunista), Héroe de Konoha
Rango ninja: Chunnin
Yamanaka Yugo: Yugo es un shinobi obsesionado por el poder y la posición, de tendencias crueles y actitud chulesca. Cree con firmeza que los dirigentes de Konoha carecen de la suficiente mano dura para llevar a la villa a la posición que merece en el nuevo mundo por descubrir.
Es muy alto, de complexión atlética pero esbelto. Rubio como es común entre los miembros de su clan y de piel clara. Es considerado atractivo lo que le granjea el favor de muchas mujeres.

Afiliaciones: Konoha (Ambicioso, duro, atractivo)
Rango ninja: Gennin
 

Spudermon

NUser
Registrado
3 Ene 2018
Mensajes
751
Las cosas volvieron a irse de tono con la insistencia de las acusaciones por parte del Hyuga -Este tipo rechaza el rango al hokage, acusa sin fundamentos reales a una líder de clan... en qué demonios está pensando...- No entendía cómo habíamos llegado a aquella situación.

Para cuando el nuevo hokage tomó la palabra me pareció entender que nuestras intervenciones no fueron para otra cosa más que para afianzar sus intenciones, pues ya parecía tener más que organizados los equipos para lo que estaba por venir. Conocía a cada uno de los miembros de mi equipo, unos por cosas buenas, y los otros por cosas no tan buenas. - Cuente conmigo Hokage, gracias por concederme esta misión. Menos mal... Volver a Monteadentro puede ser bastante útil... Pero creo que me han metido en este grupo por insistir...- Pensé mientras me quitaba al perro de la cabeza. -Tú mejor quédate aquí a tu aire, ahora tengo cosas que hacer.- Me levanté de las gradas y me acerqué a donde se encontraba Kaedelol.

Justo a tiempo para despedir a Kira. -Contad con nosotros, a medida que nos acerquemos a vuestra posición comenzaré a mandar mensajes a través del intercomunicador. Canal 2.- No sabía si tendríamos tiempo para coordinar los grupos, por ello no pude evitar preocuparme desde el minuto cero.

Cuando se fue Kira. Nara Satsujin llegó haciendo un escándalo. -Este es el tipo que intentó abandonar a los críos Nara... de no ser por mí y Akimichi Hatosodo... ¿Me recuerdas? Nos conocimos en el distrito Nara.- Le dije atento por si denotaba alguna señal de arrepentimiento o vergüenza.

El Yamanaka me importaba bastante menos, era un tipo rico que pasó la prueba primera a golpe de talonario y en la segunda hizo el intento, para mí eso no suponía ningún problema más allá del honor, pero si ese era su camino a mí me parecía bien.

-Con llegar a tiempo para dar apoyo al grupo B, lo que sea me parecerá bien.- Escucharía cualquier indicación. Cuando Kaedelol acabase y nos diese luz verde para prepararnos.

Si Satsujin y el Yuugo se iba no tendría ningún tapujo en hablar delante del Inuzuka. -Kaedelol, ese tipo, no es como yo. Le conocí en la invasión de Konoha, en el distrito Nara. Si hubiese sido por él, los niños y la kunoichi que se encontraba con ellos hubieran muerto aquel día. Su plan era era huir y "salvar" a otros... No digo que sea malo, solo que es de esos que no van a parar un cuchillo por otro.
 

