[Entrenamiento/evento B] Un destino incierto

Estado
No está abierto para más respuestas.

Sombrero de paja

Master Crónicas
Registrado
30 Jun 2016
Mensajes
2,175
Entrenamiento / evento tipo b, para Martinilimon. Es un tema [CERRADO], por lo que, la cantidad de usuarios participando será solo el creador.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
- Venga nena. - Mis brazos se estremecieron al contacto del acero entre la espada de Jayu y la mía. El suelo bajo mis pies se hundió unos centímetros al desplazar la tierra que me sostenía. Jayu no solo tenía técnica, sino una fuerza impresionante. Y todo, pese a notar que se contenía para llevarme al límite, y no sobrepasarme.

Dejé de aplicar fuerza, para saltar atrás de modo que perdiera el equilibrio. Mi chakra rodeó mi cuerpo, cubriéndose de electricidad, mientras revitalizaba mi interior y utilizar aquello en un ataque con finta para golpear el punto desprotegido de mi novio. Mi velocidad fue tal, que alcancé su espalda antes de que pudiera girarse, pero no le hizo falta. Mi espada chocó contra su cabello, el cual lo había protegido, conocía esa técnica de otros luchadores, pero mi chakra me había protegido. Apenas unos arañazos en los brazos.

- Parece que ya dominas tu nueva técnica. - Su cabello volvía a la normalidad, mientras yo me relajaba. El entrenamiento había llegado a su fin. - Pero te falta mucho aún con la espada. - Me cogió del brazo, cubriéndome la zona del bíceps con su mano. - Es difícil para una mujer igualar la fuerza de un hombre. - No toleraba aquellos comentarios, ni por su parte. - Ya estamos con los machismos, le he pateado el culo a muchos tíos, supuestamente mejores que yo. - Me enfadé.

- Sabes que no me refiero a eso, tonta. Tu misma enseñabas esa teoría en tus clases. - Aunque yo solía explicar esa misma diferencia, yo era mujer y podía decirlo, él no. - Vamos a dejar las armas por un tiempo, creo que deberíamos centrar tu entrenamiento en refinar tus elementos. - No me disgustaba aquella idea, pero debía quejarme. - Domino ya dos elementos, que es más de lo que pueden decir la mayoría de los chunins. - Era una forma de confirmar mi superioridad.

- Si cielo, eras seguramente... - Le interrumpí. - ¿Era?. - Pregunté. - Si, la kunoichi de tu rango con mejor dominio elemental. Ahora hay otras, que están por encima de ti. Ahora compites contra Kunoichis como Airi, Valyria, Amy, por decirte algunas. ¿Piensas que tu dominio en Raiton, es como el de mi hermana en futon? . - Hacía tiempo que no se reía de esa forma, algo que me molestó un poco. Me estaba menospreciando.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Me había sentido a la orilla del lago, de alguna forma un tanto infantil trataba de hacer caso omiso a las palabras de Jayu respecto a mi control elemental. Junté las manos para coger agua y poder beber, mientras mi cabello se deslizaba al frente. Su mano lo apartó de mi cara. - Cuando te enfurruñas así me doy cuenta de tu edad. - Me levanté de golpe. - Además ahora me llamas cría, ¿cuanto dices que nos queda aquí? - Se rió, pero a mi no me hacía tanta gracia.

- Estaremos aquí el tiempo que haga falta, y depende más de ti que de mi. - Me dejó que terminase de beber agua, pero realmente ya había terminado, me crucé de brazos. - ¿ Como mejoro mi nivel con los elementos?. - Pregunté de mala gana. Normalmente mi nivel había mejorado con el uso, pero llevaba mucho tiempo sin mejorar, quizás debía probar algo.

- Para aumentar tu capacidad, lo mejor es usar técnicas. Debes acumular más chakra del que estas acostumbrada. - Fuimos hasta el centro del lago, mejor dicho me llevó hasta allí, pues luego volvió a la orilla. - Intenta evaporar el agua del lago, usando tus elementos, veamos que haces. - Miré la longitud del mismo, aquello era inmenso, como esperaba que lograse aquello.

