[Entrenamiento/evento B] En una taberna de Konoha [ABIERTO]

jamyneitor

NUser
Registrado
29 May 2016
Mensajes
3,191
Ubicación
Viviendo como genin para mantener la integridad
Edit: Si, Kaladin, seria después de la misión, e igualmente no creo que hablemos mucho por suerte, pero si algo sucede, seria tras la misión

Mientras ayudaba a la camarera uno de los shinobis del lugar parecía haberme reconocido y por el apodo por el cual me había llamado, era claro que se trataba del amigo de Hiroka-chan. – Lo siento, pero ahora mismo no puedo unírmeles – dije un tanto cortante a Eiji mientras seguía en lo mío.

Mientras agarraba la bolsa de hielo y la botella de licor pude apreciar como el shinobi al cual había amenazado antes comenzaba a fingir que le había roto el brazo, e incluso intentaba armar una pelea aprovechándose de los borrachos del lugar. Luego de ello Raiden hizo al tonto intentando seducir a la camarera agredida, la cual por suerte ya había alejado del lugar y no había tenido que ver la desagradable escena.

“¿Acaso es el día de comportarse como imbéciles?” pensé molesto mientras veía como empezaban a desarrollarse las cosas con Hana comenzando a estrellar al tipejo contra las mesas.

Lo siguiente que sucedió fue mucho más desagradable e hizo que dejase las cosas en una mesa y sacase mis armas – Pedazo de imbécil… - dije llamando la atención del pervertido y luego busque retomar la compostura, aquello no era mi problema, además al estar con Hana, seguro ella misma podría acabarlo – Hana, si quieres matarlo hazlo o déjaselo a Jayû, si un jounin lo desaparece, nadie podrá decir nada – dije con cierta molestia y luego volví a tomar el hielo para dirigirme hacia la camarera y tratar un poco su golpe.

- Se debe ser un completo imbécil para hacerle ese gesto a la Genin más fuerte de la villa y peor cuando su novio es un jounin de la villa – dije con cierto tono de ira, pues odiaba a los sujetos como el que estaba ahí, frente a Hana, intentando aprovechar su posición para joder al resto, pero sin duda el tipo no sabía con quien se estaba metiendo.

Llegue a la mesa donde había dejado a la camarera y me hinque a su lado mientras dejaba la botella y un par de vasos sobre la mesa – ¿entonces donde fue que te lastimaste? – dije esperando que me mostrase el golpe, pues al parecer durante el forcejeo se había lastimado el tobillo y antes de que pudiese hincharse le aplicaría una compresa fría aprovechando la bolsa de hielo, esperando que todo detrás mío empezase a calmarse, pues realmente aquello solo enfadaría al tabernero y haría mucho más difícil el hablar con él.

“Solo complican todo, si no se calman, me harán imposible conseguir la información que necesito” pensaba molesto mientras masajeaba con el hielo la zona herida de la chica por mera inercia, de forma similar que lo había hecho tantas veces conmigo mismo o con Naede, cuando en los entrenamientos resultábamos terminábamos levemente heridos por algún mal movimiento.

Ni siquiera miraba a la camarera mientras ayudaba a evitar que el golpe se inflamase. Solo cerré levemente los ojos mientras esperaba que tomo aquel barullo acabase y pudiera dedicarme a recolectar la información que necesitaba, realmente nada de aquello me importaba, lo único que quería era conseguir información que me ayudase a liberar a mi madre o al menos poder visitarla y mientras el resto siguiera causando líos no iba a lograr mi cometido.

Cuando termine con el masaje, sonreí levemente a la camarera y me senté frente a ella con un claro disgusto por lo que sucedía y aunque en un principio no deseaba tomar, ni tenia edad para ello, saque una de mis espadas y tras frotarla contra la botella un poco, me dispuso a golpear la boquilla y el tapón de corcho salió disparado hacia el techo.

Serví ambos vasos e ingerí de un solo sorbo mi bebida, no era el alcohol más fuerte del lugar, incluso parecía ser algo dulce, pero al ser mi primer bebida alcohólica pude sentir arder mi garganta, así como un leve mareo por beberle de golpe. Lleve mi mano a mi cabeza y sonreí tontamente – No sé cómo los adultos pueden beber esto… - tras eso serví otro trago y lo bebí sin más – supongo es una forma de olvidar todo lo que sucede… - dije sin más sirviendo un tercer trago, pero este no lo bebí, solo me mantuve mirándolo fijamente, sabía que si seguía bebiendo aquello acabaría mal y no había venido a beber, venia en busca de información y eso era lo más importante, además mi madre tampoco aprobaría que estuviese bebiendo hasta caer rendido, por lo cual me detuve y no bebí más, al menos no de momento.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,284
Ubicación
Un nuevo amanecer
No podía entender como funcionaba la mente de aquel chico. Pese a la tensión que estaba aplicando en su cuerpo, y el daño tanto físico como psicológico que debía estar sufriendo, no parecía querer entender su situación, permitiéndose incluso elevar más el tono. Aflojé un instante, dejando que tomase oxígeno, separándose de mi, pero cuando se soltó, tan solo añadió un gesto obsceno a su habitual provocación. Mi brazo se llenó de chakra, mi mano se convirtió en una cuchilla eléctrica capaz de sesgar la carne del hueso como si del mejor acero se tratara. Todos en el lugar podrían percatase de ello. - Te voy arrancar la polla y luego te la voy a meter por el culo. - Coloqué mi antebrazo izquierdo a la altura de su cuello, empujándolo contra la pared de modo que no pudiese moverse.