Kaedelol

NUser
Registrado
10 Jul 2017
Mensajes
711
Los mismos ninjas que se habían boicoteado a sí mismos comenzaban a lanzar improperios contra mí, parecían carecer de comprensión auditiva, ya que comenzaron a compararme con un papel y a dudar de nuevo de mis capacidades. Con a velocidad de un rayo, Hana salió disparada hacia mí, al tomar mi brazo le puse una mirada sexy que contrastaba con la mirada que me profería ella
  • Me gusta bien duro, Hana-chan – dije guñando el ojo cuando me sometió contra las gradas. Bien, sigue así – le animaba mientras se descargaba verbalmente contra mi usando su fuerza bruta
Mis enjambres en otra ocasión hubieran impedido que me tocase con tal impunidad, pero permití que lo hiciese para ver hasta donde era capaz de llegar, no en vano había mostrado su locura y descontrol ya y sino era capaz de controlarse, sólo iba a ser una molestia ahí fuera. Cuando el kunai con el que apuntaba a un gennin que acusó al bando del anterior Hokage de traidor se acercó a mi cuello, perdí el control de mi cuerpo y casi de mi consciencia.
  • ¿Qué ha pasado? – no iba a permitir que Hana me hiriese pero esto parecía diferente, es como si mi espíritu y mi cuerpo no estuvieran conectados – pensé. Mi cuerpo comenzó a moverse y hablar por sí mismo, con unas palabras que no eran las mías. Mi cuerpo también comenzó a moverse sólo. Qué cosa tan terrorífica – no podía evitar pensar mientras intentaba retomar el control, aunque era imposible. Me encontraba de espaldas a Hana, y poco a poco intentaba recuperar el control de mi cuerpo, en vano.
Mi cuerpo siguió hablando de forma autónoma, siguiendo unas palabras que no pronunciaba, y no alcanza a entender qué pasaba, por lo que me relajé y comencé a escuchar las palabras que decía sin querer. Al terminar de salir palabras por mi boca, retomé mi cuerpo no sin dar un tropezón hacia delante. Al mirar al estrado pude ver una mujer rubia y vestida con ropa tradicional de estampado florar, parecía separar sus manos y deshacer un jutsu, por lo que supuse que fue ella quien me controlaba: Sae Yamanaka, miembro de los 12. Si la observaba no podía sentir hostilidad de ella, sino cansancio y molestia.

Me giré hacia Sae y le hice una reverencia, retomando mi asiento y escuchando las hipótesis que enunciaban los demás ninjas, cosas útiles y no insultos. El chuunin Nara dedujo que remover el parásito podría darnos una oportunidad de recuperar a los que habían sido afectados. Y pretendía hacerlo capturando un morador con vida para estudiarlo. Creo que el equipo médico y un equipo de investigación independiente pueden encargarse de eso – pensé.

Las palabras amables de Hyoru tras la revuelta contrastaron con el tono de despedida. Sacar a la luz a Kojiro, que el día de la invasión compartía bando con los mutantes hizo que todos entendiéramos mejor la importancia de proteger la aldea, incluso parecía que llevase a ninjas de forma voluntaria a que fuesen infectados. Tiene sentido que entonces no haya traidores, sino que haya parásitos… Debemos buscar la manera de tomar un mutante vivo. Kira saco también a relucir los moradores con forma animal contra los que peleamos, ya que quizá podrían seguir el mismo patrón que con los mutantes humanoides.

Tras los intercambios de opiniones, el Hokage dio controlado el tema de los laboratorios clandestinos. La relación entre los jounin parecía cercana, hasta tal punto que el Hokage intimidó a toda la sala con su poder para defender a Sae Yamanaka de las acusaciones hacia ella. Tras eso formó unos grupos de investigación diversos. El primero de ellos, el escuadrón A, formado por Akemi Uchiha y varios chuunin. El segundo liderado por Takeshi y más chuunin, entre ellos Kira y Gon Aburame. Hana y Zuko fueron designados como líderes de grupos de gennin. En último lugar, el Hokage me nombró y me puse de pie con un saludo militar de la villa.

  • Acepto con gusto el encargo. Mi equipo buscará el apoyo de monteadentro y se reunirá con el escuadrón de B – dije mirando a Takeshi y haciendo un saludo con la cabeza afirmando que podía contar con nosotros.
Me habían asignado el escuadrón E junto a mi infalible compañero Akimichi Spuder, el joven Raiden Inuzuka, el vanidoso de Yuugo y Satsujin Nara. Nuestra misión era ir a Monteadentro y solicitar refuerzos para apoyar al escuadrón B ¡, por lo que mi cabeza comenzó a analizar la situación y discernir las posibilidades brevemente mientras escuchaba

Hyoru había sido asignado a la aldea, parecía un castigo, pero a mis ojos era una prueba de confianza tanto para él como para el Hokage. Si las defensas de Konoha caían de nuevo con las fuerzas militares fuera, sería el fin de la villa. Hana aprovechó para despedirse con su habitual cariño, a lo que le respondí:

  • Tranquila, algún día serás tú quien cubra mis espaldas – le respondí con una sonrisa cálida, buscando que quedase la imagen en su cabeza poniendo todo mi carisma en ello.
Los ninjas comenzaron a reunirse, aunque la asamblea no había concluido y había bastantes cosas por debatir. Una voz se elevó entre el resto y escuchar “Monteadentro” llamó mi atención, al girarme allí pude ver a Nara Satsujin. El animo se caldeó y comenzaron a gritarle los fans que tenía, principalmente mujeres. Le miré mientras avanzaba saludando, adquiriendo más protagonismo que Hana y yo (más quisiera él) hasta que el chico Yamanaka se levantó para chocar con él.