Junté mis brazos, flexionando los codos y cerrando los puños. Liberé mi chakra interno, dejando que circulase con celeridad, hasta materializarse. Múltiples rayos cubrían mi cuerpo, unos más pegados que otros. Combinando la potencia del chakura modo, con el chakura Nagashi, en un esfuerzo sobre humano. El agua bajo mies pies, fue repelida por el chakra unos cuantos metros, y más allá se formaron pequeñas corrientes y olas que la movían de un lado a otro. - ¿Es todo? . ¡Como coño quieres que mueva toda este agua!. - Canalicé aún más chakra en mi mano derecha, el ruido que se formo, mostraba el poder del chidori, el cual solo consiguió ampliar el area de efecto.

El agua volvió con toda su fuerza a su posición inicial, cuando el cansancio hizo mella en mi, impidiendo que mi chakra siguiera ejecutando las técnicas. - Esas técnicas consumen mucho chakra, te quedas sin fuerzas. - No necesitaba un análisis, podía darme cuento de aquello yo solita. - Descansaremos hoy, mañana probaremos algo.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
La noche la pase inquieta, pensando que haríamos aquel día, donde me llevaría. Y con aquella perspectiva, dormí menos horas de lo que hubiese sido recomendable. Desperté a la mañana siguiente por culpa de un ruido débil, pero incansable, estaba lloviendo. - ¿Qué hora es? - Mi brazo solo alcanzó aire, Jayu ya se había levantado. Me vestí, sin quitarme la manta de encima para mantenerme caliente, y fui hasta la puerta, o más bien la lona que nos hacía de puerta.

El cielo estaba completamente cubierto, y amenazaba tormenta. Sin embargo, y pese a que el suelo estaba embarrado, apenas caían unas gotas. Salí del todo para fijarme mejor en los alrededores. - ¿Cari? . - No hubo respuesta.

Pasaron las horas, y no regresaba, el interés por la sorpresa estaba perdiendo fuerza, dejando hueco para un cabreo de tres pares de narices, pero justo antes de entrar en el momento crítico de insultar a todo ser vivo, apareció. - Anda, pero si te acuerdas de mi. - Mi tono no pasó desapercibido para él. - No te pongas así, que tenía que preparar todo.- Se acercó hasta mi, y puso sus manos sobre mi pecho, desabrochándome la blusa. - ¿Ya tienes ganas?. - Me arrimé más a él, dejando que sintiera más de cerca lo que quería. - Eso, después. Ahora lo que pretendo es que no rompas tu camisa cuando te transformes. - La dobló con cuidado, metiéndola en su mochila.

- Libera el sello. - Me había quedado con ganas de otra cosa, pero no había forma. El sello se extendió desde mi hombro por todo el cuerpo. - Todo. - Aunque tardé unos segundos más, en mi espalda aparecieron aquellas alas con un plumaje tan característico. - Mira allí. - Señaló una montaña, que si bien era visible quedaba algo lejos, tenía mucha nieve en su cima, y parecía ser bastante alta. - Te espero en la cima.

No me hacía ninguna gracia volar en aquellas condiciones, estaba claro que necesitaba cambiar mi vestimenta si pretendía usar aquello en presencia de alguien que no fuese Jayu. Hice un pequeño movimiento con las alas, despegándome del suelo, generando una corriente de aire y quedándome suspendida sobre su cabeza. - Veamos quien espera a quien.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
No tenía muy claro de si estaba ganando o no aquella competición. Crucé como una exhalación el cielo. Mi sombra se reflejaba en el suelo y sobre las copas de los árboles, algunos animales curiosos se asomaban para ver a aquella extraña criatura; extendí mis brazos, olvidando por un instante de la carrera. Sintiendo la brisa sobre todo mi cuerpo. " El mundo, bajo mis pies " . - Aquella era la posición natural de las cosas, los seres inferiores a mis pies.

