[Flashback] The Beginning [Hikari]

Luna

NUser
Registrado
13 Jul 2020
Mensajes
578
Ubicación
Elior Forest


Izumi Hyūga [Lvl 9]
☯ 01 ☯

El día de hoy empezo siendo una mañana como tantas, estaba libre y como era de costumbre podía salir a entrenar o pasar el rato con mis primos, aunque hay veces en las que prefiero irme sola a aquel claro con flores que me gusta descansar para pensar sobre mis problemas y tratar de encontrar una solución, también distraerme con mi propia gente me servía. Hoy había salido a comer udón a la tienda de Isao-san invitando a la pequeña Hikari para que me acompañara, ella disfrutaba pasar el tiempo conmigo, aún si era bastante diferente en su visión del mundo, o incluso sus intereses, pues aunque le gustaba las cosas que podía contarle, ella no era una luchadora, no parecía mostrar interés ni nada similar en practicar nuestro NinTaijutsu, bastante similar a sus padres o su difunta hermana.

No era un estilo de vida que personalmente me gustaría para mi pero respetaba a aquellos que lo eligieran, para mi la adrenalina del combate, la competividad, el llegar a ser alguien más poderosa que pudiera ser de ayuda para los nuestros era bastante estimulante. ¿Podría llegar a ser como Kotomo-sama algún día?, la verdad es que aunque me gustaría quizás era ilogico pensar algo así, a mi me han dicho que tenía talento desde pequeña, incluso algunas técnicas del clan como el Kaiten me llegaron a salir de una forma un tanto intuitiva. Pero él era un genio demasiado especial, un autentico prodigio, no hay nadie en el clan que tenga su capacidad, quizás estaba siendo bastante arrogante al pensar que podría equipararme a él, pero eso no evitaría que intentara mejorar, aún si no llegaba a su nivel, pero tampoco era algo tan malo, Kotomo, Shiroi Tori, era la persona más fuerte de todo el mundo, estaba convencida de eso, no existe nadie que pueda vencerlo.

Claro luego estaba la maldita barrera que tenía encadenada, pues ¿Cómo podría siquiera soñar con adquirir un poder superior en el arte espiritual si me da miedo usar o ver chakra? ¿Si me genera dolor fantasma por los lugares donde llego a expulsar el chakra?, era bastante patético la verdad, mi gente tenía naturalidad con el poder del chakra, un poder que nos pertenece y yo traumada por lo que ocurrió en esa horrible tortura, recordando esas palabras que eran lo opuesto a lo que yo realmente creía, me terminaba por hacer un choque interno a la idea de usar el chakra, y era bastante frustrante.

Lo cierto es que cada vez se me exigía menos el uso del chakra, pues mi gente me tenía consideración y prefería hacerme realizar tareas que no me tuvieran que obligar a pasar por ese pánico. En cierta manera comerciar pieles con el asentamiento cercano y limitarme más a una posición de soporte con el grupo, en lugar de perseguir y matar a la presa como me gustaría hacer podría ser tanto molesto, a mi me gustaba ponerme a prueba y mejorar mi poder mientras era de ayuda para mi gente, pero lamentablemente tenía este problema. Eso evitaba que pudiera contarle historias de ese estilo a Hikari como las que solía decirle, pues viajar de un lado a otro quizás no era tan emocionante como conseguir recursos por medio de mis capacidades, aunque aún así ella parecía mostrar interés en las cosas que decía, en su inocencia infantil, pues aún si yo no tenía un papel muy activo le contaba las cosas que hacían otros cazadores de la misma forma.

Tras regresar para dejarla de regreso en su casa durante la tarde pensaba que no me quedaría mucho más aquí, estaba escuchando las cosas que Hikari decía tratando de esbozar una media sonrisa, aunque un tanto caída, pues mi estrés y frustración podría ser bastante visible en mis ojos, aún si trataba de hacer que no se notara. Lo cierto es que pasar el tiempo con mis seres queridos hacía que me distrajera un poco y no me ahogara en ese pesar que me da tanta molestia.

Terminé por acariciar su cabello haciendo que este se alborotara un poco como un gesto de cariño en lo que hablabamos, pero llegó una parte que me terminó causando un poco de confusión "quiero salir fuera", "quiero estar contigo en tus aventuras". Por lo que tenía entendido ella, no sabía realmente lo que me había ocurrido, sabía que estaba mal, que no era exactamente como antes, pues se me puede ver mucho más seguido con ese aire de melancolía que ahora cargaba, pues el recuerdo de aquel día aún seguía apareciendo en mis pesadillas, era algo bastante constante.

Así que me quedé en silencio por un segundo mirandote fijamente, pues al principio pensé que quería salir solo fuera de la casa e ir a algún establecimiento de la villa otra vez como hoy a la mañana, pero lo otro que dijo fue lo que llamó mi atención, pues es lo que me había llegado a hacer pensar en aquello --¿Ir conmigo a mis aventuras?-- Dije curiosa de una forma suave, sabía que ella podía exagerar con eso de aventuras, era una niña después de todo, pues lo más emocionante que he hecho en mi vida solo han sido peleas de práctica con mi clan o salir de cacería que era lo que parecía gustarle, lo que sucedió con ese hombre gigante y deforme, o lo que ocurrió en Kiyobuchi me parecían lo contrario a aventuras, fueron situaciones bastante horribles la verdad, y esperaba que ella nunca tuviera que presenciar algo como eso. -- Veamos, ¿Qué es lo que te gustaría hacer exactamente?-- Le pregunté de forma seria para que fuera un poco más clara en lo qué se refería, pues lo que ella creía que eran aventuras era lo que hacía por mi trabajo básicamente, ¿Querría solo acompañarme?, pues quería saber, y más si era algo de una vez, pues aunque quizás tenía interés en la cacería nunca esperé que quisiera verlo en persona, pues por lo que sé, siempre le ha dado miedo el exterior.