  • Mal empezamos – pensé mientras observaba la escena del Nara en el suelo de las gradas mientras Yuugo permanecía en pie. Busqué con la mirada a Spuder y Raiden y puse cara de circunstancia. Con demasiada confianza, el Nara palmeó la espalda del Yamanaka, el cual parecía mirarle como la Uchiha me miraba a mi. ¿será que lo hace a propósito como yo? El Nara me reclamaba y me levanté para ir hacia ellos.
Antes de darme cuenta Spuder había llegado hacia mí y Raiden parecía listo. Escuché lo que tenía que decirme antes de acercarnos al Nara y el Yamanaka: Lo tengo en mente – fue lo único que le dije, ya que contaba con la confianza del Akimichi me dirigí al grupo inmediatamente:

  • Que bueno volver a veros Raiden, Yuugo, Satsjujin. En primer lugar esperemos qué mas tiene que decirnos el Hokage, pero creo que debemos informar de los descubrimientos a Monteadentro para facilitar el apoyo. Antes de seguir, miré a Yuugo Yamanaka: Tú serás mi mano derecha Yuugo, debemos asegurar el éxito de la misión y creo que eres el más capacitado para lo que necesitamos allí arriba. Miré al Nara, al Akimichi y al Inuzuka, esperando que aceptasen mi medida. No puedo permitir que se nos vaya de las manos, y este Nara es un inútil, así que mejor ganarme la confianza de Yuugo poniendo en juego mi propia confianza. Tras eso dispuse mi mano hacia Yuugo, esperando su reacción.
 

Sombrero de paja

Moderador
Registrado
30 Jun 2016
Mensajes
1,566
"Ha tomado su decisión" Repetí mentalmente mientras el Hokage ponía fin a la disputa y las riñas de la asamblea, el siguiente paso de la villa de Konoha ya estaba decidido, y esta vez, seriamos nosotros quien diéramos el primer golpe. Cinco grupos partirían a por los enemigos, ya solo quedaba decidir quien iría en cada grupo. "¿Yo?" Me sorprendió sobremanera escuchar mi nombre antes que ningún otro, si, era fuerte y tenía reputación como líder tras la misión con Masaru, pero no esperaba que Nials me tuviera en cuenta de aquella forma y mas después de haberme mostrado en contra de su obtención del cargo públicamente.

-Como ordenes.-dije levantándome para acepta mi asignación, Nials no me gustaba y aun no descartaba que aquello fuera una forma de hacer cambiar mi opinión sobre él, como había hecho minutos atrás con el resto de compañeros, fuera como fuese era la primera vez que se me asignaba un puesto de valor en una asamblea, no lo rechazaría de ninguna de las formas, que mi nombre sonara en la boca y oidos de todos no hacía otra cosa que acercarme al respeto que merecía.

"Takeshi, Zuko, Hana y Kaedelol" Repasé todos los lideres de los cinco grupos, todos shinobis a los que me había enfrentado, diestros en el combate y poderosos, pero no era momento de pensar en los otros equipos, sino en el mio. "Ryoma, Argimn, Valyria y Akira" No me había tocado un grupo sencillo. De los dos últimos no sabía mucho mas allá de que se habían graduado en el examen anterior al mio y ahora ser liderados por alguien mas joven igual no les hiciera gracia, por otro lado tenía a Argimn, dios sabía que falto muy poco para que aquel shinobi no muriera a mis manos en el examen de ascenso, quizás mi única esperanza fuera Ryoma, había compartido con el poco mas que un combate y unas copas, pero parecía un shinobi serio y poderoso.