Comencé el ascenso, batiendo mis alas con furia. La montaña cada vez parecía ser más alta, y mi cuerpo se enfriaba. " Mierda " . - Había empezado a caer nieve que se acumulaba en mis alas y me hacía ser más pesada. Mi aliento empezaba a desprender humedad, y notaba como me faltaba oxigeno, al segundo siguiente, mi concentración falló, perdiendo la transformación.

Caía sin control sobre un grupo de árboles ya cerca de la montaña. Intentaba canalizar chakra para mantenerme caliente, pero no podía activar el sello nuevamente. Coloqué mis manos apuntando al suelo, esperando que aquello funcionase. Llevé mi chakra eléctrico a las palmas, y variando la velocidad del mismo, provoqué una explosión en ambas palmas, con la intención de cambiar el rumbo de mi caída, pero no tenía fuerza suficiente y solo conseguí que mis codos cedieran, sin mayor repercusión.

- ¡Auch!.
- Sentí un fuerte dolor en mi abdomen al caer sobre algo duro. Jayu me había atrapado, sosteniéndome con su brazo, para luego bajarme. - ¿Como has llegado? ¿ Que pasa? . - Mi corazón se había acelerado, y mi pecho se hinchaba más de lo habitual en busca de oxígeno, me sentía cansada, pero realmente no había hecho ningún movimiento excesivo.

- Vístete antes de convertirte en un cubito. - Sacó mi ropa de su mochila, entendía que ya no usaría más aquella técnica. - En konoha, vivimos a baja altura. La presión atmosférica, la condensación del aire, todo es distinto. A más altura, el aire se vuelve menos pesado, y pierde oxígeno, ganado otras cosas. Siendo difícil para nosotros respirar en estas condiciones, por eso es adecuado para entrenar. Si te acostumbras a estas condiciones, en terreno habitual tus músculos estarán mas oxigenados y tendrás ventaja sobre tus rivales.

No entendía muy bien lo que pretendía decirme, solo sabía que era débil, al menos bajo esas circunstancias. - ¿ Porque no te afecta? . - Me abrochaba los botones de la blusa mientras le hacía aquella pregunta. - No soy Jounin por nada. - Podía decir aquello de cualquier otra forma, solo estaba alardeando. - Entrenaremos aquí, hasta que seas capaz de subir y bajar la montaña.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Había perdido la cuenta sobre los días que llevábamos en aquella montaña. Cada día era igual que el anterior, ventoso y lluvioso; salvo cuando le daba por nevar. Aunque al menos, estaba avanzando. Aquel día, fue el primero que pude coronar la cima. - Un mes. - Él si llevaba la cuenta. - ¡Hemos perdido mucho tiempo!. - Grité, podíamos haber dedicado aquel tiempo a otro tipo de entrenamiento, aquello no serviría de mucho.

- ¿De verdad crees eso? Mira abajo. - Desviar la vista del camino, y dar con el vacío, era aterrador. Nos encontrábamos por encima de las nubes, y todo estaba cubierto. No era capaz de localizar el suelo. - Si una persona no entrenada en estas condiciones, fuese puesta aquí, sus pulmones explotarían. Tu misma, hace un mes, sufrirías ese destino. ¿No piensas que es importante adaptarse a todo tipo de escenario?. - Dicho así parecía ser útil, aunque dudaba que volviese a estar en un lugar como aquel.

- Ni siquiera jadeas para hablar. - Era cierto, podía mantener un ritmo constante en la conversación sin acelerar mi pulso, aunque si hacía movimientos bruscos, quedaba exhausta. - ¿Y cual es tu plan entonces? . - Mi enfado no había pasado por completo.