- ¿Tu que coño quieres? . - Grité sin percatarme de quien se había acercado. Era Asta. - ¿No ves que estoy ocupada? . - Me daba igual el tiempo que hacía de la última misión o combate, no era el momento. Pero él no fue el único, Hyoru ocupó el otro lado, mientras hablaba le decía algo a Tareni, Hyoru tomó mi atención. - ¿Tu también? . - Pregunté molesta, sin embargo las palabras de Hyoru tenían otro sentido. Le miré con incredulidad al mencionar lo de Jayu, hacerlo público así sin más. Era algo que había evitado para no causarle problemas. - Eso no debías decirlo. - Miré a Tareni, indefenso, con su lamentable cara llena de sangre, su brazo roto. Lo solté, dejando que la gravedad hiciese su trabajo y golpeara con el culo en el suelo. -Te perdoné en la misión y obviaré lo que ha pasado ahora. - Tomé una pausa para coger aire.- Pero no habrá una tercera. Vuelve a tratar a una mujer así, vuelve a decirme lo que me has dicho, y te garantizo que tu distintivo masculino, dejará de serlo.

- Tu encargas.
- Ordené a Asta que se hiciera cargo de los modales del chico mientras me alejaba de ellos. Llegué hasta la posición de la chica, y me acerqué dejando un margen que consideraba esencial como espacio privado. - Siento mucho que hayas tenido que sufrir esto. - Me disculpé, todo era culpa mia. No tenía el poder suficiente dentro de la aldea como para rebanar el cuello de todos aquellos que se propasaban de esa forma. - No. - Sujeté las manos de Hyoru antes de que pusiera un dedo sobre su cuerpo. - Creo que es mejor que lo haga yo. - Dije adoptando la tarea que Hyoru tenía previsto realizar. No era buena en medicina, pero eso lo podía hacer cualquiera. - Incluso creo que deberías darnos unos minutos. - La situación había sido violenta, y ella se relajaría más en presencia de otra mujer.
 

Rostrevor

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
2,884
─Lo hay dotados para el ninjutsu y los que estamos dotados para el amor ─contesto, suponiendo que lo dice en broma aunque con Hana nunca se sabe. Mi ofrecimiento de alitas no obtiene el resultado esperado y me quedo paralizado con los cubiertos en la mano al ver la explosiva reacción de la Uchiha. Miro mi plato, miro la fuente de alitas y me encojo de hombros─. Tú misma ─recuerdo la última vez que estuve de cervezas con Ryoma y Akemi y me siento tentado de preguntarle si con el Uchiha era tan remilgada, a fin de cuentas había desnudado su cuerpo para él, pero en un alarde de sensatez decido dejarlo correr. <<Y pensar que estas cosas antes me afectaban>> Antes de los mutantes, de Dharna, de perder gente, de asumir el manto del liderazgo en varias ocasiones y sentir el peso de la responsabilidad.

Ryuuji se presentó.

─Sí, acabamos siendo compañeros inseparables, ¿verdad Nimbo? ─el can bufa desde debajo de la silla y me ignora, aunque sé que llegado el caso sería capaz de sacrificarse por mí─. ¿Hace mucho que te has graduado? ─pregunto a mi vez, sin embargo el gennin está invitando a un Hyûga que a su vez está discutiendo con el tipo de la barra que ha tenido la genial idea de agredir a una de las camareras. <<Tiene pinta de que se va a liar, igual que pasó la última vez. Será mejor que invoque a Optsuyu para que haga de barrera y me proteja a mí, a mi comida y a mi bebida>>

─Sí que he descubierto cosas, incluso conocí a gente de Monteadentro ─respondo a Raiden, sin embargo los del altercado están montando todo un espectáculo y no tarden en sumarse los que se han ido sentando a mi mesa.

<<¿Qué hacen? Seguro que hay un chuunin vigilando y la camarera está mejor preparada que nosotros para tratar este tipo de situaciones, si quiere ayuda ya la pedirá>> Me pregunto si hoy también andará Ryoma por aquí, sin embargo no lo veo. Ryuuji me pregunta preocupado por la situación.