 
Última edición:

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,188
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad


Hikari Hyuga [Lv 1]



No sabía muy bien la hora a la que me había despertado, pero si que era más temprano de lo habitual. Pues el sol, apenas había comenzado a iluminar el día. La ventana de mi habitación se encontraba abierta, y pese a dormir aún tapada, podía notar el aire aún frío de los primeros días de la primavera.

Escuché como la puerta de fuera se cerró, y me levanté corriendo hasta apoyarme en la ventana. - ¡Hasta luego papi!. - Le grité al hombre que allí había, se dio la vuelta, y levantó la mano para despedirse. Pero no lo hizo feliz, desde allí podía ver la expresión triste de su rostro. Le esperaba un día largo en el campo, sabía que no iba a volver hasta el anochecer, a veces incluso no cenaba en casa. Pero aquel, no era el motivo de su tristeza. Tranquila, no pienses en eso. Me obligué a mi misma a seguir con mi pensamiento alegre.

Tardé demasiado en arreglarme, me había empeñado en dejar mi cabello perfecto, y eso me obligó a probar con varios peinados distintos antes de decidirme por uno. De modo que el tiempo que había ganado despertándome antes, ya lo había perdido. Al salir de mi cuarto, mama ya no estaba. Había recuperado las clases de danza, y pasaba menos tiempo en casa. Pero me había dejado una nota en el comedor, con dos palabras escritas. " Izumi-comida" . - ¡Es hoy!. - Me golpeé la frente con la palma de la mano, haciéndome algo de daño. Que estúpida era.

- Buenos días, Nee-san. - Saludé con una gran sonrisa a mi prima cuando llegó. Me había invitado a pasar el día con ella, y llevarme a uno de sus restaurantes favoritos para disfrutar de la comida que más le gustaba. Ella podría comer aquello por el resto de su vida. Me hacía gracia ver como disfrutaba la comida, bebiéndose hasta la última gota de la sopa. Pero incluso en aquellos momentos, podía ver como la luz que antaño desprendía en cada una de sus expresiones se había apagado.

Después de comer paseamos un poco por la zona antes de que me acompañara a casa. Allí, conseguí que entrase hasta la habitación. Ambas terminamos sentadas sobre mi Futón, aunque yo estaba más bien apoyada en su regazo mientras me acariciaba el pelo. Fue el momento en el que repitió mis preguntas cuando me di la vuelta, cruzando mis piernas y apoyando mis manos sobre las rodillas. - ¡Pues salir!. - Grité, tratando de transmitirle mi alegría. - Osea... - Bajé un poco la mirada. - Quiero vivir las historias que me cuentas contigo, todo suena siempre tan genial, y te ves tan alegre. - El exterior me daba miedo, y realmente no quería dedicarme a aquello, pero no soportaba ver a Izumi con aquella tristeza. Por eso debía superar mis miedos. Volví a levantar la mirada, mis ojos se mostraban cálidos y brillantes. - ¡ Y quiero ver muchos conejitos !. - Le recordé aquellas primera vez en la que me había devuelto la sonrisa.
 

Luna

NUser
Registrado
13 Jul 2020
Mensajes
578
Ubicación
Elior Forest


Izumi Hyūga [Lvl 9]
☯ 02 ☯

La forma que gritó me alertó por un momento haciendo que abriera los ojos grandes por la sorpresa que me dio, pero al ver que era solo algo suyo como era habitual su forma de expresarse no le di importancia y, aún si mi mirada denotaba estrés, solo puse una media sonrisa al ver que ella estaba tan alegre. Aunque mientras hablaba me preguntaba que podría traerse entre manos, y cuando dijo que quería vivir esas historias me hizo confundir un poco hasta que me llegó a hacer levantar una ceja.

Era cierto que lo disfrutaba bastante, más que nada antes a mi problema con el chakra. Pues ahora usar o ver la energía espiritual me terminaba generando más problemas en mi cabeza como para poder disfrutar apropiadamente un enfrentamiento, lo cual era molesto. De todas formas ¿Por qué me estaba pidiendo esto?, ¿Desde cuando ella quiere hacer algo como esto? sé que a ella le gusta escuchar sobre aquellas cosas nunca había visto que tuviera interés en salir.

Lo que me hizo entender todo fue cuando mencionó a los conejos, sabía que a ella le gustaban. Eso me causó gracia y me hizo negar con mi cabeza --Los adoras muchísimo ¿Verdad?-- Esos roedores son bastante abundantes, no viven demasiado, se reproducen de manera masiva y están al fondo de la cadena alimenticia, son en todo sentido animales de presa. Si ver conejos fuera su principal motivación, realmente no necesitaba ir tan al exterior para ver o interactuar con uno, pues su padre hace trabajo de campo, y soy consciente que esos animales son alimañas que pueden resultar siendo plagas para las cosechas en áreas de cultivo en ciertas ocasiones del año. Lo bueno es que al eliminarse su carne y piel terminan siendo útiles tanto para el propio beneficio de la villa, como para comerciar en otros asentamientos, así que termina siendo bastante útiles. Por otro lado podían ser tiernos, bonitos, y realmente inofensivos.

Claro, tal vez esa no era su principal motivación, quizás le interese formar parte del grupo de caza. Y en todo sentido, cazar, dar soporte, eliminar y hacerse cargo de las presas, incluso llegar a comerciar los bienes obtenidos... eso último me hizo tragar saliva. La idea de ella sola saliendo hacia otro asentamiento y cruzandose con alguien como aquel deforme me daba cierto terror. Pero estaba demasiado paranoica, sabía que si se iniciaba en esto no la iban a dejar salir así como estaba.