-Bueno, veamos como acaba esto antes de celebrar nada.-dije chocandole el puño a Kira, mi tono era serió pero una pequeña sonrisa se dibujo en mi rostro, aquel Nara me caía bien. Ryoma y Argimn se acercaron a mi posición, no estaría de mal decir algo aunque solo fuera para ver como respondían cada uno de los integrantes-. Pues nos tocan los enemigos fuertes.-dije de forma distendida-. ¿Listos para la acción?

No sabía como responderían los dos amigos y tampoco como lo haría Akira y Valyria, como entrada no estaba mal.
 

Edinson_yondaime

Master Crónicas
Registrado
9 Jul 2016
Mensajes
1,494
Uno a uno fueron aceptando su participación dentro de la importante misión que se avecinaba. Mirada se cruzaban entre compañeros de equipo, para bien o para mal, algunos incluso se desplazaban pese a la situación que vivían. - ¿Quién ha dicho que la asamblea ha terminado? - Dijo el Nidaime instando a que todos volvieran a sus asientos, siendo además interceptado casi de inmediato por la duda de Eiji. - El distrito comercial está avisado y prestara sus servicios para todos ustedes sin falta. - Dijo, un poco extrañado por la pregunta. ((No te pases de listo Cass. Tienen que comprar su equipo como toda la vida jajaja))

Ya asignadas las misiones, con los miembros de cada escuadrón listo para la acción. - Planeo una reestructuración sobre algunos puestos de la aldea, pero siento hay cosas más importantes en estos momentos. Primero debemos acabar con nuestros enemigos. Las misiones se llevará a cabo en dos semanas. - Dijo, dejando a muchos perplejos, aldeanos y shinobis por igual. Algunos murmullos se dejaron escuchar, pero no eran lo suficientemente fuertes como para detener la asamblea, simplemente eran pequeños cotilleos. - Tienen hasta ese tiempo para prepararse en la que podría ser la misión más difícil de sus vidas pero no dejen todo para último momento. Un shinobi preparado vale por dos.

El Nidaime se detuvo un momento, mirando a todos y cada uno de los presentes con el único ojo que podía, para luego continuar su discurso. - No les mentiré, el exterior es peligroso y un paso en falso podría significar que no regresen con vida. Por eso, les pido que confíen en sus camaradas, que se apoyen los unos a los otros, se que con eso podrán salir adelante en cualquier situación. Daremos todo por nuestra aldea y le demostraremos a los moradores la verdadera voluntad de fuego, le demostraremos el poder conjunto que posee Konoha. Confío en ustedes. No. Todos, confiamos en ustedes. - Dijo, mientras señalaba las sillas puestas al frente de todo el aforo, donde los doce y líderes de clanes estaban sentados.

Con este discurso el Hokage pretendía aumentar el ánimo de sus tropas, aunque todo parecía indicar que las sorpresas seguirían llegando conforme pasaran los días. - Con esto, se da por terminada la asamblea, pueden retirarse. - Dijo el Nidaime, para luego disponerse a bajar de la tarima y retirarse con sus guardaespaldas.

Doy por terminada la asamblea. Dejaré abierta una semana, aproximadamente, por si alguien quiere postear de nuevo. Una vez los eventos sean abiertos, este tema será cerrado. Todos los que postearon se llevan 10 de exp.
 

Silver_Tiger

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,737
Ubicación
Ni yo lo sé
((Parece que voy a ser el unico que parece que hacer un post, para dar un final mejor XD))

Poco a poco la gente aceptaba la importante misíon a su manera. Kira prometiendo aplastar a los seres de niebla a Kaedelol, Ryoma decidido prometió traer a Kurowashi de vuelta. Por los menos las dos primeras bases estarían cubiertas. Eso me ponia contento.

Pero derrempente una voz resonó la multitud reclamando lo que ibamos a Monteadentro nos reunamos con él, era Satsujin Nara, al ver su fanaticada, el tropiezo con Yugo Yamanka y ver como si inicia la pequeña y sutil riña. Solo pude poner cara de idiota, bajar mis hombros y empezando a sudar frio. Esto será peor de lo que creí. No me inspiran confianza.


