[Evento B] Nueva Sangre

JimmyMcNulty

Moderador
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,533
Ubicación
Una cabaña de madera
Nombre del Evento: Nueva Sangre
Usuarios Implicados: Martinilimon y Dany6x6x
Personajes Implicados: Asuka y Black Hyūga
NPCs Implicados: Si
Temática: Un dojo en la aldea necesita un sensei para un par de clases [ Asuka sera la sensei] tendríamos Npcs sin importancia, estudiantes sin graduación que vendrían para aprender técnicas básicas. Black [ Dany] vendría a la clase, dando así la posibilidad de interactuar y desarrollar alguna técnica.
Objetivo: Entrenamiento de Dany
Tipo de Evento: B.
Podéis usar npcs, de hecho no me importa que hagas alguna pelea contra ellos si es para mostrar los frutos del entrenamiento y demás. Le da vistosidad al evento.

Disfrutad @martinilimon on @Dany_6x6x
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Era un sábado atípico para mí, pues por primera vez en bastante tiempo no tendría el día libre, sin embargo no era una misión propiamente dicha lo que ocuparía mi día. Me habían avisado el día anterior sobre la ausencia de uno de los preparadores en el dojo colindante a la academia. Y, al parecer, mi demostración de fuerza en el torneo, así como mi intención mostrada por enseñar a otras personas, me habían brindado una oportunidad. Aunque sería una oportunidad complicada.

- Será mejor que me prepare, tengo que llegar temprano. - Si bien conocía el lugar, sería la primera que asistiría allí como maestra. Me puse la camiseta blanca de manga corta, y un pantalón corto de color negro. - Bien, allá voy. - Salí decidida.

La clase sería la última de la mañana, de una hora de duración, y aunque no empezaba hasta las 12, yo llegué allí 30 minutos antes. En la puerta, una señora, muy amable, me recibió. - Vienes a sustituir al señor Mashiro, ¿cierto?. - Asentí. Ella me acompañó al interior, mostrándome las instalaciones que utilizaría.

Se trataba de una habitación, de unos 40 metros de largo por otros 30 de ancho. No era muy grande, pero solía ser utilizada para iniciación, y no había mucha gente. El suelo era blando, y obligaban a quitarse los zapatos y dejarlos en una esquina si se quería entrar allí. No había muñecos de entrenamiento, o pesas. Pero si una pizarra, suponía que allí se escribían los conceptos básicos. Disponía de una estantería junto a ella, donde había protecciones para los alumnos, y material de primeros auxilios. " Espero no tener que utilizarlo ". - Fui lo primero que me vino a la mente, pues mis conocimientos médicos se reducían a poner hielo y vendar.

- No deberías tener problemas con tu clase. - La mujer parecía notar mi nerviosismo. - Viene un grupo de 6 niños de la academia, tienen entre 11 y 12 años. - Enseñar a los niños era algo que me gustaría hacer en un futuro.- No obstante, puede venir gente de fuera, la sala tiene espacio para 10 personas, sin contar al profesor. Si vienen más tendrás que negarles el acceso, pero es sábado, no te preocupes. Si tienes cualquier problema, avísame. Suerte. - Tras la explicación se marchó.

Faltaban apenas 5 minutos para las 12, cuando los ruidos de pasos se apoderaron del pasillo. Poco a poco los niños y niñas fueron entrando, algunos se pararon en la puerta, observándome, pero sin decir nada se quitaron los zapatos y se sentaron en el tatami, mirándome fijamente; algo que me ponía nerviosa. Esperé hasta la hora designada, antes de dar una pequeña charla, si alguien llegaba rezagado, le señalaría un lugar para sentarse, luego le explicaría las cosas que se hubiera podido perder.

- Buenos días chicos. Mi nombre es Asuka, y hoy seré la sustituta de Mashiro-sensei. - Me presenté formalmente, pero antes de seguir, todos dijeron al unísono. - ¡Buenos días, Asuka-sensei.! - No esperaba aquello, era la primera vez que alguien se refería a mi de esa forma. - Me han dicho que estáis en segundo, así que debéis tener ya unas nociones básicas. Me gustaría tener una clase dinámica, así que tendremos poca teoría, pero antes me gustaría conocer el nombre de todos. ¿Podríais contarme un poco sobre vuestro nivel al mismo tiempo? De izquierda a derecha, por favor. - No sabía si aquello funcionaría, pero el primero de los chicos de puso en pie.

- Mi... mi... Sakumo. - El joven de pelo negro, bastante nervioso, le costaba expresarse. Me acerqué a él. - Es un nombre muy bonito, ¿Dónde te hiciste eso? . - Señalé el parche que tenía en su moflete, pero el otro e los chicos interrumpió. - Se cayó ayer, es muy torpe. - Le lancé una mirada, un tanto agresiva al niño. - Es su turno para presentarse, luego iremos contigo. - No quería sonar muy autoritaria, pero no me gustaba que menospreciaran a alguien por sus capacidades, cada uno era único a su manera. - Luego trabajaremos un poco la resistencia. - Me puse de pie, y la siguiente chica se presentó.

- Yo me llamo Luna. - La chica del lazo verde se presentó. - Y soy la más fuerte de todos. - Estaba claro, que la timidez no iba con ella, aunque agradecía su vitalidad y entusiasmo, pero nuevamente el otro chico interrumpió. - ¿Tu? Siempre que peleamos te gano, pardilla. - Empezaba a ver que no todo era tan bonito como me lo habían presentado. Volví a intervenir. - Es la segunda vez que interrumpes, la siguiente vas fuera de clase. - Atajé el problema.