Terminé suspirando, no podía negar que estaba sorprendida, sabía que ella era una persona bastante espontanea, por lo que primero antes de sacar conclusiones o preguntarme tanto las cosas tenía que confirmar si realmente esto era lo que quería --Pero hablando seriamente, qué puedo decir, es inesperado Hikari-chan ¿Quieres ser parte del grupo de caza o solo quieres salir?-- Le pregunté de forma suave poniendo una mano sobre su hombro, mi pregunta era seria porque era la primera vez que ella salía con algo como esto, que de hecho me había sorprendido, tanto por el grito inicial como por lo que dijo después, sí sobre todo lo que dijo después. --Pues siempre he visto que te tomas la vida de una forma más tranquila, enfocandote en la danza, nunca te he visto interesarte en actividades como por ejemplo los combates, o incluso desear explorar más allá de los límites de la villa-- Quité mi mano de tu hombro para darte espacio personal y que realmente meditaras sobre lo que habías dicho, además no sabía como podría alguien como ella tomarse ver cadaveres de animales, pues era diferente contar cómo nos fue en alguna sesión de caza que ver la crudeza de todo lo que la cacería conllevaba, ir de cacería no era solo ir a una pradera a ver conejitos saltar, y era bastante diferente ver los productos elaborados, o la carne ya cocinada que llevar con los cuerpos de animales recién matados. Quizás tiene que ver con su crecimiento, ahora que está entrando en la adolescencia puede que sus intereses estén cambiando drásticamente, pero no por ello me dejaba de parecer sorpresivo. --Si formar parte es lo que deseas para vivir esas historias, tendrías aprender muchas cosas nuevas, no solo del grupo de caza, sino también de las artes marciales de nuestro clan, el uso del ninjutsu es clave para la forma que nosotros cazamos-- Era convenientemente útil tener algo como el Byakugan, pues nada podía escaparse, aún si se metían entre arbustos, árboles, entre los pastizales o incluso en sus madrigueras, nada podía esconderse de la visión penetrante del Ojo Blanco. Por otro lado nuestro estilo de pelea, la precisión del Juken nos permitía acabar rápido y fácil al causar daño letal en el interior de sus cuerpos, solo con un simple toque.

Realmente tenía dudas y quería saber si realmente esto era algo que deseaba o es algo que dijo por decir de forma espontanea para poder pasar más tiempo conmigo, no me sorprendería que fuera eso último teniendo en cuenta de la forma que ella me percibe, pero realmente que se someta a algo que no le gusta, o realmente le interese solo para estar conmigo sería negativo para ella a largo plazo, pues quiera o no eso podría afectar negativamente a su rendimiento. Por otro lado si lo que le he contado, si lo que ha llegado a ver en mis entrenamientos con otros primos la han motivado, pues eso ya sería otra historia, pues estaría despertando un interés propio y personal. De cualquier forma seguiría conversando con ella, si iba en serio con este deseo primero habría que hablar y discutir esto con sus padres antes de proceder a hacer algo.​

 
Última edición:

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,188
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad


Hikari Hyuga [Lv 1]



- ¡Pues claro!. - Respondí enérgica. - Son super adorables cuando mueven la naricita. - Hice un intento por copiar su movimiento, algo que quizás quedó demasiado infantil ante los ojos de Izumi, pero a mi no me importaba. - Nunca he tocado ninguno, seguro que son super suaves. - Me abracé a mi misma mientras pataleaba de la ilusión. - Quiero uno, no... quiero uno blanco con las mejillas rosaditas, ¿ hay de esos Nee-san? . - Pregunté. - Aunque no se si mama me dejaría tener uno, ¿sueltan mucho pelo?. - Me había convertido en una maquina de preguntas y respuestas, sin dar tiempo a mi primi para responder.

Tras aquello, el ambiente se volvió más serio, yo misma me di cuenta de aquello. - ¿Eh?. - Su pregunta me pilló algo descentrada. Pensaba que aquello ya se lo había respondido. Realmente tenía miedo a todo lo que fuera el exterior, no quería verme en una situación que me obligase a combatir, pero no quería seguir viendo a mi Nee-san triste. Tenía que decirle la verdad.

Me puse de rodillas, acercándome a ella. Mis manos fueron hasta su rostro, y mis dedos dibujaron una amplia sonrisa. Ladeé un poco la cabeza, sacando ligeramente la lengua. - Pues quiero verte siempre así. - Me separé de ella. - Cuando nos sentamos aquí, y me cuentas lo que has hecho, te veo feliz. - Resoplé, hinchando los mofletes. - Pero ahora no siempre estas así. - Me levanté de la cama, y fui al extremo de la habitación.

Mi dormitorio no era muy grande, aunque estaba decorado con mimo. Mi cama se encontraba en la pared bajo la ventana, la opuesta a la puerta corredera de entrada. A derecha tenía una pequeña mesita de madera donde había colocado algunas flores, dentro de sus recipientes con agua. Mama me había transmitido su gusto por ellas. Las paredes, había sido pintadas de un color azul muy suave, recientemente. Aunque había una esquina que seguía pintarrajeada con flores y animales. Aquello era algo que había hecho con mi hermana hacía mucho tiempo, y nunca borraría.

- Yo... - Estaba frente a mi tocador, cogí un cepillo para el pelo y un lazo. Me relajaba centrarme en aquello, más si debía hablar sobre el pasado. - Sin ella no es lo mismo. - Aunque trataba de aparentar fortaleza, mi voz estaba quebrada, y aunque no estaba mirando a Izumi, ella podría notar que estaba llorando. - No siempre seré una niña. - Me sequé las lagrimas con la mano y me di la vuelta. Sonreí aún con los ojos humedecidos. - Quiero ser como tu. Tu siempre haces que yo este feliz. - Izumi era alguien realmente especial. - Yo quiero que la gente se sienta igual que como cuando estoy contigo. - Abrí mucho mis ojos, mostrando un villo especial en ellos.

- ¿Qué tengo que hacer para salir Nee-san? . - Volví a preguntar.
 