─Pues con más frecuencia de la recomendable, la última vez que vine a un bar de la zona también hubo una pelea de borrachos, pero no te preocupes, hay chuunins encargados de vigilar las tabernas y son muy diligentes en el cumplimiento de sus tareas ─omito que Ryoma se había sentado felizmente con nosotros a beber cerveza estando de servicio. El otro Ryuuji retomó la conversación─. Yo me considero un ninja normal. Invocador en ciernes y futuro médico. Que yo sepa preferimos dormir en nuestras camas pero una noche a la intemperie puede ser agradable... aunque precisamente en las perreras, no sé. Quizá se trate de algún tipo de castigo o puede que, bueno, hay un sujeto un tanto extraño que sufrió algún tipo de trastorno y puede que te refieras a él pero no sabría decirte, apenas lo conozco ─doy un trago a la cerveza y descubro que casi se me está acabando, hago una mueca, he olvidado pedir más y con el follón en la barra no es momento de pedir otra cerveza─. Contadme algo sobre vosotros, ¿habéis realizado ya alguna misión extramuros?

Me doy cuenta de que el asunto ha seguido escalando, pasando de recriminaciones a contacto físico. Me preparo para hacer igual que la última vez e invocar a Optsuyu pero entonces el chuunin encargado de proteger la taberna interviene. Una gran serpiente desciende del techo con las fauces desencajadas y soltando babas (aquellos en el altercado o cerca de el con 6+ percepción pueden advertirlo antes de que suceda y evitar las babas. Aquellos con rapidez 8+ pueden apartarse y esquivar las babas aunque no se hubiesen dado cuenta antes), la serpiente se traga entero a Tareni antes de que éste pueda reaccionar. En el techo de la taberna, pegado a una de sus vigas en posición de cuclillas se halla un shinobi que viste una túnica marrón con capucha, apenas se distingue su rostro pero se puede adivinar una sonrisa torcida. De las mangas de su túnica han surgido dos serpientes albinas cuyas escamas reflejan la luz de los faroles y la que entra por las ventanas. Una ha atrapado a Tareni, la otra repta perezosamente por el techo. Todos los borrachos que estaban peleando se detienen.

─Estáis en un lugar público, deberíais comportaros. Mi relevo acaba de llegar ─señala a la puerta de la taberna y descubrís a una kunoichi muy alta, de 180cms, y que saca media cabeza a casi todos los varones presentes. La mujer es de complexión esbelta pero mirada dura. Viste ropas oscuras y su pelo largo cae por su espalda en una trenza que oculta en parte el crespón del clan Uchiha. Suele hacer de ayudante de Dongo por lo que muchos reconocerán su cara. El shinobi del techo le hace un saludo y la mujer le responde, dando a entender que a partir de este momento se ocupa ella─. Voy a dar parte de esto, que os sirva de advertencia a los implicados, si os metéis hoy en otro lío y llega a oídos de la administración habrá sanciones y vuestra reputación se resentirá.


Las serpientes se enroscan alrededor del cuerpo del chuunin y éste recorre el techo de la taberna y sale por la puerta, Uchiha Narai, la nueva encargada se acomoda en la barra y pide una jarra de agua. A partir de este momento declinará cortesmente cualquier aproximación para entablar conversación alegando que se encuentra de servicio. Afuera el encapuchado llega hasta la esquina frente al Sable Quebrado y su serpiente regurgita a Tareni antes de desaparecer entre sus ropas, el genin se encuentra cubierto de babas y un tanto adormecido.

─Ha sido divertido de ver, pero te recomiendo que no lo vuelvas a repetir ─vuelve a mostrar su media sonrisa ladina y se marcha, trepando por la pared del edificio y luego saltando por los tejados.

─Muchas gracias ─dice la camarera─. Pero no deberíais haber intervenido, soy una mujer hecha y derecha y sé defenderme, además, por algo pagamos por protección a la oficina del Hokage. No obstante os pondré una cerveza a mi cuenta.

Antes de marcharse por la portezuela de la cocina la camarera me señala y me pone una mirada que parece indicar "esto es tu culpa", yo me hago el sorprendido y me señalo antes de hacer un gesto con la palma de la mano para indicar que no he tenido nada que ver, pero entonces ella señala a todos los que se han visto implicados y a mi mesa. ─Este es un establecimiento respetable, no queremos follones ─me dice antes de entrar en la cocina.

─No, si al final siempre nos la cargamos nosotros, ¿verdad Nimbo? ─el can me mira de reojo y luego en la dirección en la que supone que están las alitas sobre la mesa. Suspiro y dejo caer otra con disimulo.