- Vamos a entrenar aquí cada día. Así podemos fortalecer tus músculos, acostumbrarte a la falta de oxígeno. Verás que no te resultará fácil. - No tenía miedo a aquello, ya había entrenando bajo presión. - ¿Empezamos? . - Pregunté poniéndome en guardia. Me miró, encogiéndose de hombros. - Como quieras nena. - Se lanzó contra mi, tan solo una combinación básica de Taijutsu, que conseguí defender a duras penas. Ya me faltaba el aire. Su siguiente movimiento fue a mayor velocidad, intenté utilizar mi nueva técnica eléctrica, pero apenas unos débiles rayos se formaron en mis brazos, sin ningún tipo de efecto. Recibí su puñetazo de lleno, cayendo al suelo.

- ¿Qué ha pasado? . - Me puse la mano en el estomago. No me dolía demasiado, se había frenado antes de golpear. - Aún no estas preparada para luchar en estas condiciones, y mucho menos moldear tu chakra con naturalidad. ¿Sabes como funciona el chakra, o te refresco la memoria de la academia? . - Cuando me hablaba de aquella forma, sentía la necesidad de golpearle aquel perfecto, pero estúpido, rostro. - Se supone que soy Chunin ahora. -Me crucé de brazos, y le di la espalda. - Así que debes tratarme con más respeto. - Pero se acercó a mi, cogiéndome por la cintura, sintiendo su aliento en el cuello. - ¿Más? . - Sus manos bajaron de mi cintura, con suavidad, hasta la parte frontal del muslo, pero no se detuvo con eso. - Siempre haces conmigo lo que quieres. - Dije con suavidad, no podía estar enfada con él. - En fin, ¿Cuál es la diferencia?. - Terminé por ceder.

Nos separamos un poco, y él me explicó algo que, no recordaba de las clases. - Que puedas, o no, utilizar técnicas que requieran chakra, depende de tu capacidad para moldearlo. Y este, necesita un equilibrio entre la energía espiritual, y la física. ¿Qué pasa cuando estas cansada? ¿Cuándo llevas mucho peleando? Aunque sepas como utilizar tus técnicas, no tienes fuerza suficiente para ejecutarlas. Aquí es igual. Puedes mantenerte, pero en cuanto reclamas un poco de esfuerzo, tu cuerpo no responde. Es el siguiente paso. - Había entrenado con muchos Chunins, incluso con su hermana, pero la diferencia que había entre un jounin y un chunin, no se podía medir. Estaba aprendiendo más en aquellos meses, que en toda mi vida como kunoichi.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Seguían pasando las semanas, y el tiempo que pasábamos en aquella cumbre, cada día era mayor. Mi cuerpo se había acostumbrado, y casi podía mantener un combate serio en aquellas condiciones, aunque seguíamos actuando con cautela.

Habíamos diseñado, mejor dicho, él había diseñado un circuito de obstáculos en la zona más elevada de la montaña. El cual incluía escalada, saltos y carreras. Además de ataques sorpresa por su parte. Y como tal, los primeros días fueron un calvario, en el que estaba más tiempo tendida sobre la nieve, que de pie. Pero poco a poco, todo eso fue mejorando. Hasta ser capaz de utilizar mi cuerpo y las espadas en un combate serio, y empezar a manipular chakra en su forma más básica.

- Deja tus espadas, quiero enseñarte algo. - Las guardé en sus fundas, justo en mi espalda. - Una vez me preguntaste por mis armas, y por mi estilo de pelea, pero nunca te lo he enseñado como se debe. Intenta hacer cualquier técnica simple. Una bola de fuego básica. - La oferta me resultó extraña, pero sin previo aviso, la realicé. Él la desvió con su arma, no me parecía para nada asombroso, yo misma podía hacer aquello desde mi graduación. - Aún no te he dicho que empezaras. - Adoptó una postura particular. Agarrando sus dos armas, las cuales seguían en sus fundas. Me dio el aviso para empezar.

Traté de juntar ambas manos, pero el mango de una de sus taichis se interpuso en mi movimiento. Di un salto atrás, pero él me siguió, golpeando mi dedo índice, impidiendo así que el sello se formase correctamente. " Así que, esas tenemos " . - Desistí de usar aquel método, en su lugar le engañe con una finta, poniendo mi mano izquierda en su frente, mientras escondía la derecha. Conseguí formar el sello, pero antes de canalizar todo el chakra, recibí un golpe en el estomago que me hizo perder la concentración. " ¡No es posible!" . - Solo había asombro en mi expresión.