Luna

NUser
Registrado
13 Jul 2020
Mensajes
578
Ubicación
Elior Forest


Izumi Hyūga [Lvl 9]
☯ 03 ☯

Ella daba sus típicas respuestas infantiles y miraba con gracia la forma que reaccionaba, al principio pensaba responderle pero empezó a hacerme una pregunta tras otra bastante emocionada. Pero cuando se detuvo llegaría a fijarme que le respondería, pues en cierta forma esa inocencia y chispa interan que tenía me parecía un buen contraste a la frustración que me la paso sintiendo --Nunca he visto un conejo o alguna liebre que tenga las mejillas así, aunque pueden tener diferentes patrones en su pelaje-- A ella le daba miedo el exterior, pero seguramente se fascinaría con algunas cosas que se pueden llegar a encontrar, aunque dudaba mucho que le gustara lidiar con animales muertos, pues era realmente algo muy crudo todo para alguien con una visión tan infantil. Obvio que prefería evitar ser cruda al contarle ese tipo de cosas para no causarle una sensación desagradable --Y sobre adoptarlos ¿No te gustaría mejor algún tipo de muñeco de un conejo?, te podría durar más y seguramente pueda haber alguno que tenga las mejillas rosadas como te gustaría, además tu madre no te diría nada por el pelo suelto-- El motivo real que le dije eso es porque realmente un conejo no me parecía una mascota tan manejable para una niña como lo era un perro o un gato, pues son animales de presa que viven poco tiempo y no son tan sociables con las personas, tener una mascota así requeriría especial atención, tener cuidado conque no salga de la casa, pues siempre puede perderse y no regresar, o ser atacado por un gato o perro de algún vecino. Sería muy triste que tuviera que lidiar con la perdida de una criatura que le gusta tanto. Aunque si tenía la oportunidad de interactuar con uno siempre puede jugar con él si es que no se escapa claro --Si te gustaría algo así veré si puedo conseguirte uno en alguna tienda de artesanías o donde vendan juguetes ¿Que té parece?-- Le dije sonriendo suavemente, podría ser un buen regalo, así sea algún conejo tallado en madera o de algún material similar, y esas mejillas rosadas pueden ser pintadas sobre el mismo, no creo que sea imposible encargar algo así.

Pero respecto a cómo había seguido la charla tras lo que dije al ponerme a hablarle de forma más serai ella parecía confundida, yo seguía simplemente arrodillada en el lugar, ciertamente no era tan inquieta, pero igual era entretenido ver como se movía, aunque me tomó algo por sorpresa cuando tocó mi cara para hacer eso de la sonrisa, cosa que hizo que por reflejo le aparara su mano de mi cara. Pero por lo que hizo y dijo parece que me quería ver sonreir, me quería ver feliz, eso me hizo suspirar, yo nunca fui una persona demasiado risueña pero sí solía ser más feliz, y por lo que parecía ella estaba consciente de eso.

Realmente no sabía si sus padres le contaron algo, pues ellos saben bastante bien lo que me pasó, pero yo personalmente nunca he querido contarle a ella particularmente al saber la forma de reaccionar que tiene a las cosas, y su edad, no quería que su inocencia se viera afectada sabiendo que en mis "aventuras" un hombre deforme y loco me golpeó y quebró tanto hasta dejarme en el estado que estoy ahora. Afortunadamente no tuve secuelas físicas que me impidieran el movimiento, aunque tener mi problema con el chakra para mi seguía siendo horrible, el daño mental que me hiazo, recordar la situación hasta en mis pesadillas. --Oh, no te preocupes tanto por eso, algún día volveré a ser como era, no, estaré incluso mejor que nunca ya lo verás-- Tenía que esforzarme, buscar una forma de lidiar con esto, deshacerme de esto, para luego convertirme en una persona tan capaz en el arte espiritual que pueda volver a sentir orgullo de mi misma, y así pueda ayudar a mi clan a prosperar y estar seguro de cualquier intento de amenaza. No dudaba que mi gente tenía la capacidad de hacer lo que sea, pero a veces temía que cualquier intento de asalto algún día pueda tomar escalas mayores, pues aquella superior del grupo de caza me dijo que lo que vimos en Kiyobuchi era solo "lo minimo del peligro posible", y a mi eso me parecía una batalla masiva, vi personas ser asesinadas, algo que impacta bastante diferente a simplemente saber que se mueren por enfermedades o causas más "naturales".

De cualquier forma aunque realmente apreciaba mucho sus intenciones más puras de querer verme feliz, pero no me parecía para nada bueno que tuviera que forzarse a hacer cosas que no le gustan solo para que me sienta mejor, no, no solo hacer cosas sino cambiar todo su estilo de vida, suena realmente opresivo y nada positivo para ella, quizás el verme feliz la haga feliz, pero hacer cosas que no le gustan podría estresarla, y sé bastante bien lo feo que es lidiar con estrés. Eso entorpecería las cosas y no sería productivo para nadie, además no sé como me lo tomaría, dudo que la dejen salir sola inmediatamente, pero aún así tenía que conversar más este asunto, y fue ella misma quien continuó.

Cuando noté que su voz se quebraba cuando estaba frente a su tocador me levanté de donde estaba para acercarme a ella, por lo visto estaba hablando de su hermana fallecida, quizás no lo superó tan bien como esperaba considerando las cosas, pero cuando te diste la vuelta me verías frente a ti. Aunque me sentía halagada con las cosas que decía creo que quizás estaba abordando desde otro extremo a lo que normalmente imaginaría para ser como yo, pero le iba a dar beneficio de la duda, de momento trataría de consolarla poniendo una mano sobre su cabeza y agitando su cabello un poco --Tranquila-- Le dije de forma suave, sabía que estaba bastante emocional. --Ella seguramente estaría orgullosa de la persona que eres ahora, recuerda lo bueno de ella pero no te castigues por su ausencia, recuerda los buenos momentos y lo que aprendiste a su lado-- Era la naturaleza de las cosas, los seres vivos siempre se mueren, lo importante era preservar lo bueno. Sabía que el dolor de la perdida podía afectar mucho a alguien pero siempre había cosas por las que luchar. --Y puedes hacer a la gente feliz de muchas maneras, Hikari-chan, no necesitas luchar o ser una cazadora si no es lo que deseas-- Hice una pausa, tenía que explicarle mejor y quizás elegir mejor mis palabras pues seguía siendo una niña --Mientras el clan esté a salvo, mientras tú y los demás puedan vivir una vida digna y segura en la villa, yo seré feliz-- Claro que muchos de nosotros eramos luchadores, pero las personas que decidían llevar otro estilo de vida no tenían nada de malo, eran de hecho los que más protección necesitaba. --Claramente notaste el cambio en mi estado de ánimo últimamente, pero eso es algo profundo que algún día resolveré, solo confía en mi-- Dije dandote una palmadita en la cabeza. Mi voz se puso temblorosa al final por más que intentara sonar con confianza, pues realmente no lo sabía si podría hacerlo, solo no quería que ella tuviera que enterarse y que sepa lo complicada de mi situación, habían pasado meses y aún seguía así, pero haría lo que fuera por encontrar una solución a mi problema, era un obstaculo para mis objetivos tenía que invesigar, conocer, ver si existen opciones, y aunque disfrutaba pasar el tiempo con mis seres queridos que ella se quisiera forzar a hacer algo que quizás no le gusta no me entusiasmaba realmente.