Vida: 198/200
Chakra: 500/500

Frz 5 Rap 6 Sig 5 Per 6 Def 5 Pre 5 (7)
AaD 4 Tai 7 Inv 6 Gen 2 Sell 1 Barr 1 Nin 4
 
Última edición:

Pretoriano

NUser
Registrado
14 Ene 2017
Mensajes
823
La agresividad en el local escaló rápidamente. Otro shinobi apareció como un fantasma. Tareni no lo conocía, parecía fuerte. Se detuvo y valoró seguir su consejo y detener aquel espectáculo, pero entonces el Hyuga y Hana volvieron a arremeter contra él.

La Uchiha lo amenazó con lo que parecía una técnica eléctrica. Lo arrinconó y comenzó a proferir sus amenazas habituales. El genin sonrió, excitado por la agresividad de la genin.

Puta le lanzó un escupitajo sanguinolento a la cara y sonrió. Te falta valor para matarme aquí frente a todos.

Sin previo aviso una enorme boca se abrió sobre él y lo engulló. Tareni se vio encerrado en aquella boca húmeda.

Pasaron algunos minutos hasta que fue liberado. Frente a él un ninja encapuchado. Tareni lo escuchó sin mucho interés, en cuanto se hubo marchado reinició el camino hacia la taberna. Volvió a cruzar la puerta. El ambiente se había calmado.

Tareni esta vez fijó su atención en la mesa que compartían varios shinobis, entre ellos el trigueño inuzuka. Acercó una silla y se sentó. Inmediatamente soltó un potente manotazo con la mano sana en la espalda de Eiji.

Te has quedado aquí sin hacer nada, cabrón
 

Silver_Tiger

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,897
Ubicación
Ni yo lo sé
La cosas salieron del control, Hana hizo de la suya, no quiso ningún tipo de ayuda. Que loca es esta mujer, estamos en el mismo bando y ni aún así no quiere ayuda. Aunque el depravado no quiso rectificar ningún ápice lo que ha dicho, Hana se encargó de hacerle pagar y luego ha intervenido los guardas del tabernero dando finalmente su merecido. De lo cuál no hacia falta mi intervención y podía tranquilizarme por eso le dije a los guardias de la taberna.

Ok, les dejo hacer su trabajo. Yo solo quiero almorzar tranquilo y en paz sin ningún loco o depravado jodiendo por los alrededores y atentando la integridad de las personas.

Es lo mejor, déjalo que se encarguen. No quiero que te lleves una sanción. - me habia aconsejado Darguar

Con ello volví a estar con Hanzo y Wolght no dudo en seguirme para escuchar lo que decían. Hanzo había dicho conocido gente de Monteadentro. De lo cuál era sorprendente asi que le dije.

Eso es increíble, no sé si te has enterado. Pero dentro de poco vamos a contraatacar a las bases de los seres de la niebla, vamos a dar lo que se merecen. A mi me tocó hacer relaciones diplomáticas de monteadentro - Las ultimas palabras lo dije con cierto disgustos. No soy la persona más diplomática que existe ¿tienes algún consejo que me puedas ayudar a relacionar bien con ellos? - Era mi oportunidad para pedir un consejo y saber como eran la gente de monteadentro. Lo ultimo que hice fue una cacería y me topé con un ser de la niebla pero no le pude dar su merecido. Se me escapó - también lo decía con cierto disgusto. y luego ayudé a detener una emergencia sanitaria. - esquivando completamente que ambas misiones estaba separado con un largo lazo de tiempo.

Luego miré al chico que había admirado a mi clan, donde al fin pude podía entablar una conversación decente con él.

Es grato encontrar con gente que admira al clan inuzuka - Le dije con una pequeña sonrisa. ¿Tu era Eiji? - traté de recordar a la asamblea cuando el Hokage hacia los equipo y dando nombre. ¿Como te estás preparando para el contraataque?

Luego la camarera trajo por fin mi pedido y no dudé en agradecerle. Lo primero fue agarrar una chuleta de cerdo con el tenedor y le di a Wolght.

Toma, lo tienes bien merecido - Sin dudarlo Wolght felizmente lo agarró y empezó a comer.

Luego empecé a comer y llenándome por fin el estomago. Esperando lo que decía Hanzo, y la gente alrededor. me preguntaba ¿que tipo de persona era Eiji?
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,284
Ubicación
Un nuevo amanecer
No entendía el motivo de la tardía intención del encapuchado y la aparición de Narai, pues estaba claro que la situación había sido solventada. Si acaso aquello podía ser una forma de salvar la vida de aquel desgraciado. Quería reventarle la cabeza, atravesar su cráneo, pero con ellos allí no era posible; además había sido devorado por una serpiente que había podido esquivar en el último momento. Aunque intuía que no estaba muerto, simplemente se lo habían llevado.