Reunete con tu equipo, es mejor vayan conociendo y prepárandose....Tal vez encuentre algo que puedas utilizar a tu favor - Comento Jin, con una pequeña risa de seguridad

Cuando todo esto termine, nosotros tambien nos iremos a preparar - Comentó Eve dando un guiño con el ojo

Comentaste que Kaedelol y Spuder son buena gente. Asi que la cosas debe salir bien - Comentó Anna, con su voz tranquilizadora.

Está bien, me iré, nos veremos esta noche. - Lo dije en forma resignaba y despidiendome de ellos. Wolght con sus ladridos intentó subir los animos.

Empecé a acercarme a Kaedelol y Spuder. Este último saludó muy peculiar a Satsujin, parecía había una doble intención por parte el Akimichi y se aclaró más cuando susurró lo que ha echo el Nara. Genial, si este es el Heroe de Konoha. vamos mal.

Con ello Kaedelol empezó a hablar. Diciendo que era conveniente liberar los descubrimientos de monteadentro que me llenó pero debiamos escuchar las últimas palabras del hokage. Luego comentó que Yugo sería su mano derecha, Sin duda me olí que esto era una medida de seguridad contra el Nara ((5 de presencia XD)). Kaedelol no era tonto.

Yo no tengo problemas. - refiriendo al cargo del Yamanaka. Lo importante es buscar algo que Monteadentro necesiten y le podamos brindar....... Pero si tienen de enemigo a los moradores de la niebla, hay que ser muy tonto no unir fuerzas con nosotros para eliminarlos. - Poco a poco notaba mi voz de agobio por la multitud. Ya me estaba afectado. Wolght se pusó en mi hombro, con sus lamidas en mis mejillas intentaba calmarme y que aguantara un poco más.

Con esto, Las últimas palabras de Hokage vino, diciendo que nos preparemos bien, confiemos en nuestros compañeros y la misión más importante de nuestra vidas empezaba en dos semanas. ¿Pero no hace poco dijo que saldriamos mañana? ¿porque ese cambio? Tal vez demasiada multitud ya me estaba afectado y cada vez se sentía peor.

El Hokage dio por finalizada la asamblea. Si nada ocurría, y Kaedelol me libera. Yo tambien me iría para prepararme para ese gran día. Tal vez es era lo que necesitaba antes de terminar desmayado frente de la multitud.
 

_cassiel_

NUser
Registrado
25 May 2016
Mensajes
1,279
Había sido ignorado, el Nidaime no había respondido ninguna de mis preguntas, enfocándose solo en nimiedades sin relevancia. Haciéndose el desentendido referente a mi demanda de apoyo. “Lástima, por un momento pensé que colaba.” Me lamentaba. -Volveré. Esta incursión tiene lo que necesito. Experiencia práctica. -Dije a Ryoma. -Hiroka, todavía no me acostumbro de oírte desde ahí dentro, espero que al volver salgas a jugar. No la pierda de vista senior Aragi, no vaya a extraviarla por el camino. Y tú, Hiroka, no vayas a quedarte dormida cuando la acción este en pleno. Espero volver a verte, bueno, a ambos. -Exclamé mientras me levantaba y estiraba perezosamente mi cuerpo. Era demasiado incómodo mantenerse en el mismo lugar por mucho tiempo.

-Lo mismo, senior Aragi. -Finalicé al sentir una palmada en mi hombro.

Luego de levantarme no me volvería a sentar, y por ello solo quedaba una opción, marcharme. Había visto como algunos de los integrantes de los demás grupos se reunían a charlar, pero de mi grupo no había señales de vida. “Esto será todo un desafío.” No debía perder el tiempo, debía prepararme en lo que quedaba hasta la incursión. -Dos semanas. -Lo que era demasiado poco.

Ya sin ánimos de continuar en el lugar, esperando algo que no iba a suceder. Me marché, tal como había llegado. En silencio y en calma.

FDI: Cierro acá, para postear en el otro tema. Debía despedirme de Hiroka, la noté preocupada.
 
Registrado
24 Feb 2019
Mensajes
63
Fuaaaaah, desde la cabeza del sin pelaje podía verlo todo claramente, a los sin pelajes mas mayores en el escenario, y al resto en las gradas, hablando cada vez más y más fuerte. Cada vez con más y mas pasión sobre algún tema en concreto.