La siguiente chica, fue mucho más modesta. Con dos coletas de lazos rojos se presentó con el nombre Yuna. - Yo soy ágil, pero no se me da bien golpear. - Me sentía identificada con ella, pues en mis comienzos me pasaba lo mismo. - Bueno, entonces mejoraremos ese punto.

- Vaya, te toca.
- Le tocaba el turno al chico que llevaba toda la clase entrometiéndose. - Yo me llamo Son. - Se puso de pie, con aire de superioridad mientras se señalaba así mismo en el pecho. - Y soy el único que de verdad se puede llamar ninja. Se hacer una técnica de verdad, ellos solo dan golpes. - Me sorprendía que pudiera realizar una técnica completa, quizás solo alardeaba. - Bueno, pues cuando todos terminen de presentarse, tendrás la oportunidad de enseñarme esa técnica. - Toda la clase se sorprendió. Y fue la última de las chicas, aquella que faltaba por presentarse, la que intervino.

- Sensei, no nos dejan pegar. - No entendía aquello, era un dojo. - Perdona cielo, ¿tu nombre?. - Le pregunté a la chica de pelo corto castaño de nombre Akane. - Bueno, quiero hacer una clase diferente, además, yo controlaré los golpes. - Saqué mi cinta para el pelo de uno de los bolsillos, y me hice una coleta, era el momento de empezar.
















FDI: Me he alargado un poquito, pero quiero hacer algo un poco más con contenido, y me han dado permiso para usar npcs. Así que, gracias masters. Dany, eres libre de interpretar cuando llegas, puedes ser el primero, el ultimo, tarde etc. Pero si llegas tarde, no interpretes que conoces los nombres de los chicos y tal, osea ya sabemos como funciona esto, a rolear leches.
 

Dany_6x6x

NUser
Registrado
5 Abr 2017
Mensajes
3,203
Ubicación
Atras de ti
Mi despertador no sonó y eso causo que me levantara tarde. - ¡Carajos! - Exclame con sorpresa y algo asustado no era de los tipos que llegaban tarde pero hoy no era ese día, por más que me apure no iba a poder hacer nada para no llegar tarde. - Creo que hoy no es mi día. - Ya inicié mal el día, pero bueno de peores situaciones me he encontrado.

No quedo nada más que ir con mucho apuro. - Buenas, lamento la demora. - Dije a cualquiera que me encontrara en el camino al dojo en donde tenía la idea de practicar alguna técnica con algún shinobi de alto tango, ya que mi idea era superar a los más fuertes. - Mi nombre es Black Hyuga y soy un gennin que aspira ser el más fuerte de toda la historia. - Dije sonriendo a lo que parecía ser una hermosa jovencita de cabello largo, lo cual con lo poco que pude escucharle se trataba de la persona encargada del entrenamiento de hoy.

No era de entrenar con otras personas ya que siempre tenía a mi tío para eso y de pronto este lleva tiempo si aparecer, lo cual no me quedo otra que buscar que alguien más me entrenara. Claro que es algo comentario, algo pasajero ya que el mejor maestro que podría existir era mi tío. - Bueno mi motivo de visita es que vengo por un par de clases para perfeccionar mi estilo de pelea cuerpo a cuerpo. - Con esto termine y espere cualquier comentario ya sea bueno o malo proveniente de aquella señorita de cabellera larga, lo cual no sabía su nombre y peor aún de aquellos otros niños que se encontraban en la misma situación que yo.

-Así que estoy aquí en busca de alguien con quien pueda entrar en un combate cuerpo a cuerpo. - Esperaba la repuesta de alguno, pero la única persona que me podría ayudar era aquella chica de cabellera larga y cuerpo esbelto ya que suponía que estaba al mando de todo esto.



Características
Polivalencia
](Único)
Dominio del chakra: Sobresaliente
Dohijutsu: Sobresaliente
Taijutsu: Sobresaliente
Velocidad: Sobresaliente
Reflejos: Medio
Determinación: Medio
Tanque de chakra: Medio
Fuerza: Medio
Resistencia: Medio
Aura de chakra: Iniciado
Objetos útiles: Iniciado
Percepción: Iniciado
Carisma: Iniciado
-------------------------------------------------------------------------------------
Objetos Únicos
-------------------------------------------------------------------------------------
Conocimientos
-------------------------------------------------------------------------------------
Misiones/Encargos Superados con Éxito:
Misiones / Encargos Superados con Fracaso:
Mejor Valoración Interpretativa:
%
Peor Valoración Interpretativa: %
Puntos Disponibles: 20
Puntos invertidos: 393
Hueco para objetos únicos: 0/3
 
Última edición:

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Se habían terminado las presentaciones, y estaba colocando a los chicos en el tatami con cierta distancia, creando una fila. - Vale, poneros uno detrás de otro. - Al decir aquello, Luna se colocó la primera, pero Son la empujó tratando así de quitarle el sitio. - ¡Yo primero!. - El resto de los chicos mantuvo la compostura, pero Luna se volvió hacia él, dispuesta a pegarle. - No tengáis tanta prisa. - Me había interpuesto entre ellos, por fortuna, mi nivel era muy superior al de aquellos niños y podía controlarles a placer.

En medio de aquella escena, se presentó un chico nuevo. A primera vista se podía ver que era mucho mayor que el resto, incluso podía ser algunos años mayor que yo. Saludó amablemente al llegar. - Hola, buenos días. - Le devolví el saludo. Solté a los chicos, y les advertí con la mirada que no hiciesen nada mientras me acercaba al nuevo, el cual dijo su nombre además de las intenciones, pero lo más sorprendente fue su rango.