Seguimos con aquello, durante 10 minutos, hasta que finalmente caí exhausta. - ¿Ya esta nena?. - Le miré rabiosa, pero satisfecha. - Tu... estas sudando. - Quería dárselas de duro, pero él tampoco hubiese aguantado aquello mucho más. - Vaya, me has pillado. - Se rió abiertamente. - Con velocidad, aguante, precisión, y dominio absoluto de tu arma, eres capaz de esto. Unos envites tan rápidos, sin descanso, que tu rival no tiene tiempo ni para defenderse. A mi me costó tres años perfeccionar estos movimientos, ¿ cuanto crees que tardarás tú? - Me puse de pie, poniéndome de puntillas para estar algo más a su altura. - Yo lo haré en un mes. - Quizás me había dejado llevar un poco por la emoción. - Primero tendría que enseñarte a usar una de estas. Con una katana convencional.... bueno, los resultados no son óptimos. Pero antes, debes mejorar más lo que ya dominas.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
El invierno se había recrudecido, lo que significaba que ya quedaría pocas semanas para terminar, y comenzar la primavera. El entrenamiento, seguía avanzando cada día un poco más. Y ya había empezado a perfeccionar las técnicas que conocía. - Hoy nos centraremos en tu Chidori, ¿te ves capaz? . - Expulsé un aura de chakra por todo mi cuerpo, pero tras el sello del chidori, apenas unos rayos débiles se mantenían en mi mano.

- Tienes que utilizar más chakra. Ya te has acostumbrado a estas condiciones, pero tienes que medir tu chakra. - Insuflaba, más y más chakra, hasta conseguir algo parecido al Chidori. Seguía siendo débil, pero ya podía escucharse cierto atisbo de su característico sonido. Perdí la concentración, y este se esfumó. - Mierda. - Solo había conseguido la base de la técnica, no era nada espectacular.

- Tienes que comprimir tu chakra. Otra vez. - Se pensaba que mi chakra era infinito, pero tenía un límite. Incluso mi brazo empezaba a sentir los efectos de acumular tanta cantidad de forma seguida. Sentía pinchazos, dolor. Hacía tiempo que no me ocurría aquello, incluso perdí durante un instante el control sobre el sello maldito, y este dejó liberar una pequeña porción de su poder.

El sello se extendió unos centímetros hacia el cuello, y hacia el hombro. - Te estas quedando sin chakra. - Dijo preocupado. Sabía lo que podía pasar, o al menos lo que me pasaba antes, pero ya no era así. - Calla. - Me desconcentraba. Mi chakra se había tornado ligeramente más oscuro, y los rayos que formaban mi técnica, reflejaban esa característica, volviéndose algunos de estos grisáceos, tirando a negros. Pero la técnica mantenía en su mayoría el aspecto normal. Y su fuerza habitual. Aunque no duró mucho.

- Se acabó, seguiremos con algo básico, aunque deberíamos ir bajando, se haré de noche.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
- Sabes. - Estábamos sentados al borde del risco de la montaña. Nuestros pies colgaban, y el viento jugueteaba entre nuestras piernas. - En el tiempo que estamos aquí, te he visto más suelta, más risueña, pero sigues teniendo cierto recelo hacia la vida en general, ¿por qué? . - Ya me estaba jodiendo la mañana con aquella conversación, odiaba los sermones. - Tu ya lo sabes. Así que no entiendo porque debemos hablar de esto. - Solté su mano, y centré mi mirada en el vacío.