Pero tampoco iba a negarle todo, solo quería hacerle entender que, no me parecía que hiciera algo que no tenía interés solo por ser como yo. --Realmente creo que tiene que ser algo que nazca de ti, que te interese y te guste, pero para acceder al grupo de caza primero habría que discutirlo con tus padres antes de proceder a hacer algo para que puedas conseguir entrenamiento con superiores del clan y luego ponerte a prueba-- Sus padres claramente no la entrenarían, pues ellos llevan un estilo de vida como el de ella, pero tampoco era algo imposible que ella pudiera cambiar ese estilo de vida si realmente desea hacerlo, después de todo es de mi propia familia, y los Hyūga somos los amos del chakra por naturaleza, que de hecho recordar eso era bastante amargo teniendo en cuenta la ironía que ahora me daba miedo usarlo. El problema es que todo parecía enfocado en "hacerme feliz" y la verdad que se fuerce a eso, aunque adorable que llegue hasta ese punto de preocupación, podría terminar logrando lo contrario, no quería que se presionara a hacer algo que realmente no deseaba.

 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,188
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad


Hikari Hyuga [Lv 1]



- Nee-san no los ha visto. - Susurré algo desilusionada, de forma que prácticamente no pudiese escucharme. Pero recuperé mi ánimo habitual enseguida. - ¡¿Pero eso no significa que no haya no?! - Nee-san había estado fuera de la aldea, pero quizás el mundo era muy grande y ella no lo había visitado todo. - Pero con un peluche no puedo salir de paseo, ni darle de comer, ni jugar con él, ni bañarle. - Me crucé de brazos, e infle los mofletes. - Jo... siempre he querido tener mascota, ya soy mayor para cuidarlos sola. - Intenté acercarme a Izumi, pero ella detuvo mis manos antes de que pudiera dibujar su sonrisa. Aquello me puso aún más triste.

Cuando Izumi me tomó entre sus brazos, tardé un tiempo en controlar mi llanto. - Yo no.... - Dejé que sus brazos me tomaran con fuerza, me sentía segura entre ellos. - Yo no quiero ir a cazar... no quiero matar animalitos. - Hice un puchero, no entendía porque no podía hacer lo que yo quería.

Detuve la mano con la que Izumi me acariciaba el cabello, y me separé de ella. Me limpié las lágrimas con las manos. - Yo no sé porque paso eso. - Recordaba aquello como si hubiera sido ayer, la muerte de mi hermana, pese a que trataba de aparentar lo contrario, era algo que aún no había logrado superar del todo. Ni siquiera entendía porque había pasado eso. La gente mayor era la que moría. - Nee-san. - Me llevé las manos al pecho, si cerraba los ojos, aún podía sentirla dentro. Veía su sonrisa, veía nuestros momentos.

- No quiero cazar, no me gusta pelear, lo detesto, no quiero hacerle daño a nadie , y lo que me gusta, ya no puedo hacerlo. - Me costaba hablar de aquello, sabía que era imposible para mi volver al baile sin ella. Era nuestra pasión, nuestro sueño. Algo que ya no podría hacer. - Pero no quiero que estés triste. - Afirmé, muy convencida de aquello. - No quiero que nadie este triste, ya he pasado por eso... - Mi voz se quebró, me costaba hablar sobre los peores momentos tras la muerte de Asuka. Como Papa, Mama y yo habíamos estado, yo no quería ver a nadie así.

- Yo no pude hacer nada por Nee-san. - Pese a estar hablando sobre aquello, trataba de mantener el brillo en mis ojos, mostrando una convicción férrea sobre ello que trataba de transmitirle. - Ahora Izumi Nee-san no es la de siempre. Yo quiero que sea la de siempre. - Trataría de coger ambas manos con fuerza, mirándola a los ojos. - Quiero aprender a luchar para proteger a Nee-san. Quiero que Nee-san sea feliz. - Me quedé pensativa, no sabía si aquello era una buena razón.

- Papa y mama no se si me dejarían, pero yo quiero estar con Nee-san. - No me importaba esforzarme para conseguir aquello. No tenía porque hacerle daño a nadie.
 