- Encantada, Black- kun. - Le sonreí amistosa. - Mi nombre es Asuka, y soy la encargada de la clase. - Señalé al resto de niños, esperando que así pillara la indirecta, sin embargo, le ayudé un poco con eso. - Es una clase de Taijutsu de iniciación. Todo lo que se hace aquí, es repasar conceptos de la academia y poco más. No estoy segura de si es lo que necesitas. - Realmente él, a su manera, tenía el mismo rango que yo. Darle clases me parecía prepotente por mi parte, pero la única norma que me habían dado era sobre la cantidad de personas en la sala; si quería invertir su tiempo allí, yo no me opondría.

- Bueno, únete, veamos el nivel medio de la clase y luego desarrollare un método de entrenamiento adaptado. - Lo invité a colocarse en la fila, su altura sobresalía por encima del resto, incluso de mi. Terminó al lado de Yuna, quien se puso algo colorada, y no le quitaba la vista de encima. Quizás aquello le incomodaría al nuevo, pero no me metería en eso. Sakumo se puso a su espalda, tratando así de ser más invisible para todos y Akane le dió conversación. - ¿Cómo te hiciste eso en el ojo? - Señaló tu cicatriz. - ¿Has cumplido ya alguna misión? ¿Has matado a alguien? . - La chica era una maquina de hacer preguntas, pero yo estaba ya centrada en la clase.

- Luna, eres la primera. - Hubo quejas por parte de Son, pero le ignoré. - Has dicho que eras la más fuerte, golpéame en la palma, con todas tus fuerzas. - Extendí el brazo, y ella se lanzó a golpear. No lo hizo bien, no aprovechaba su cuerpo, el impulso de su cuerpo, solo golpeaba con el brazo, como tal su golpe no tenía fuerza. - ¡jajajaja, ni se ha movido! - Son se burló de ella. Y pude ver como Luna se enfada por segundos. - Tu golpe ha sido bueno, tienes potencial, te diré como aplicar más fuerza y saldrás de esta clase mucho más preparada. - Su cabreó desapareció, y solo desvió la cabeza para sacarle la lengua a Son.

- Son, te toca. - Mandé a Luna a un lateral mientras me preparaba. - Enséñame esa técnica que dominas. - El chico simplemente se plantó a unos 3 metros de mi, y flexionó las rodillas. -¡Konoha reppu!. - Hizo un giro de media luna con sus piernas en una patada a la altura de mis tobillos, conocía esa técnica, era la versión más básica del Konoha Senpu, una técnica de iniciación al taijutsu, pero estaba mal ejecutada. Moví dos centímetros la pierna derecha hacia atrás, y su pie golpeó contra el suelo, perdiendo el equilibrio ante la risa de Luna y el asombro del resto de la clase. - La sensei es impresionante. - Se podía escuchar al fondo, por parte de Akane y Yuna. - La técnica no esta mal, pero te falta control y equilibrio. Piensas tanto en hacer daño, que no te das cuenta de lo que te haces a ti. - Le ofrecí la mano para ayudar a levantarse.- Puedo solo. - Y así fue, no se había hecho nada, o lo disimulaba muy bien. - Mejoraremos eso, en un par de días dominaras la técnica.

Black, quien parecía agobiado por las chicas, se mantenía en su posición, decidí darle una oportunidad. - Vamos a dar la oportunidad al nuevo de enseñar lo que puede hacer un genin. Black, ¿quieres probar?. - Le permití así que pasase por delante de los chicos restantes y mostrase un poco a la clase lo que podía hacer. - Intenta darme un golpe, o realizar alguna técnica que implique el Taijutsu. Yo la detendré y lanzaré un contraataque. - Cuando estés listo. - Le indiqué que podía comenzar a placer.
 

Dany_6x6x

NUser
Registrado
5 Abr 2017
Mensajes
3,203
Ubicación
Atras de ti
Al parecer me encontré con una clase de puros iniciales, algunos tenían talento, otros no tanto. -Bueno, señorita Asuka no tengo problema, ya que me enseñaron que todo entrenamiento es bueno para mejorar. - Dije con vos firme y entusiasta.

comenzó la práctica y de uno en uno iban mostrando sus habilidades. - Como era de esperarse alguno son buenos y otros no tanto. - Claro que solo era cuestión de entrenar hasta que perfecciones la técnica eso era algo que me enseño mi tío, el que persevera y se esfuerza al máximo lo logra. - Que buenos alumnos tienes señorita Asuka. -Aplaudiendo las habilidades de cada uno de los que había salido, pero ahora aquella dama pedía mi participación.

-No tengo problema en mostrar mi estilo de pelea, aunque es diferente al de algunos ya que no es Taijutsu convencional. - Velozmente acumule chakra en mis venas oculares para dar inicio a la activación de mi Byakugan, con ello también mande un fuerte flujo de chakra en las yemas de mis dedos de la mano izquierda para comenzar con el espectáculo.

Ya acumulado el chakra en mis yemas no espere mucho y me acerque a ella con mucha cautela, observando sus movimientos no quería ninguna sorpresa. - Aquí voy. - Ahora solo era cuestión de segundos para lanzar mi veloz ataque el primer golpe solo lance mi mano izquierda como una especie de puñal para así poder darle a los puntos de chakra, el segundo golpe al regresar la mano solo atacaría con mi palma para tratar de impulsar a mi oponente y con eso terminaría el ataque esperando no causar ningún daño a la señorita Asuka.