La camarera, lejos de dedicar un buen agradecimiento, parecía molesta por la intervención. - Un hombre, por llamarlo de alguna forma, capaz de hacer eso, es alguien que no me merece vivir. Y no tolero ese comportamiento en mi presencia. -La dejé tranquila, ya había expuesto mis motivos. - Gracias por la oferta, pero prefiero pagar mis caprichos. - Le respondí, yo también era una mujer fuerte que no se actuaba por recompensas. Aceptar aquello sería poco menos que prostituirse.

Me acerqué a la barra, justo al lado de la Uchiha, y pedí al tabernero, señalando una mesa vacía no muy lejos de allí pegada a la pared. - Algunas cosas deberían cambiar. - Me di la vuelta, dejando aquella frase única que resonara en la mente de Narai. - Venga vamos. - Empujé a Hyoru de los hombros hasta ocupar la mesa vacía, yo me senté en la parte interior, dejandole a él más expuesto a las miradas de la gente.

- ¿Porque has dicho eso antes? Yo no quería que la gente se enterase. - Le increpé por su falta de tacto. - Ahora me debes algo. - Esperaba un secreto igual de jugoso que él mio, algo con lo que estuviéramos en paz si a mi se me ocurría divulgarlo. La comida tardaba en llegar.
 

_cassiel_

NUser
Registrado
25 May 2016
Mensajes
1,550
Hyoru había declinado mi invitación, prefería atender a la pelirroja camarera, como una damisela en apuros necesitada de un príncipe que matará al dragón que la atormentaba. Un cuento de hadas, la realidad la tenía frente a él, la chica posiblemente llevara tiempo trabajando en el lugar, tolerando a clientes tanto o más desagradables que Tareni y podía perfectamente salir del paso. El lugar tampoco necesitaba de héroes, contrataba un servicio para que la taberna se mantuviera en calma. “La falta de sentido común es abismal.” Me lamentaba divertido. La pelirroja era la única que hacía bien su trabajo, transformando las buenas intenciones en beneficio y obteniendo una bebida a la cuenta del “ojitos blancos”. O eso era lo que pensaba hasta comprender que era todo lo contrario, les estaba invitando de beber. “Mujer, debiste aprovechar la situación. Que decepción.” Una pérdida de dinero. —Un genin recién graduado, a lo mucho un par de meses, estoy iniciando mi camino ninja. ¡Salud por eso! —respondería a Hanzô, levantando la jarra de cerveza e iniciando un brindis.

Eres un ninja médico, que casualidad, también lo soy. Takeshi es mi maestro, ¿lo conocen? —diría interesado por la maestría de Hanzô en el ninjutsu médico. — ¿dirías que tu dominio trasciende el de él? ¿O para ti es una rama de poca relevancia? —El pálido chunin amante de los ofidios me había demostrado un dominio abrumador del ninjutsu médico, convirtiéndose, a mis ojos, en su principal exponente. Hanzô no poseía aquella aura, por lo que dudaba que alcanzara su nivel, pero era poca la información que podía recopilar con mis ojos en su estado normal y no tenía certeza de aquello. — ¡Oh!, por un momento pensé que todos dormían en las perreras por un tiempo determinado, puede que haya comprendido mal la situación y no era parte de un ritual para iniciar el vínculo, como creía. ¿Extramuros?, mi experiencia es nimia, casi inexistente. Me falta nivel, todavía estoy muy verde. —diría enfocando nuevamente toda mi atención en mi festín.

La situación había sido aplacada por otro amante de los ofidios oculto entre las vigas del techo, el cual instó a su serpiente albina a tragarse a Tareni al completo. Una perspectiva un tanto desagradable, la fortuna era esquiva para el genin. “Un personaje excéntrico, igual que Takeshi.” Una capucha le ocultaba el rostro y no ayudaba a mejorar la primera impresión. Las palabras del encapuchado dieron paso a un cambio de guardia, momento exacto en donde una kunoichi entraba a la taberna y dirigido hacia la barra. “Otra Uchiha.” Y la normalidad había vuelto al lugar.

El ninja llamado Raiden había vuelto a la mesa, luego de que no fuera necesaria su intervención. —Así es. Eiji. —respondería mientras acompañaba un trozo de carne con un sorbo de cerveza, pero un repentino manotazo en mi espalda facilitaría la deglución. Tareni había vuelto a ingresar a la taberna y acercado hasta mi posición. Esta vez aparentaba más sosiego.

Te veías tan a gusto que no quise interrumpir. —dije, burlándome del genin. —En más, me daba la impresión que lo estabas hasta disfrutando que no podía privarte de aquello. —llevé otro trozo de carne a mi boca, acompañado por un nuevo trago de cerveza. —Y, ¿valió la pena ser tragado por una serpiente? —Tareni había vivido lo que pocos han podido sobrevivir, podía convertir aquella vivencia en una ventaja. —Quédate quieto, tómalo como una muestra de camaradería y deja de farfullar. —realizaría los sellos respectivos y acercaría mi mano libre al brazo que había sido lastimado, dirigiendo mi chakra con la intención de evitarle una ida al hospital, posiblemente en aquel lugar terminaría atendiéndole de igual manera.