Por desgracia también podía ver aquel bicharraco negro que el humano alfa tuerto tenía en un bote. Tenía un aspecto bastante feo.....no quería comérmelo. Ni tampoco olfatearlo, seguramente olería raruno.

Por lo visto, aquel bicho feo había causado furor entre los sin pelaje. Ahora estaban gritando, dando discursos y peleándose entre ellos. La verdad es que no entendía nada, ni me importaba en ese momento. Pero el sin pelaje en el que estaba sentado se unió, dando también su pertinente discurso.

-Guau. - le apoyé. No tenía ni idea de qué estaba hablando, pero era mi corcel, así que era obvio que lo apoyaría en sus ideas. Fueran las que fueren.

Poco después un dulce olor alcanzó mi hocico. Una horda de abejas revoloteaban por la asamblea. Intenté tocar a una de ellas con la pata, sin éxito. Al parecer habían sido llamadas por una de las ancianas en el escenario. La anciana puso orden y consiguió que el resto de los sin pelajes se calmaran. Seguramente fuera la abuela de la manada.

Tenía curiosidad, ¡seguro que la abuela olería bien! ¡Vamos mi corcel! Con mi pata apunte hacia la mujer, tratando de que el sin pelaje me llevara hacia ella....sin éxito. Ah, no me entendía, me tocaría ir a mi solo a olfatearla.

Bajé de la cabeza hasta el hombro del sin pelaje, y le volví a poner la pata en la mejilla como agradecimiento, y después le dí un lametón de despedida, para finalmente saltar al suelo y comenzar a dirigirme hacia la señora mayor de las abejas.


-GRUAU - uno de los perros Inuzuka me dijo que parase. ¿Eh? ¿Por qué? Yo quería olfatearla. ¿Cómo que ahora no era el momento? ¿Entonces cuándo?

Discutí por un rato con el adulto. Al final me dijo que ya la visitaríamos otro día.....Bueno, sería una excusa para salir de excursión otra vez, así que decidí aceptar, parando mi avance y volviendo hacia donde estaban el resto de los perros Inuzuka. La asamblea se estaba acabando y todos se estaban marchando, nosotros nos fuimos también. ¿Pero por qué me daba la impresión de que me había olvidado de alguien?



"Las discusiones se están sucediendo como fuego que se propaga por hierba seca". La descripción del humano era apropiada para lo que estaba acaeciendo en esos momentos. Sin mayor contexto, no podía discernir el origen de la mayoría de aquellos pleitos. Algunos sí que parecían causados por el golpe de estado, otros por rencillas pasadas, cuya naturaleza desconocía.

Escuché atentamente la respuesta del hombre. Por lo visto no había habido derramamiento de sangre, sin embargo no terminaba de estar de acuerdo con su análisis.

-No hace falta que corra sangre para dar un golpe de estado. Que no haya habido muertes solo denosta la capacidad política del nuevo líder, o la debilidad del anterior. - respondí directamente al humano. Que el nuevo líder fuera alguien habilidoso políticamente, podía ser algo bueno o malo. Todo dependería de cuántos grupos de poder le aceptasen, y por lo que veía, no debía tener unanimidad en ese aspecto, aunque solo podía divagar, al desconocer cómo se distribuía el poder en la villa.

Acto seguido el nuevo Hokage decidió tomar una acción distinta a la de su predecesor, y revelar información confidencial de manera pública. Sobre la naturaleza del enemigo.

Parásitos. Un enemigo interesante, y difícil. Me sumí en mis pensamientos. Meditando cómo aquella información afectaba a mis objetivos. Por los comentarios que estaba escuchando, podían acceder a las capacidades del huésped. ¿Y a su intelecto también? ¿Podían los parásitos crear organizaciones y sociedades inteligentes como los humanos? Si así era....quizás ellos.... ¿Y podrían esos parásitos afectar a invocaciones también? ¿Estaba en peligro? El perro y el humano lo estaban. Si podían corromper hasta a invocaciones, quizás por ahí podría haber una pista...

Aún me faltaba demasiada información. Especialmente sobre la capacidad de los parásitos para actuar como otros humanos y construir sociedades. No parecía que los que me rodeaban tuvieran dicha información tampoco, a juzgar por las fervientes peleas que se estaban levantando de nuevo.