Byakugan:
(Reqs. Dominio del Chakra [Iniciado], Dōhijutsu [Iniciado], Chakra Abrumador [Iniciado-Medio]): Una técnica ocular característica y exclusiva de los Hyuuga. Es un doujutsu muy versátil, entre sus habilidades existe:

Jūken (Req. Dominio del Chakra [Iniciado], Maestría en Taijutsu [Iniciado]): Una técnica que usa Chakra para golpear los conductos internos del enemigo dañándolos enormemente incluso aunque los golpes sean suaves y dados principalmente con las palmas abiertas.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
El interés mostrado por Akane respecto al joven Hyuga, desapareció tan pronto como este le ignoró. Se cruzó de brazos y se pegó más a Yuna, mientras observaba el desenlace de los enfrentamientos previos. Llegado el turno de su lucha, el tímido Sakumo que había permanecido a la sombra de este, se desplazó, quedando oculto entre las chicas. Parecía estar buscando librarse de mostrar su poder, pero a todos les llegaría su turno.

- Ah, esto...
- Me puse algo nerviosa ante su afirmación. - No soy su maestra, estoy de sustituta. Digamos que aún no soy lo bastante buena para llevar una clase yo sola. - Y aquella muestra de humildad, era quedarse bastante corta. Por fortuna, tenía las enseñanzas de Sakura-Sama, y algo podía utilizar de todo ello. - Atácame como te sea más cómodo. - Entendí a que se refería con poco tradicional, pero él no sabía que mi mejor amiga era Hyuga. Su estilo no me pillaba para nada por sorpresa.

Pero si que lo hizo. Su velocidad, así como su control sobre el cuerpo, no tenían nada que envidiar al mío. " ¿Quién es este chico? ". - Jamás había oido hablar de él. Extendió su brazo para golpearme, pero yo era más ágil. Un paso atrás, un pequeño giro de cadera, sus golpes pasaban sin conectar en mi cuerpo. " Es rápido, pero no tiene experiencia " . - No era capaz de anticiparse a mis movimientos, y aunque podía igualar mi velocidad, necesitaba pensar mucho antes de dar el golpe, mientras que yo hacía todo de forma mucho más natural, casi como una bailarina. - ¡La sensei es genial!. - Akane, me animaba, más por estar enfada con Black.

- Suficiente. - Levanté mi mano para que se detuviera. No tenía intención de darle un golpe, al menos no hasta tener a todos los estudiantes practicando sus puntos débiles. - Veamos... - Me quedé pensativa, no sabía muy bien como explicar aquello. - No estoy segura de poder enseñarte lo que te falta, al menos no con palabras. - Sabía lo que le faltaba, era una apuesta arriesgada, pero debía buscar la respuesta por sí mismo. - Ayuda a Son con el Konoha Reppu. - Aquello no le hizo mucha gracia al pequeño. - ¡Eh!. Tu eres mejor que este tío, no ha podido ni tocarte, contigo aprenderé más deprisa. - Quizás eso, molestase a Black. - Tengo que evaluar a los que faltan, te quedarás mirando nada.

El chico accedió, tampoco le quedaba otra opción. Quedando ellos dos un poco más apartados. - Tenlo ocupado mientras termino con ellos, y te diré como mejorar. Porfa. - Añadí un poco infantil, perdiendo quizás la autoridad como maestra que estaba manteniendo hasta el momento. - Oye, no me enseñes el konoha Reppu, eso lo puedo aprender yo solo. Enséñame como te mueves tan rápido, casi no podía seguirte con los ojos. Y tus ojos son raros. Mi tío tenía los ojos blancos también, mi padre cree que soy tonto y me contaba historias, pero yo se que se drogaba, ¿tu también?. - El chico solo se cayaría si empezabas a enseñarle algo. Si mirabas donde las chicas y Sakumo, verías movimientos torpes y muy pausados. Y apenas escucharías palabras sueltas.



FDI: Te esquivo con reflejos, ya que tengo sobre y tu medio, aunque la velocidad también cuenta y tenemos la misma, pero en este tema lo dejaremos así.

Y otra cosa, que yo pregunté hace unos meses y es importante saber, lo he plasmado en este pensamiento [¿Quién es este chico? ] Aquí también esta la reputación. [Vaya por dios xD] http://narutouchiha.com/temas/actualizaciones-y-novedades.1545/page-3#post-680518

En ese tema explican los % y como afecta cada cosa. Tu tienes un 2%, te conocen tus padres y eso si no beben demasiado, yo en cambio tengo un 31%, soy bastante conocida en la villa. Te digo esto, para cuando vayas a temas con gente, porque parece una tonteria pero igual tienes a kakashi delante y te clavas un: ¿Quien leches es este random? Y eso jode la puntuación luego xD
 

Dany_6x6x

NUser
Registrado
5 Abr 2017
Mensajes
3,203
Ubicación
Atras de ti
No había hecho caso a los comentarios de aquellos niños que se encontraban también en la práctica, pero era algo natural en mi pero que mi tío siempre ha criticado. - Bueno no tengo problema alguno en esperar. - Por ahora tomaría asiento en algún lugar para observar el entrenamiento de estos niños.

-Que niño para más problemático. - A su edad que niño no se mandaba su rabieta.

Notaba como ella tenía el mando, pero en un momento su tono bajo dándole un toque infantil, cosa que no quedaría bien ante aquel niño que no aceptaba su autoridad. - Vamos chico has caso y solo práctica. La paciencia lo es todo en el arte marcial. - Dije sonriendo, quizás mi comentario serio tomado a mal por aquel niño, algo que no me importaba.