Luna

NUser
Registrado
13 Jul 2020
Mensajes
578
Ubicación
Elior Forest
[Rastreo: x2, 20m. Susurro 5% 20mx0.05 > 1m]


Izumi Hyūga [Lvl 9]
☯ 04 ☯

Debido a mis capacidades de rastreo, al estar a una distancia totalmente personal de ella pude escuchar lo que dijo susurrando sin problemas, y me preocupaba un poco que siguiera mencionando a su hermana hasta en los más pequeños detalles ¿Quizás no lo superó tanto como pensaba?. De cualquier forma ya le dije lo que pensaba al respecto, quizás lo entienda mejor cuando sea mayor. --Hmmm, la verdad no lo sé, con el grupo de caza no solemos irnos demasiado lejos tampoco, pero nunca he visto liebre o conejo con un patrón similar, tampoco he visto uno así en mis viajes de comercio o en el claro que suelo viajar desde pequeña con mi familia-- Dije sincera. Ese lugar era más que nada un lugar de descanso y a mi padre le gustaba ir a pescar ahí, y hacíamos picnics con mis padres, a mi personalmente me gustaba esa pequeña laguna donde cerca cae esa planta con flores, siempre me ha dado paz para cuando quiero alejarme de la civilización y meditar a solas. Lamentablemente también rechazó la oferta que le hice de comprarle un peluche, cosa que me pareció un poco triste, me parecía un lindo regalo --Me parecía un buen obsequio, pero entiendo si no te agrada la idea. Si lo que quieres es una mascota, pues podrías discutirlo con tus padres a ver si te dejan o pueden de alguna forma conseguirte uno, personalmente te recomendaría algo más sencillo de cuidar y convivir, como un gato o un perro-- En mi casa había un gato de la familia que realmente mi madre se encargaba más de él, pero era un buen control de plagas, pues se deshace de ratas y ratones que puedan entrar en la casa. Dudaba que sus padres dejaran que ella tuviera un conejo, y de igual forma eso es algo que deberían decidir ellos, pues es su casa yo no tengo ningún tipo de autoridad en ese criterio.

Que ella admitiera que no quería cazar ni matar animales me hizo cruzar de brazos mirandola fijamente ¿Entonces por qué me pedía esto?, estaba tratando de encontrarle la lógica a todo este asunto y me costaba entenderlo. Que de repente se pusiera a llorar me confundió aún más ¿Habré sido demasiado severa?, bueno quizás sea porque cuando me piden algo así no puedo tomarlo tanto como juego y digo las cosas directamente. Ella volvió a repetir que detestaba pelear, que no quería hacerle daño a nadie. Poco a poco iba entendiendo, o eso pensaba, y era lo que había escuchado cuando hizo ese susurro.

La dejaría terminar de hablar mientras con una mano le di una palmada en la cabeza, para ver si se calmaba, aunque cuando dijo que me quería proteger tuve una mezcla de sentimientos, por un lado me parecía lindo que se preocupara así por mi, por otro lado sentía mi orgullo un poco herido, pues sentía que me veía débil a sus ojos como para necesitar su protección. ¿Podría esto despertar algún tipo de rivalidad a futuro?, tenía ese tipo de relación con otros primos pero me costaba imaginarlo con alguien como Hikari por la dinamica de nuestra relación y sobre todo, la diferencia de edad. Aunque la idea de eso me hizo esbozar una media sonrisa --Tranquila, todo está bien, no tienes por qué desesperarte-- Hice una pausa poniendo ahora uno de mis dedos para pasarlos por debajo de tus ojos por si te quedaba alguna lágrima ahí, para luego darte una pequeña caricia en tus mejillas y soltarte finalmente para mirarte con total seriedad. --Pero debes entender algo: Si quieres seguir el mismo camino que yo vas a tener que luchar, vas a tener que entrenar, vas a tener que usar chakra, el Byakugan, grabatelo bien en la cabeza porque eso es algo que vas a tener que hacer si quieres seguir mis pasos, te guste o no, y si te unes al grupo de caza llegará un punto que deberás cazar alguna presa, minimo deberás lidiar con ellas de alguna forma porque eso es lo que hacemos-- No me quedaba de otra que decirselo directamente, aunque aún no terminaba, si estaba tan decidida y convencida que podría hacerme feliz con esto entonces tenía que dejarle esto claro, pues si no iba a pelear ni entrenar, no solo no iba a poder "protegerme a mi", sino que ni siquiera podría protegerse a ella. Y ya he experimentado por las malas afuera que hay gente ajena a mi clan más fuerte que yo, en más de una ocasión. --Por otro lado, tienes que entender que hay cosas por las que vale la pena luchar, quizás la adrenalina de los combates no te guste, aunque eso es algo que no sabrás hasta que entrenes-- Hice una pausa, ella probablemente no hablaba de peleas de entrenamiento dudaba que fuera eso porque peleas entre rivales de combate era algo más deportivo que ser peleas reales. --En combates serios, luchar por defenderte a ti misma, o defender a quienes amas no debería ser algo negativo, aún si odias recurrir a la violencia a veces es algo que simplemente debes hacer-- Personalmente a mi me gustaban las batallas de por sí, y si alguien viniera con intenciones asesinas a mi propio clan tendría que proteger a mi clan y erradicar a la amenaza para que los Hyūga estén a salvo, pero lamentablemente sigo siendo demasiado débil, no sé si realmente serviría de algo en caso de un posible ataque.

Por suerte mi clan es poderoso y los más altos rangos son invencibles, lo único que seguía temiendo es que sucediera un ataque de tantas personas como ocurrió en Kiyobuchi. Si Hikari no disfrutaba de las batallas y quería seguir mi camino, o entrenar tendría que dar su aporte si algo pasara, sobre todo si habla en serio con eso de que me quiere proteger. --Los animales los matamos para usar su carne, sus pieles son usadas en diversas cosas, eso sustenta nuestra supervivencia y mejora nuestra economía, es muy importante-- Eramos una villa pequeña y todos dependíamos de todos, la cacería en un territorio tan silvestre como en el que vivíamos era algo que nos proporcionaba buenos suministros --Ese delicioso cerdo que sirven en tu caldo de ramen alguna vez fue un animal vivo, ya sea de una granja o un jabalí que fue cazado. No matamos animales por crueldad o diversión, lo hacemos por necesidad, es el ciclo de la vida-- Quizás era muy cruel ponerlo así, pero ya es una adolescente en desarrollo tiene trece años, no cinco, no debía tratarla como una bebé, sobre todo si se va a meter a este mundo, tiene que entender mejor como funcionan las cosas. --Entonces, Hikari-chan ¿Qué dices? ¿Seguirás mi camino?, si tanto insistes con salir y vivir mis... aventuras entonces deberás hacer todo eso, no tienes otra opción-- Por más directo que fuera no podría unirse al grupo de caza o salir si se rehusaba totalmente a entrenar, no tenía sentido ya que nuestra gente no es tanto de salir de la villa a menos que realmente haga falta, y si nos vamos por ocio, solemos ser generalmente personas que tenemos entrenamiento como para poder defendernos solos, mientras que otras personas quizás necesiten estar acompañados, pero ella se supone que me quiere proteger a mi ¿Cómo me protegería ella a mi si yo soy fuera guardaespaldas?. Yo sola no me pude defender contra aquel deforme, si ella se encontrara con alguien así ¿Qué haría al respecto?, tiene que entrenar y hacerse fuerte si eso es lo que realmente quiere, porque si sigue insistiendo con la contradicción que no quiere pero que al mismo tiempo quiere hacer lo que yo hago entonces solo terminaría siendo un capricho demasiado extraño.