Las historias de los ancianos eran ciertas. Lo estaba corroborando con mis propios ojos. Humanos.

Una nube de abejas ennegreció el cielo. Una mujer con alta autoridad puso orden invocando varias abejas y de alguna manera paralizando a los otros humanos problemáticos. Aproveché la calma para escanear a la gente que había allí reunida. Incidentalmente, localicé al chucho, encima de la cabeza de un humano, haciendo el mongolo....al menos no parecía haberse metido en ningún lío, aún.

También aproveché para dar un consejo sobre el tema al humano, en voz baja, pues aún era pronto como para salir a la palestra ante tanta gente.

-Si vuestro enemigos son parásitos, lo primero que debéis descubrir es cómo se reproducen una vez dentro de vuestros cuerpos. De nada servirá rescatar a alguien, si aún puede crear nuevos infectados por el gusano. - terminé de comentar.

Seguí escuchando cómo planeaban una ofensiva, y cómo decidían los grupos. Era cierto que no tomar acciones les llevaría a la ruina, pero también, aquellos con mayor confianza, cometían los mayores errores. Al acabar la asamblea, hice una diminuta reverencia, y agradecí al humano por sus respuestas.

Me aparté de las escaleras, esperando a que los humanos se marchasen del lugar. Entre la muchedumbre, localicé al cachorro, siguiendo, y vigilado por los otros canes del clan Inuzuka. No haría falta mi vigilancia sobre el perro.

Mi labor había finalizado. Cerré los ojos, me refugié en mi concha, y en una nube de humo, desaparecí.



Abrí los ojos y salí de mi concha. Estaba de vuelta en el umbral del bosque, tal y como siempre. Con una diferencia. Una tortuga de varias veces mi tamaño esperaba mi regreso. Caparazón mas oscuro de lo habitual.

Escipión. El mas joven anciano. Simplemente me miró, pacientemente, dispuesto a esperar mi reporte por una eternidad, si fuera necesario.

Le conté todo lo que había visto y escuchado en dicha asamblea. Los humanos y su situación política, sus rencillas, su guerra, y sobre los parásitos y las incógnitas que aún nublaban mi mente.

- Por supuesto, sin progreso sobre el Almagesto. -finalicé mi resumen, observando a Escipión, quien se tomó unos segundos antes de abrir la conversación.

- Renacimiento y destrucción. Ese parece ser el credo humano. Una raza incapaz de vivir sin conflicto. No. Cuyo conflicto genera progreso, y cuyo progreso lleva a la autodestrucción. Aunque juren vivir por lo contrario. -cerró los ojos un momento, rememorando. - Ya vi una iteración, ahora, joven, tu presencias otra.

- Sin embargo, tenemos intereses en esta iteración. La situación es mas compleja de lo que imaginaba. Será mejor contárselo a ellos. Sígueme, guiaré el camino a través de las esferas.


- ¿Al Empíreo?

- Cerca. Aún es muy pronto para ambos.....Dime, ¿qué opinas? ¿Deberíamos apoyar a los humanos o a los parásitos en este conflicto?

- No lo sé. Aún nos falta demasiada información. Pero le necesitamos vivo. - hice una pausa. - Me pregunto qué ocurrirá con la aldea.

- Sólo las moiras lo saben.

 

Kaedelol

NUser
Registrado
10 Jul 2017
Mensajes
711
Escuché las palabras del Hokage, un líder muy distinto al anterior. No me gustaba la manera en la que se había apoderado de la villa, pero si sus propósitos pasan por la confianza, el apoyo y el trabajo en equipo comenzaría a ganarse mi atención y respeto. Defender a Konoha es una prioridad absoluta- pensé al acabar la asamblea y retirarse el Hokage.

Tras ir con mi equipo y delegar en Yuugo la coresponsabilidad para intentar que trabaje en equipo, el resto del equipo se hallaba presente: Sí, está confirmado que los seres de la niebla son un enemigo común, no tendremos problemas – respondí a Raiden. Debemos pensar en que nuestra misión real es apoyar al equipo B, ya que se enfrentan al segundo nido principal. No es poca broma si han detectado suficientes fuentes de chakra como para contar con dos equipos de Konoha y seguramente uno de Monteadentro – dije en un tono serio a mirando a la cara de Yuugo, intentando transmitirle la seriedad del asunto.