Desactive mi Byakugan y me puse a pensar en dos cosas. - ¿Sera que aprendo algo aquí hoy? - Era esa mi primera duda, por ahora el tiempo lo dirá. - Cuando será que me vuelva más fuerte. - Esta era la segunda y los pocos que me conocían, sabían que mi obsesión por el poder era nada más para demostrar a mi padre que era digno de su respeto y que podría llevar con orgullo el apellido Hyuga.

FDI: no lo sabia lo tendre en cuenta porque me parece algo interesante.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
El tiempo pasaba en la clase, y mientras yo hacía progresos con los otros niños, el grupo restante parecía estar estancado, y lo que era peor, aburrido. El genin, no actuaba como tal, solo parecía estar centrado en sus cosas, alguien egoísta. - Eres patético. - Son, quien no tenía fama de amigable, se había cansado de esperar. Di varias palmadas para llamar la atención de todos.

- En circulo. - Ordené a la clase, quedándome en el centro de todos. Uno a uno los chicos se posicionaron, para que después les mandase a descansar. - Vamos a parar 5 minutos para beber agua y cargar pilas. - Algunos se quejaron por aquella decisión, mientras que otros aprovecharon aquello para salir escopetados. Sabía que lo mío era solo una sustitución, y que la clase no sería mía, pero quería hacer algo con cada uno de ellos. Debía encontrar el equilibrio de todos, y poder dirigir la clase si pretendía ser una buena maestra.

- Tu no. - Llamé al Hyuga, ofreciendo que se sentara. Yo hice lo propio, de modo que fuera una conversación informal. En lugar de un sermón.

- La verdad no se muy bien como relacionarme contigo. Aunque soy la profesora, eres mayor que yo, y tenemos el mismo rango ante la villa. Así que no me veo dándote un sermón. - Empecé la conversación. - Sabes, entiendo que te aburra entrenar con niños, que claramente, no están a tu nivel. Pero incluso de ellos, se pueden aprender cosas. - Me dejé caer levemente atrás, apoyando las palmas de las manos en el suelo, mirando al techo. Hubiera sido más bonito en la calle. - No todo el mundo tiene madera de profesor, ni siquiera se si yo soy buena para esto. Pero debes escuchar a todo el mundo. He visto que ignorabas a Son. - Le reproché su actitud. - La verdad, tampoco me cae muy bien ese niño. Pero los adultos somos nosotros. - Considerarme adulta, era cuanto menos pretencioso, quizás madura.

- Es la primera vez que soy la maestra, siempre he sido alumna. - Le contenté un poco sobre mi vida. - He recibido ayuda de mucha gente, especialmente de una Kunoichi a la que le debo mucho. Pero, toda esa gente era mejor que yo. ¿ Que pasaría si ellos hubieran tenido la actitud que tu tienes? Quieres aprender de gente fuerte, si ellos pensaran que desperdician su tiempo enseñándote, nunca avanzarías. - Me puse de pie. - Creo que ya te he dado mucho la vara. Ve a beber agua, y seguiremos. Los chicos estarán a punto de llegar.
 

JimmyMcNulty

Moderador
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,533
Ubicación
Una cabaña de madera
Entro yo con mi personaje a asistir a las clases de Asuka-sensei

Sentía curiosidad. Tras varios días de puro aburrimiento donde no estaba haciendo, prácticamente, nada, decidí escaquearme de mi piso y deambular por la villa en búsqueda de cosas interesantes. En esas me encontré con la loca que reventó el tatami allá en el torneo de Garasugakure. Asuka. Era bien conocida ya en la villa, sobre todo por el torneo. Me resultó gracioso: a mí me conocían, pero no tanto. Cosas de no haber llegado a la final por culpa de una sensei demasiado poderosa.

Igual, estaba contenta, demostré que podía llegar lejos con mis, en aquel entonces, pobrísimas habilidades, o eso pensaba yo. La seguí desde la distancia, tampoco quería que pensara que era una acosadora. Vi que salía fuera de las murallas de la villa y se dirigía a un dojo que había en las cercanías. Supongo que, como maceta humana loca que era, la habrían contratado para demolerlo o algo así.

"La demoledora... ¡Buen mote! Y yo la constructora... Era destruye y yo construyo. Podríamos armarnos una empresa interesante si esto de las peleas no va bien", pensé.

Había otro tipo por allí. Lo conocía porque hacía unos años realizó una misión conmigo y acabó secuestrado. ¿Necesitaba entrenamiento? Nunca me había llamado mucho la atención el taijutsu, pero... Me interesaba. De hecho, pensaba que era uno de mis puntos flacos de cara al examen de grado medio y no me vendría mal entrenar aunque fuera un poquito.

"¿Tendré que pelear? ¡Qué pereza!"

Esperé unos minutos, tarareando una canción sobre la plataforma de madera que rodeaba al dojo. Entonces me desplacé lentamente por la galería y observé a través de una de las puertas correderas de papel de arroz que estaban entreabiertas. Asuka peleaba y enseñaba a unas cuantas semillas humanas lo que era el camino del puño. Bueno... Decidí ser una semilla humana más. Total, ya estaba acostumbrada.

"¡Henge no jutsu!"


Me transformé en una niña pequeña, de más o menos 7 u 8 años de edad, y decidí llamarme Soya Nara. Qué original, sí... Pero esta identidad ya me había salvado de burlas en el pasado. Las macetas humanas eran muy racistas. Qué mejor que divertirme un poquito y aprender un poco de taijutsu de las mejores maestras que había. Zerion el serio había ganado de chiripa el combate...

Abrí la puerta y aplaudí, metiéndome entre los críos como una espectadora más.