No mencionaría nada directamente sobre lo que dijo de protegerme aún solo porque quería ver la respuesta, quería ver si podía ponerse en serio para esto y tomar la decisión. Si tanto quería seguir mis pasos entonces tendrá que tener la voluntad para aprender todo lo que dije.

 
Última edición:

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,188
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad


Hikari Hyuga [Lv 1]



Me quedé pensativa ante las palabras de Nee-san, realmente quería un conejito eran la mejor mascota del mundo, no entendía porque no confiaba en que pudiese cuidar a uno. No era tan difícil, solo tenía que darle de comer y bañarlo. Sacudía la cabeza, alejando esos pensamientos negativos de mi. Si ella lo decía era por algo, siempre se preocupaba por mi. - A mama no le gustan los gatos, sueltan mucho pelo. - De modo que solo quedaba la opción de un perrito, aunque tampoco era algo que me volviese loca, yo quería un conejito.

- Te has reído. - Dije tímidamente. Con ese simple gesto, me transmitió su felicidad. Verla así, era todo lo que quería. Yo también sonreí mientras terminaba por secar mis lágrimas.

Izumi me explicó en profundidad todo lo que ella hacía, al menos más de lo que me había contado hasta el momento. Sabía que salía de viaje con otras personas del clan, y que exploraban los alrededores. - Supongo que para comer... - Realmente me gustaba la carne, y tenía que salir de algún animal vivo. No tenía tampoco una imagen formada sobre como cazaban. - ¿Ellos sufren?. - Pregunté. Entendía que debían morir para alimentarnos. Otros animales hacían lo mismo. Pero nunca había visto a nadie cazar, no sabía que les hacían. Mi mente estaba echa un lío.

- Si le digo a papa y mama que quiero ir fuera...... - No estaba para nada segura de aquella afirmación, pero por el momento no quería hablar con ellos. No hasta estar segura de poder hacerlo. No quería asustarles para nada, y si al final no estaba preparada. No quería ni pensar en aquello. - No quiero preocuparles. ¿Y si luego no soy capaz de aprender? Quiero esperar a estar lista. - Apreté los puños con convicción. Si quería estar con ella, tenía que hacer muchas cosas que no quería. No podía empezar con dudas.

- Nee-san, ¿alguna vez has peleado con alguien?.
- Pregunté con una mezcla de miedo y duda. Que hiciese tanto hincapié en el entrenamiento, me ponía nerviosa. Nunca me había peleado con nadie, ni cuando era más pequeña con los otros niños. - Osea... en... - Sacudí las manos en un gesto negativo, muchas veces. - ¿Entrenaremos juntas?. - Pregunté con un brillo especial en mis ojos, tratando de que olvidase mi última pregunta. Si entrenaba con ella, sería más un juego.
 

Luna

NUser
Registrado
13 Jul 2020
Mensajes
578
Ubicación
Elior Forest


Izumi Hyūga [Lvl 9]
☯ 05 ☯

Me encogí de hombros cuando dijo lo de los gatos, no sabía que más sugerirle, no quería el peluche, y lo del conejo y demás era a fin de cuentas algo que yo no tenía autoridad de decidir en su residencia.

Era en cierta forma curioso que dijera que me reí cuando solo había esbozado una media sonrisa de orgullo, pero supongo que es su forma de entender las cosas. Lo que si llegó a sorprenderme fue cuando ella empezó a entender lo que decía, por lo cual simplemente asentí, era bastante obvio, pues me parecía raro si no había entendido esto en los años literales que estuve explicandole lo que hacía, desde que murió su hermana que le cuento mis historias con el grupo de caza, a veces lo hago durante mis tiempos libres, trataba de no ser muy gráfica, pero obvio que tenía que saber que un cazador, pues caza. Y si no me había entendido, me hacía preguntarme qué era lo que hacía que me admirara tanto, o que pensaría cuando yo le contaba mis historias ¿Me prestaba atención?, la caza está al cien por ciento relacionada con atrapar o matar animales, con el uso de su carne y sus pieles. --Si eliminas a tus objetivos con el Jūken, es menos probable que sientan tanto dolor, pues los destruyes desde el interior, y el Jūken les puede dar una muerte rápida-- Era una forma de atacarlos sin dañar sus tejidos exteriores, bastante útil la verdad, no solo porque evitaría lastimaduras, sino por lo preciso y efectivo que podía llegar a ser, a veces podíamos llegar a usar herramientas convencionales para atrapar a nuestras presas, pero para quitarles la vida el Jūken siempre era lo mejor, el chakra era sin duda algo muy útil.