Tras eso comencé a mirar a Spuder hasta llegar a mirar a los ojos del Nara: Quizá sea una masacre sino actuamos como un equipo unido, el que quiera suicidarse que vaya sólo pero que no arrastre a los demás. Satsujin-san, le encargo a usted el liderazgo de la ofensiva en el nido. Cuente con Raiden y con Spuder como disponga, son dos de los mejores Gennin que tiene Konoha y son capaces de enfrentar a múltiples enemigos sin siquiera despeinarse – sonreía con orgullo hablando de mis compañeros. La marcha la dirigiré yo, primero a Monteadentro por el camino que conozco para evitar los peligros, luego en Monteadentro hablaremos Yuugo, Spuder y Yo, y luego seguiremos una hembra kikaichu que deposite en el equipo B hasta la posición de Takeshi-san y sus equipo.

Esperaba que hubiera quedado claro, por lo que una enorme sonrisa se dibujó en mi rostro y puse el puño hacia delante levantando el pulgar mientras sonreía a mis compañeros e hinchaba el pecho: Tenemos una oportunidad única de ser el equipo que acabe con más enemigos, llegaremos cuando la batalla haya empezado para rematarlos a todos. Dejemos claro quienes son las promesas de Konoha, no quiero decepcionar a esa imponente princesa.

Con eso bajé el brazo y me despedí de mis compañeros: No olvidéis los transmisores y llevar un par de píldoras de combate chicos – nos vemos cuando den el aviso, yo voy al dojo entrenar una habilidad.
 

jamyneitor

NUser
Registrado
29 May 2016
Mensajes
3,006
Ubicación
Viviendo como genin para mantener la integridad
Cuando Sae intervino para hablar conmigo solo logro molestarme más, ella sabía lo de sus miembros del clan y jamás había intentado hacer algo, si supuestamente era una madre debía intentar parar esas locuras, per las alentaba o eso parecía, pues solo ahora, pese a estar en tantas asambleas había actuado. Estuve a punto de tomar la empuñadura de mi arma cuando de pronto una mano se posó sobre la mía deteniéndome antes que pudiese lograrlo.

- Me hare cargo del chico, siento lo que ha dicho, pero todos estamos tensos, e incluso usted decidió actuar cuando normalmente no lo hace – dijo una voz muy conocida dirigiéndose a la Yamanaka, pero cuando intente verle, solo pude notar una larga cabellera anaranjada, pues el hombre que habia hablado comenzaba a darme la espalda – Una situación tan tensa como esta incluso me hizo por primera vez asistir a estas cosas – dijo el hombre sin dar oportunidades a la intervención de nadie más.

- Hyoru-san, nos vamos – dio una orden mientras lanzaba una mirada furtiva a Hana – Entiendo como puedas estar y a diferencia del resto no voy a decirte que confíes en Sae, pero no deberías haber hecho las cosas así aun si pudieses llegar a tener razón – tras aquello comencé a seguir fuera del lugar a Jayû, pues no había manera de que le desobedeciera, el ya había demostrado antes que no tomaba nada bien la desobediencia hacia su persona.

- Te ha faltado temple muchacho y entiendo bien lo que puedes pensar. Tampoco me gustó mucho como te exhibieron y que quizás estén usando esto para que Hana acabe mal, ambos sabemos que con lo que hizo no debería estar ahí, pero no quiero que menciones para nada aquello. – ahí se acabó toda conversación y no hice más que tragar saliva, pues era claro que Jayû no dejaría que dijera nada malo sobre la Uchiha aun cuando dudaba que su llamamiento fuese merecido tras lo que había pasado, más bien parecía una burla a todo lo que había sucedido.

He metido a Jayû por ser la mejor forma de que Hyoru no cause mas líos, pues algo pasa en la misión anterior a esta asamblea con la madre de Hyoru que le causa bastantes mas conflictos y bueno mencionarla no fue lo mejor por parte de Sae, entre otras cosas. Asi que esto es lo mas pacifico y como es post final y no afecta nada, lo hago y ya esta XD
 
Arriba