-Muy bien, muy bien, perdonad el retraso... ¿Y cómo podría aprender, sensei? Me llamo Soya Nara y me gustaría aprender a golpear. Aún soy estudiante de la academia, pero no me vendrían mal unas clases particulares extra...
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Podía notar con cada una de mis palabras que el mensaje no cuajaba en aquel chico, pero no sabía muy bien que era lo que debía cambiar. Mi último error, fue permitirle salir a beber agua, aunque retenerlo hubiese sido aún peor. Como imaginaba, tras un breve período, todos regresaron y el hyuga no estaba entre ellos. En cambio había otra niña nueva, que parecía incluso más pequeña que el resto de la clase.

- Bienvenida. - Saludé a la recien llegada, la cual parecía tener una energía fuera de lo común. - Mi nombre es Asuka, llamarme sensei es un poco presuntuoso, es mi primera clase. - Me sonaba raro que los chicos se dirigiesen así de aquella forma, aún no estaba acostumbrada. - Durante la primera mitad de la clase hemos visto nuestros puntos fuertes y débiles, y ahora íbamos a pasar a algo más práctico para todos. - Me acerqué a la pequeña, observándola. - Bien, creo que se lo que podemos hacer.

- Algunos me habéis enseñado movimientos, bastante interesantes. Tenéis ganas de golpear a la gente.
- Miré a la nueva. - Pero lo mejor es empezar de otra forma. - Recordaba mi entrenamiento con Sakura, lo mejor para aprender algo era experimentarlo, pero estaba convencida que si golpeaba a alguno de aquellos chicos, acabaría en el hospital. - Para golpear, no solo debes controlar tu cuerpo, también el del rival.

- A mi toda esa mierda ya me la enseñaron, enséñame ya una técnica. - Son, impaciente, volvió a interrumpir. - Es la tercera vez que te aviso, ve fuera. Entraras cuando te diga. - Se negó a abandonar la sala. - Haz caso a la sensei. - Yuna se mostraba más conciliadora, pero no quería que la clase se me fuese de las manos. Debía encontrar un punto medio, entre el castigo, y la enseñanza. - Vale chicos, una clase practica, observar. - Planté dos de los muñecos que había en la clase para practicar, en posición vertical. Cerré el puño y golpeé en su centro. Salió volando, hasta golpear contra la pared y dejar escapar la paja que lo rellenaba.

- ¡Guau!¡Impresionante! - La mayoría, menos Son que tenía cierta cara de asombro, se quedaron atónitos ante aquello. - Puedes usar todo tu cuerpo para golpear el muñeco, consigue moverlo del sitio, y te enseñaré el Konoha Senpu. - Aparté al resto de la clase, llevándolos al centro, dejando así al chico que probase todo lo que quisiera. Apenas conseguía balancear unos milímetros el muñeco, dando todo lo que tenía.

- Bueno, Soya, cielo. - Ofrecí a la nueva la oportunidad de demostrar lo que sabía. - Quiero que me des un puñetazo con todas tus fuerzas, o una patada. Lo que quieras. El resto quiero que estéis atentos, y tu también. Es super importante para lo que tenéis que aprender.



FDI: En el primer post tienes a los niños. Será una prueba para comprobar tu nivel interpretativo, además me servirá para ver si concoes las bases del juego. Cualquier duda, mp o el tema correspondiente. PERDON, no he podido evitar hacer la broma xD
 

JimmyMcNulty

Moderador
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,533
Ubicación
Una cabaña de madera
No consideré que fuera presuntuoso llamarla sensei, puesto que pretendía que me enseñara. Por algún lado se empezaba... Por otro lado, me agradó saber que se llamaba Asuka. Sonaba a azúcar, algo dulce, y ya se sabe que a las plantas nos pierde lo dulce.

"Carne..."

Pensaba en manzanas, peras, melones, melocotones... Akane, Yuma, Sakumo, Son y Luna. Y Soyu. Los alumnos aventajados de la Asukita. Quizá me faltara alguno, pero simplemente estaba estudiando los movimientos de Asuka y el Hyuga...

-Yo lo que tengo ganas es de comer, pero primero hay que quemar calorías, Asuka sensei. ¿Nos enseñaras a partir tatamis como hiciste en el torneo? Yo quiero llegar a hacer algo así, pero tampoco quiero partirme las piernas aprendiendo la técnica de las ocho puertas internas. Hay que entrenar demasiado y la escuela y mi madre no me dejan tanto tiempo.

La verdad es que desconocía si había algún atajo para llegar a tener esa fuerza. Mi cuerpo, aún inmaduro, no estaba hecho para soportar tanta presión. No era humana. La densidad ósea era distinta y la sangre fluía de manera diferente. Si quería mejorar mi potencia física, debía esperar. Era chakradependiente, así que supuse que mi especialidad tendría que ser híbrida. ¿Y si probaba a usar nintaijutsu? Eso se me daría bien, ya controlaba el chakra muy bien gracias a mi entrenamiento médico y había aprendido varias técnicas elementales. Solicitaría ayuda a la sensei en ese sentido, aunque entendí que debía ser prudente.

Observé cómo el resto de la clase se peleaba. No quise interceder, pero cuando el barullo terminó y Asuka me pidió que la golpeara, una sonrisa iluminó mi rostro... ¡Por fin!

-Está bien, sensei. Allá que voy... ¡Uryah!

Preparé mi brazo derecho y me abalancé con suavidad infantil hasta Asuka. Estaba dispuesta a golpear su abdomen con un puñetazo, aunque no creo que la derribara. Mi conocimiento de taijutsu era limitado, y mi fuerza escasa comparada a la suya, pero en eso consistía el entrenamiento, ¿o no?