Cuando empezó a dudar de ella misma entrecerré los ojos, primero dijo que no quería preocuparle a sus padres, luego empezó a preocuparse de si no era capaz de aprender, para decir que quería esperar... eso me dio un sentimiento amargo e incomprensible porque a mi esto me parecía una petición seria, y sentía que se lo estaba tomando como si fuera un juego. --Hace un par de minutos estabas pidiendome que querías venir, y vivir mis... aventuras ¿Y ahora dices que quieres esperar?, esto es algo serio, Hikari-chan, es un oficio, no es un juego, entiende eso, necesitas determinación y seguridad en lo que quieres, yo ya te dije lo que debes hacer para seguir el mismo camino que yo-- Quería una respuesta clara, quería algo más determinante. Ni siquiera yo con la maldita y asquerosa maldición que me acompaña he dejado de usar realmente chakra, no he dejado de intentar ser lo que quiero ser, ni dejar de hacer lo que quiero hacer, yo quiero respuestas, encontrar soluciones, pero lo de ella me estaba resultando algo infantil, incluso para alguien de su edad. Si era algo que surgía dentro de un rato lo entendía ¿Pero acaso todo ese lloriqueo fue solo un capricho?, si era así tal vez ella necesitaba dormir, pues debía estar recordando a su difunta hermana. --Si quieres esperar, entonces hazlo si quieres, y hablame cuando te sientas lista, o alternativamente puedes ir directamente con algún superior del clan para que te guíe y te enseñe las artes de nuestro clan, o ir a la Sala de los Cazadores para que te pongan a prueba-- Eso era una opción, después de todo yo era una persona del grupo de los novatos, yo no iba a enseñarle nada de esas cosas, en tal caso sería su senpai, no su sensei, yo no estaba capacitada para enseñar realmente, por más capacidad que pueda mostrar. Sobre todo con mi problema de chakra ¿Qué le voy a enseñar, a que vea como activo el Byakugan mientras me da un ataque de pánico?, considerando su personalidad, si llegara a ver eso seguramente estaría aterrorizada.

Que me preguntara si había peleado con alguien me hizo fruncir el ceño --Me sorprende que me estés preguntando todo esto, hasta me hace dudar qué crees que son mis aventuras o si me prestas realmente atención, porque esto que me preguntas, es casi como si no supieras nada de mi-- Y yo era demasiado abierta con el clan, todos los que me conocían un poco sabían que amo pelear, que amo combatir, que amo hacerme más fuerte, no era ningún secreto ¿Quizás tenía problemas de memoria, o era lo que decía, que no me prestaba atención?, si era así eso me hacía dudar más de qué pensaba que eran mis aventuras. --Pero sí, peleo con algunos primos nuestros, competimos, nos molemos a golpes y vemos quien es el mejor, es algo así como una rivalidad sana por ver quien llega a ser el más fuerte, así que por supuesto que he peleado ¿Qué clase de pregunta es esa?-- Luego ella llegó a decirme si entrenaríamos juntas, por lo que finalmente asentí, al fin algo que tenía más logica, quizás lo otro era una falta de memoria temporal debido a su depresión repentina por la muerte de su hermana --Claro, sería un gusto ayudarte a entrenar, podría mostrarte algunas poses de como peleamos, o ver si aguantas simples golpes antes de ir con algún superior a que te enseñe como tal las artes del clan, cuando aprendas mejor esas cosas y tengas el Byakugan podrías ir a que te prueben al grupo de caza-- Comenté sin más, esperando a ver tu respuesta, esperando a ver si ahora se te ordenaban mejor las ideas, pues muchas cosas que habías dicho o preguntado realmente me habían confundido.​

 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,188
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad


Hikari Hyuga [Lv 1]



Me quedé en silencio escuchando como relataba la forma de cazar. Para mí, era una especie de heroína, gracias a ella y otros miembros del clan, teníamos ropa y cosas para comer. Pero aún así su explicación no terminó por convencerme del todo. ¿Y si fallan un golpe y el pobre animalito quedaba herido? O incluso peor, ¿y si escapaba herido? Quizás aquella podía ser una forma de ayudar. Asentí ante su explicación, aunque sin estar demasiado convencida.

Mis ojos fueron perdiendo su brillo, y mi rostro cambió su expresión. Izumi parecía molesta por mi forma de entender las cosas, y aquello me ponía realmente triste, pese a que trataba de ocultarlo. Mi expresión se volvió más neutral, aunque seguía forzando un tenue sonrisa. - Ya se que no es un juego. - Respondí molesta, mientras movía mis manos nerviosa sin apartar la vista del suelo. Sabía diferenciar los juegos de lo que no lo eran, no era tan tonta. - Yo... estoy lista. - Realmente no lo estaba, mi tono era débil, mostraba duda y no tenía convicción. Pero, dudaba que por mucho que pasara el tiempo, estuviera lista para ello. - Estoy nerviosa. - Era cierto, estaba tratando de iniciar un cambio muy importante en mi vida.

- No quiero que mama y papa se enteren. - Sabía que aquello tenía poco sentido, y que terminarían por enterarse. Nunca les había ocultado nada, aquello era como mentirles. - Ellos... no se si estarían de acuerdo. -No sabía como explicarle aquello a Nee-san, realmente nunca habíamos tenido un tema así, ni siquiera similar. Todo podían ser imaginaciones mías. Dejé aquella incógnita en el aire, realmente no sabía que hacer.

Cuando Nee-san me reprochó sobre hacerle caso, elevé la voz. - ¡No!. - Me llevé las manos a la boca, no quería gritar. - Lo siento. - Dije muy avergonzada. Incluso me había puesto colorada. ¡Claro que la escuchaba! Sabía que peleaba contra otras personas del clan, entrenaba con ellos. No me había explicado bien, realmente no quería conocer la respuesta a aquello. Saber si ella alguna vez... no. Debía alejar ese pensamiento de mi mente, Nee-san nunca haría algo así de cruel.

Tomé aire, aquello me estaba resultando muy complicado. Yo solo quería ayudarla, y tenía la sensación de que estaba haciendo todo lo contrario. - ¿Byakugan? . - Repetí para mi misma, no sabía si tenía esa habilidad, o si sabía usarlo. Era normal en el clan despertar aquel Doujutsu, quizás aquella vez... no podía saberlo. - Nee-san, ¿que pasó la primera vez que lo usaste? ¿ Que sentiste?. - Si quería saber si alguna vez había usado esa habilidad, debía entender que se sentía.
 
Arriba