PV: 150/150
CH: 170/170
PA: 7/7

-EXT: Kannau Chiyute [EXT] (Curación: 15 x nivel en característica. Gasto: 10ch x nivel en característica.)
Creas una esfera de chacra regenerador con la que recuperas heridas agudas a ti mismo o a otra persona.
Sellos: Rata → Carnero → Perro


Eiji Ryuuji
PV:
150/150
CH: 140/170
PA: 7/8
 
Última edición:

Rostrevor

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
2,884
Respondo a Ryuuji

─Sí, conozco a Takeshi... no demasiado. Nara Kira, Hyûga Hyoru, él y yo emprendimos una misión de exploración al norte de las ruinas de Neokonoha pero Takeshi nos abandonó y el Hyûga fue a buscarlo y no regresaron. La tuvimos que terminar Kira y yo solos ─conocimos a Yukin y nos enfrentamos al dueto de Dharna, por primera vez desde entonces me pregunto si las cosas podrían haber sido diferentes con aquellos dos todavía en nuestro equipo. <<Lo pasado, pasado está; no tiene sentido darle vueltas. Cometiste errores y tu fuerza fue insuficiente, quédate con eso como punto de partida para mejorar>> Me digo a mí mismo─. En cuanto a mis conocimientos de medicina, la verdad es que son muy escasos, empecé por interés paterno, que es biólogo, pero lo dejé abandonado. Sin embargo he de reconocer que cada vez tengo más interés y algún día retomaré mis estudios.

Ryuuji todavía no tiene experiencia más allá de los muros por lo que no sirve para satisfacer mi curiosidad, además, el tipo al que habían echado de la taberna regresa todavía cubierto de babas y se sienta a su lado. Raiden me está contando sus últimas vivencias, encontronazo con uno de esos Moradores de la Bruma incluido, y al parecer ha sido seleccionado para una misión diplomática con Monteadentro. <<¿Raiden, diplomático? No le pega.>> Me pide consejo.

─¡Deja que hable otro! ─le digo rápidamente entre risas, aunque en el fondo soy consciente de que si yo lo he hecho, aunque sea un poquito, todos podemos madurar─. Va, ya en serio. Si lo necesitas pregunta por Yukin. Es un shinobi de Monteadentro al que Nara Kira y yo salvamos la vida, y luego se vio envuelto en una situación comprometida y aún así volví a favorecerle. Nos debe una y actuamos desinteresadamente con él, sin duda habrá hablado a nuestro favor e incluso podría interceder por vosotros. Sin embargo ten cuidado con Monteadentro, no todo es lo que parece allí; como descubrimos aquella noche en el cementerio, al igual que nosotros ellos también tienen "ratas" entre sus paredes.

Se trata de información sensible por lo que aludo veladamente al asunto, también decido no explicar la situación comprometida de Yukin. Me quedo unos segundos pensativos.

─Los seres de la niebla... ni siquiera sabía que habíamos encontrado algunas de sus bases. ¿Cómo? Que sepamos no tienen documentos ─no consigo imaginar la manera en que se había realizado semejante descubrimiento, claro que tampoco puedo saber que Shin había capturado a una de esas criaturas durante el ataque a Konoha─. ¿Crees realmente que atacarles servirá de algo? O sea, ¿qué sabemos de ellos? Ya somos conscientes de no ser la única civilización del mundo y todos los conocen, por lo tanto al igual que la niebla tóxica que acabó con el mundo es un problema mundial los Moradores de la Bruma también deben de serlo... y, si como parece están ligados a la niebla, ¿No habrá que acabar con la niebla para acabar también con ellos? La verdad es que ni siquiera sabemos qué es la niebla tóxica o de dónde salió. ─Las alitas ya se han terminado y apuro la cerveza─. Si no es demasiado tarde sería genial liberar a Inuzuka Kurowashi, es un hombre de acción al que no le importa perder su posición de poder al mando del clan con tal de llevar a cabo sus ideales, sin embargo creo que ahora mismo lo que deberíamos estar haciendo es afianzando alianzas y explorando. Una alianza duradera con Monteadentro nos haría más fuertes contra Dharna y los Moradores de la Bruma, además de aportarnos seguridad para permitirnos explorar el mundo. Desde que ascendí a chuunin y limpiamos la zona de mutantes se abrió la puerta para explorar el norte del país y quién sabe qué más, pero casi no hemos avanzado. No sé... pienso que deberíamos estar descubriendo mundo, más civilizaciones y aprendiendo cuanto podamos. Los secretos sobre Dharna y los Moradores de la Bruma tienen que estar ahí fuera y sólo los encontraremos si nosotros también salimos.