//He cambiado el color de la fuente a un naranjita porque se parecía demasiado al de Asuka y me rallaba xD
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
La pequeña se abalanzó a mi posición, y pese a que parecía estar controlando su velocidad, no podía evitar esconder sus movimientos. Su cuerpo me indicaba cosas, que ella quería esconder; si bien su soltura con el taijutsu estaba lejos de alcanzarme, no era una estudiante ni mucho menos.

Esperé que su brazo se estirara para golpearme con fuerza, momento en el que me desplacé, rozando ligeramente su pierna de apoyo, buscando que su propio impulso la lanzase al suelo, sin embargo la sujetaría del brazo antes de que eso sucediera. - Ve con el grupo, luego hablamos. - Le diría de tal forma, que solo ella lo escuchase. Me esperaría hasta que estuviera con el resto.

- Antes de romper tatamis. - No había ignorado las palabras de la pequeña, simplemente quería acomodar la clase a mi manera. - Vamos a aprender como defendernos. - Recordaba como había sido entrenada, y aunque había chicos en la clase, por su edad podían beneficiarse de ello.

- ¡Sensei! ¿Qué son las puertas internas?. - Akane, curiosa, no había apartado la vista de Soya, desde que había usado esa expresión. - ¿Cómo sabes eso? ¿ En que clase estas? . - Las preguntas para Soya no se hicieron esperar. Yo no conocía todo el sistema de escuela ninja, mi entrenamiento había sido distinto al de aquellos niños, aunque mis sospechas sobre Soya, no hacían más que aumentar. Aún así, no quería ponerla en un compromiso frente a la clase.

- Las puertas intenas, o puertas de chakra. - Comencé mi explicación. - Son una técnica prohibida y avanzada de Taijutsu, y por tanto, no vamos a entrenar eso. - No me gustaba ser la mala, pero además de resultar una tarea prolongada en el tiempo, incluso la primera de las puertas podría ocasionar daños en los chicos, ¡y era solo mi primer día!. - Cuando tenía vuestra edad, yo entrenaba en un monasterio. Era la más pequeña y me enseñaron a utilizar la fuerza de otros en su contra. Y es lo que mejor os viene ahora.

- Por mucho que lo intentaseis, los músculos tienen un límite, y nunca podréis superar a un adulto en fuerza. Incluso a mi, ni siquiera con chakra. Por eso prefiero enseñaros así. Dedicad vuestra energía a mejorar vuestros reflejos, y en aprender como usar la fuerza de vuestro rival, en su contra. Y cuando ya seáis mayores, podremos ver eso de romper tatamis de un puñetazo. - Confiaba en que los chicos quedasen satisfechos con eso.

- ¿Cómo vas Son?. - Elevé un poco el tono de mi voz, para que llegase un poco más al chico que estaba practicando en solitario. - ¡¡¡Ag!!!. - Como imaginaba, no estaba haciendo ningún progreso, pero al menos le ponía ganas. - Cuando te canses, puedes unirte a la clase.

- Bien, ¿tenéis preguntas sobre lo que he explicado? ¿Queréis otra demostración? ¿Preferís ver donde están vuestros reflejos, para saber a donde debemos llegar? Vamos a dejar que Soya elija, ya que lleva menos tiempo de clase.
 

JimmyMcNulty

Moderador
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,533
Ubicación
Una cabaña de madera
Cuando justo iba a hacer diana con mi puño, Asuka hizo un movimiento que hizo que me trastabillara y me dirigiera al suelo, pero no tardó en agarrarme por el brazo y, nerviosa, traté de recolocarme lo más que pude a su lado.

"Menos mal que no ha destrozado el tatami del dojo", pensé, aliviada.

-¡Sí, sensei! -vociferé. Si me estaba dedicando algún mensaje encriptado por el hecho de decirme aquello para mí sola, estaba claro que no comprendí a Asuka ni de lejos, pegando aquel infantil grito.

Me senté educadamente junto al resto de chavales que estudiaba en la clase y miré a Asuka feliz, con ojos brillantes y serenos. Apuntó a que, antes de romper tatamis, aprenderíamos a defendernos. Eso molaba, era una de las mejores cosas que tenían las macetas humanas: la lealtad que profesaban a sus allegados era maravillosa, no como pueda ser la de un árbol gigante robándole agua y nutrientes al resto de plantas de su alrededor, que tendrían que buscarse la vida creciendo en busca del sol o alargando sus raíces hasta lo profundo.

"Ya han preguntado por la técnica prohibida de las ocho puertas internas. Parece que la he cagado". Me llevé las manos a la cara pero pronto me recompuse y asentí, escuchando la explicación de Asuka atentamente. "Usar la fuerza de otros... Interesante"

Asuka tenía razón, cuando había sido una simple y enana planta, mis músculos y mi cuerpo en general era muy débil. Gracias a que comí la fruta que me proporcionó Ren (o Kahana), había desarrollado mi cuerpo y, por ende, mi musculatura. Además, según me dijo la maestra de Sakura, mi circuito interno de chakra había mejorado exponencialmente aumentando mi capacidad de chakra de forma ostensible.

Me dio pena el chaval que entrenaba solo.

-Sí, maestra... ¿Está bien usar trucos sucios durante un combate? Entiendo que usar la fuerza del contrario no es algo muy "digno", aunque supongo que dependerá de cada maestro o monasterio... Aunque tampoco entiendo mucho de eso... Soyu-chan es un poco tonta, jeje.

Hice una pequeña pausa y proseguí, sentada en cuclillas en el tatami junto al resto de pequeñas macetas humanas.

-¿Son lícitos los trucos sucios en un combate cuerpo a cuerpo?