- Te conté el motivo de estar aquí. Nos lo estamos pasando bien, aprovechando el tiempo. Pero si hubiese una próxima vez, no tendrías sitio al que volver. - Seguía ignorándole. - Sabes que puedo seguir todo el día hablándote de lo mismo. - Si, lo sabía, suspiré. - La villa es una mierda, las normas son una mierda. - Ese era mi resumen. - ¿Yo soy una mierda? ¿Mi hermana es una mierda?. - Aquello estaba sacado de contexto. - Pareces tonto, de verdad. - Me obligó a hablar.

- ¿De que me sirve ser la kunoichi más preparada, si no me dejan avanzar? ¿De que me sirve llevar razón, si nadie quiere escucharme? ¿Cómo no quieres que actúe así? Lo raro sería otra cosa. - Me crucé de brazos. - Entiendo. - Se puso de pie, a mi lado. - Tienes que diferenciar a tus enemigos, a tus amigos, y a los que simplemente son gilipollas. En la aldea, todos somos aliados. Yo no me llevo bien con todos, incluso entre los que mandan, algunos son idiotas, y otros de verdad se esfuerzan por conseguir lo mejor para todos. Sigue las ordenes cuando debas seguirlas. Y cuando no, no lo hagas. -Me ofreció su mano para empezar a bajar.

- Ahora como Chunin, tienes cierto poder, y verás las cosas de otra forma. No pretendo que te conviertas en alguien odiosa y obsesionada con las normas. Simplemente, un poco más de cabeza. Si alguien hace algo estúpido, le puedes llamar gilipollas, pero no intentar matarle. Creo que me entiendes. - Le entendía, pero no me gustaba. - Dime, ¿Qué piensas aportar a la aldea, en tu nueva posición? . - Aquella pregunta me pilló completamente a pie cambiado.

- Yo... - Ser fuerte y poder humillar a los demás, era mi única meta. - Veo en tus ojos lo que piensas. Te daré una pista. - Sacó uno de los pergaminos con los que habíamos estado entrenando. - Si yo, no hubiese traído esto, todo tu avance, hubiese sido más lento. - Ya sabía aquello, no hacía falta remarcarlo. - Si no hubiera invertido mi tiempo en entrenar contigo... ¿sabes por donde voy?. - Negué con la cabeza. - La mayoría piensa que eres una bomba a punto de explotar, pero una bomba poderosa. ¿Por qué no canalizas eso en entrenar a los genins?- Me puse a reir como una histérica. - JAJAJA, una cosa es que me comporte con los que mandan, y otra que pierda mi tiempo con unos estudiantes inútiles. - Mi respuesta le decepcionó, eso estaba claro.

- Mañana entrenaremos más duro. - Fue su respuesta. - Oh, venga. Me portaré bien con los niñatos esos. No te enfades. - Intenté coger su mano, pero la apartó. - Mañana entrenaremos más duro. - Repitió, suspirando con fuerza.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
Volvíamos a estar en la cima, pero a diferencia de otras veces, Jayu no se conformaba con observar y dar pistas. Me estaba atacando, de verdad. Su puño golpeó contra mi antebrazo, y sentí como mi posición retrocedía unos centímetros. Me había visto obligada a emplear mi Sharingan para prevenir sus golpes, y pese a ello, no conseguía bloquearle por completo. Tras la discusión del día anterior, entendía su forma de actuar, así que no pensaba darle la satisfacción de la victoria, escuchando quejarme.

Sacó su arma en un movimiento rápido, demasiado para mi. Activé el Chakura modo, traté de bloquear con las manos, pero su filo me alcanzo levemente, creando un corte, no demasiado profundo. - Vas a... - No me dio tiempo a terminar, un segundo golpe, buscando mi abdomen. Conseguí bajar mi mano, y desviar el arma. " No podré seguirle el ritmo por más tiempo " . - No tenía tiempo para pensar.

Realicé un sello con mi mano izquierda, generando así una llamarada que me rodeó, evaporando la nieve a mi alrededor, y alejando a Jayu unos metros, envolviendo la zona en una pequeña humareda. - Y ahora. - En mi mano derecha había formado el Chidori. Con un movimiento de media luna, quité el humo frente a mi, los rayos me siguieron. - ¡¿Donde?!. - Jayu ya no estaba delante. - Perdiste. - Intenté girarme, pero caía al suelo de boca.