Miro a Raiden y esbozo una sonrisa cansada.

─Si quieres que te diga la verdad, creo que nos jugamos bastante más en tu misión de diplomacia que en las misiones de asalto; amigo, estás en la empresa verdaderamente importante.


Vida: 198/200
Chakra: 500/500

Frz 5 Rap 6 Sig 5 Per 6 Def 5 Pre 5 (7)
AaD 4 Tai 7 Inv 6 Gen 2 Sell 1 Barr 1 Nin 4
 

jamyneitor

NUser
Registrado
29 May 2016
Mensajes
3,191
Ubicación
Viviendo como genin para mantener la integridad
Hana había evitado que realizase la tarea de ayudar a la camarera, pero incluso para ella había sido imposible ayudar, pues la mese había decidido ponerse de pie e irse mientras decía que nos daría una ronda de cerveza a nuestra cuenta – No se preocupe, solo hice lo que cualquier shinobi debería hacer al ver a uno de sus compañeros abusar de su poder – dije con molestia mientras veía como una serpiente se tragaba a Tareni. “Así que estuvo ahí todo el tiempo…” pensé al ver un shinobi desconocido parar finalmente al genin que había agredido a la pelirroja.

Tras aquello Uchiha Narai aparecería en escena y comenzaría a vigilar todo, por lo cual era seguro que no habría más problemas, pues solo un tonto armaría alboroto mientras la mano derecha de Dongo cuidaba del lugar. “No debería pasar nada más. Aunque ese sujeto parece bastante idiota” me dije mientras el chico que había sido tragado por la serpiente volvía a entrar al bar.

Rápidamente fui empujado a una mesa vacía y aunque podría haber opuesto resistencia no lo hice y termine dejándome guiar por la Uchiha. – Lo siento, pero ni jayû, ni tú me dijeron alguna vez que fuese un secreto – dije despreocupadamente mientras soltaba un suspiro lleno de angustia – No deberían ocultarlo, deberían aprovechar su tiempo juntos sin importar que, nunca sabes cuando no podrás ver más a alguien – dije apretando el puño con violencia.

Serví un trago y lo bebí para luego bajar la cabeza – Solo disfruta estar con quien amas Hana, sin importar que… - dije acabando con el contenido de mi vaso en un instante – su caos arruino mis planes de intentar conseguir información y ahora con ella tan cerca de la barra me será aún más difícil – dije lanzando una mirada de reojo a Narai – igual no quiero molestarte con mis problemas, hoy te ves muy linda y seguro quedaste de verte con alguien – dije un tanto desinhibido tras acabar con el cuarto trago de ese alcohol con un ligero sabor a uvas.

Estaba algo atontado al punto que me permití echar una mirada no tan inocente a la vestimenta de la Uchiha y sonreí tontamente – sí, definitivamente tuviste que verte con alguien – dije con un leve sonrojo, pues Hana no solía vestirse de esa manera normalmente y además el alcohol comenzaba a subírseme a la cabeza, pese a que aún quedaba poco más de media botella.
 

Kaladin

NUser
Registrado
13 May 2017
Mensajes
161
Cuesta un montón seguir tanta gente y no liarla.
Si no entiendo mal, ahora estamos...
Mesa 1: Hanzô, Raiden, Hyuuga Ryuuji (con henge -> Takawa Kenji), Eiji Ryuuji, Tareni
Mesa 2: Hana, Hyoru.
Por su cuenta: Asta

La situación tomó un rumbo aún más surrealista. Por suerte, con los comentarios de un chico de su mesa pudo empezar a poner nombre a los presentes. El liante se llamaba Tareni. La chica atractiva pero dura, Hana. Hyoru, que gracias al Henge no había podido reconocerlo) también estaba en el ruedo. El otro chaval que estaba en la mesa, también se llamaba... Ryuuji. Pero ellos no sabían que él mismo se llamaba Ryuuji... simplemente tendría que vigilar.

Cada uno estuvo contando un poco sus habilidades como ninja. Que si invocador, que si médico... todos tenían una profesión interesante y util.
- ¡Qué chulo! invocadores, médicos... podríais hacer un equipo bastante equilibrado. Yo... sólo pego bien. Pero me estoy entrenando para ser... - Su frase se vio cortada por la espectacular aparición de una serpiente, que engulló de un bocado al alborotador. - ¡JODER! ¡Qué susto! - Chilló Ryuuji. Otro invocador, el chunin encargado de vigilar la taberna, había hecho acto de presencia. Acabó soltando a Tareni antes de irse. Su lugar lo tomó una kunoichi alta y también de aspecto amenazador. ¿A qué maldito sitio se le había metido en la cabeza ir? Tendría suerte si seguía vivo al final de la noche.