Esa fue la última pregunta que le haría, antes de proseguir. Sin duda, debía aumentar mi fuerza lo más pronto posible, me preocupaban los "animales" que acudieran a mí en el examen y me atacaran por la espalda propinándome puñetazos... Algo se me ocurriría.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,730
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Soya estaba resultando ser la más curiosa de todos los presentes, la única que parecía dispuesta a escuchar. - No eres tonta. - Rectifiqué a la pequeña, en un tono algo agresivo. - Perdona cielo. - Me disculpé por aquello. - Eres curiosa, y te gusta saber lo que no entiendes, no tiene nada de malo, al contrario. - Me caía bien aquella niña. Así que respondí a sus dudas, intentando explicarlo lo mejor posible.

- ¡Son!. - Llamé al chico que estaba entrenando solo, de modo que se uniera a la clase. - Lo que ha preguntado la señorita Soya es muy interesante, y quiero que todos prestéis atención. - Esperé a que todos pusieran su atención a mi. - Primero, separemos algunos conceptos. - Yuna levantó la mano para hablar. - Sensei, ¿Qué son conceptos?. - Pude ver en su mirada y en la de algunos otros, que realmente no entendían ese significado, olvidaba que aún eran muy pequeños. - Pues... - Me quedé pensativa, sabía lo que significaba, pero no como expresarlo. Empecé a ponerme algo nerviosa. - Es... - No sabía muy bien como salir de aquello. Hasta que el Joven Sakumo salió en mi rescate. - Formulación de una idea o imagen, a través de palabras. - Me quedé bastante sorprendida por aquello. - Maldito Nerd. - Son ya estaba insultando al chico.

- Si, correcto. - Sakumo volvió a su mundo, más ausente, empezaba a entender el porque de su comportamiento, era más listo que los demás, y se metían con él. - Veamos, primero tenemos que diferenciar entre un combate amistoso, o tu propia vida. En un futuro no muy lejano, vosotros estaréis en primera fila, y conoceréis a todo tipo de personas. Cuando la situación se ponga complicada, veréis que no existen las acciones innobles. Vivir, defender a las personas, proteger a quienes quieres de los malos. - Aquello, por supuesto, era lo que yo pensaba, aunque muchos compartían mi opinión.

- Y luego, por supuesto, esta lo que pase en un combate con un amigo, un torneo, ese tipo de cosas. Se debe ser fiel a las reglas, y no causar más daño del necesario para ganar. Como veis son dos cosas muy distintas. Vale, y ahora que tenemos claro. - Me propuse a explicar el otro concepto. - Utilizar la fuerza del otro, si es digno y lícito. Lo pondré de otra manera. Cuando una persona es muy grande y fuerte, se aprovecha de eso para intentar inmovilizarte. Es decir, se aprovecha de que tu cuerpo es más pequeño, para que no puedas moverte y así controlarte. Si eres pequeño, lo haces al revés. - Me estaba quedando una explicación rara.

- ¿Cómo podría yo....? ¿Cómo podría cualquiera de nosotros, tirar al suelo a un hombre adulto que pesa el doble que nosotros? . - Miré sus caras, no parecían tener la respuesta. - Cuanto más ágil, menos músculo. Cuanto más musculo, menos agilidad. Todo es equilibrio. Cuando intente darme un puñetazo, yo golpeo su pierna de apoyo. Y así todo el peso que iba para golpearme, hace que caiga al suelo, ganando yo ventaja. Es estrategia, válida para cualquier circunstancia. - Asentí orgullosa de mi explicación. - ¿Alguna duda más? . - El tiempo de la clase llegaba a su fin.
 

JimmyMcNulty

Moderador
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,533
Ubicación
Una cabaña de madera
Los chavales eran más curiosos de lo que yo esperaba, la verdad era que las macetas humanas eran más pillas de lo que hubiera esperado, aunque algunos no comprendieron el "concepto" de "concepto"... Joder, que me lío. Al loro: Asuka habló de combates amistosos o combates a vida o muerte. Eso lo comprendí perfectamente puesto que ya me había visto envuelta en muchos, con mayor o mejor resultado.

"Vamos, que todo es válido y las convicciones morales son importantes... Agh, qué lío"

Intenté razonarlo: la vida ajena que de verdad importaba, llegado un momento, era más importante que la propia. Eso ya lo sabía, pero lo difícil era sopesar el valor de cada una dependiendo de tus convicciones en esos momentos... Aún no había tenido misiones de tanta responsabilidad, pero... ¿Lograría hacerlo llegado el momento?

"Ya veo, es un intercambio equivalente. Si eres fuerte, te aprovechas. Y si eres débil, también. Siempre hay que valorar las ventajas y explotarlas".

Sentía que Asuka tenía mucho talento como instructora, quizá no le fuera mal comandando un grupo de genin, monjes o sacerdotes bajo la autoridad del Consejo de Acero.

-Ninguna duda, sensei.

Entonces deshice el Henge no jutsu de Soyu y me presenté ante todos tal cual era: una chica pielverde, de pelo rojo, ojos fucsias con esclerótica negra, de metro sesenta y alguna espina que otra en mi cuerpo.

-Jeje, perdón... Soy Sayonara, supongo que me recuerdas del torneo, pero era diferente. Ha pasado un tiempo y he "crecido". Me encantó tu combate, lástima que no hubiera estado allí Sakura-san. No sé qué le ocurrió.

Ni idea de cómo se tomaría aquello Asuka o los chavales, mi intención fue solo aproximarme al dojo y aprender un poco de taijutsu, que iba justita...
 
Arriba