- Me has aguantado 1 minuto. Esperaba más de una chunin. - Fueron sus palabras antes de quitarme la mano del culo y levantarse. - ¿Aún sigues por lo de ayer? Que infantil. - Aquello pareció molestarle más. - Tu eres la infantil. Incapaz de entender que no todo gira en torno a ti. ¿Que has aprendido hoy? - Era una pregunta interesante. - A que no me mates. - Dije sarcástica mientras me levantaba algo dolorida.

- Si machacas a tus aliados con tu fuerza, a quienes quieres. - Eso último lo dijo en un tono mucho más cariñoso, era personal. - Generas rabia, desidia, creas una sensación de inutilidad en ellos. Pero si les valoras, si inviertes un poco de ti, en ellos, todo cambia. - Le miré con impotencia, no podía reporocharle nada en aquel momento. - Tomate enserio lo que hemos hablado estos meses, lo que te dije ayer y... - Dejó de hablar bruscamente, y me placo, tirandome al suelo. Pero era diferente aquella vez. Una fuerte explosión, y todo fue oscuridad.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
6,187
Ubicación
Un oscuro infierno de soledad
La cabeza me daba vueltas. - ¡Despierta!. - No sabía que hora era, ni donde estaba. Mis ojos estaban medio cerrados, Jayu me zarandeaba, estábamos cubiertos de nieve. " La explosión". - Recobré el sentido. - ¡Venga, tenemos que irnos! . - Tiró de mi brazo con fuerza, y me puso en pie.

Muchos de los árboles estaban ardiendo, y la nieve se derretía con rapidez. Además en el suelo había numerosos socavones. Una flecha silbó en el viento, impactando en un árbol próximo.- ¡¿Que pasa?!. - Pregunté. - No se cuantos son, tenemos que bajar. - Estaba realmente asustado. Pero tras correr unos segundos, nos vimos forzados a detenernos.

- Que pareja más mona. - Contar a las personas que habían aparecido allí, sería complicado, y describirlas aún más. Todos iban ocultos bajo túnicas, y como poco serían unas 30 personas. - Jayu Maldonado y Hana Uchiha, una mezcla explosiva. - Jayu apretó mi brazo, colocándome a su espalda e impidiendo que me moviera, mientras ponía su otra mano sobre la empuñadura de su arma. Gesto que no pasó desapercibido para aquellas personas.

- Se lo que piensas. Podría atacar y matar a unos cuantos, pero, ¿cuantos? ¿Cuál es su fuerza? ¿ella estaría bien? - Lo peor de aquello fue, que Jayu rechinó los dientes, molesto. No podíamos hacer nada. - ¿Quién os envía?. - No entendía la pregunta, aquello que importaba. - Eso, no necesitas saberlo. - Su voz había cambiado, se le notaba un poco agotado. " ¡La altura! " . Yo ya me había acostumbrado, pero para ellos debía suponer un infierno. Jayu intentaba ganar tiempo. - Solo quiero a la cría. ¿Qué coño pasa?. - Grito con dificultad, justo en el momento que soltó mi brazo.

- Pasa que vuestra oportunidad se esfumó. - Aquel fue el indicativo para atacar. Activé mi Sharingan, y espada en mano fui abriéndome camino. Aún podían defenderse, y me costaba tirarlos al suelo, Jayu avanzaba mucho más deprisa. Volvió para ayudarme. Algo que, al parecer, tenían previsto. Pues un fuerte viento se levantó, al que le siguió un dolor en la parte posterior de mi cabeza. - ¡No!¡No!- Fueron las últimas palabras que escuché de él antes de caer desmayada.




FDI: Terminaré mi historia en el próximo evento B, el cual solicitaré ahora mismo.

@Sombrero de paja ya están los 10 post
 
Estado
No está abierto para más respuestas.
Arriba