El alborotador decidió sentarse al lado del shinobi, que se alejó unos centímetros de forma muy descarada. No quería que todos los ninja presentes lo relacionaran precisamente con el liante. Era una oportunidad de hacer contactos, y la iba a aprovechar... aunque aún quedaba el hecho que no sabían su identidad real. Problema para más adelante. Ryuuji se quedó absorto durante unos instantes, escuchando todo lo que decían los presentes. Había mucha información jugosa en las palabras de Raiden, Hanzô y Ryuuji-2.

Moradores de la Bruma, Dharna, Monteadentro... muchas facciones distintas. Parecían sorprendidos de haber encontrado gente fuera de las murallas de la villa. Más valía que Ryuuji no revelara sus origenes y su infancia en las montañas, con los "bandidos", varios de los cuales habían sido ninja; habría despertado demasiados recelos.

- A ver si algún día consigo ser chunin y puedo hacer misiones interesantes como vosotros. Parece que todo son problemas: Dharna, los monstruos de la bruma, Monteadentro, las "facciones" dentro de la nuestra villa... - Añadió el genin, levantando un dedo con cada ítem que enumeraba. Sólo parecían haber problemas, y pocas soluciones. Frunció el ceño durante unos instantes y continuó, con tono preocupado - ¿No tendríamos que estar todos más unidos, tratando de facilitar la vida para todo el mundo y buscar como eliminar la niebla? - Para el joven shinobi estaba clarísimo, y los entresijos de la política se le escapaban. Para él, todo era muy simple: Aprovecha los dotes relacionados con el chakra para hacer lo posible para mejorar la vida de la gente... No podía ser tan difícil, según el foro interno de Ryuuji. Si quedaba tan poca gente, y tan esparcida, las prioridades para todos los grupos tendrían que estar claras. Menos conseguir poder propio, y más ayudar a los demás. Pero Ryuuji aún se sentía muy pequeño, más al lado de tanto shinobi interesante. Aunque fuera paradójico, para poder ayudar, primero tenía que ser más fuerte. ¿Era quizás eso, pero en otra escala, lo que le pasaba a las facciones que había comentado?

Hyuuga Ryuuji
PV: 140/150
ch: 105/130
Henge activo (Takawa Kenji, aparentando ~18 años, pelo corto, rubio, 1m80).
 
Registrado
2 Mar 2017
Mensajes
1,052
Sabia que no podía parar a Hana en ningún momento, pero por lo menos lo intente. Apareció otro chico para intentar detener a Hana y dijo algo de que ella tenia novio y que era un jounin de la villa.-¿Que cojones?pensaba que Akemi y Hana tenían un tonteo especial, al parecer me equivocaba-. Al parecer el desastre era inevitable o al menos eso era lo que yo creía. De repente una serpiente blanca salio del techo engulléndose al loco que estaba metiéndose con Hana, yo tuve que actuar rápidamente esquivando las babas de aquella serpiente.

Al parecer era la invocación de uno de los chunins encargados de proteger el orden en aquella taberna y era normal. La gente era muy irresponsable con el dominio del ninjutsu. Una vez que la situación se volvió a calmar me volví a sentar en mi sitio para retomar la bebida de mi cerveza. El chunin soltó al "loco" haciendo que su serpiente lo escupiera entero.

Observe al chaval desde mi mesa para ver si hacia algo extraño nuevamente, pero al parecer no quería a volver a tener gresca y se fue a una mesa donde parecía conocer a alguien. El chunin cambio turno con una chica que esta se coloco en solitario. Levante mi mano para que la camarera que me estaba sirviendo me trajera otra cerveza y alguna tapa mas, no me gustaba tomar la cerveza sola. Así que esperaría a que se tranquilizarse la situación y a lo mejor me levantaba en busca de Hana para preguntarle por su novio.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,284
Ubicación
Un nuevo amanecer
Estaba distraída en la mesa, mirando hacia un lateral, cuando Hyoru volvió a llamar mi atención. Pese a que había sido yo la que lo había obligado a sentarse en aquel lugar. Con su enorme jarra de algo, que bajaba muy deprisa. - Supongo que solo en mi mente es un secreto. - Resoplé al escuchar lo que dijo después. - Él me importa. Más que nadie, y disfruto cada segundo a su lado, pero no es tan sencillo. Carga con mucha presión y no quiero que mis errores aumenten su carga. Por eso no nos presentamos en público. - Agarré el puño de Hyoru, poniendo mi mano encima con suavidad. - No soy buena entendiendo los sentimientos ajenos, pero tu me has escuchado muchas veces, y aún no han traído mi comida, así que... - Le di rienda suelta para hablar.

Unas palabras suyas sobre mi aspecto me hicieron ruborizarme y apartar mi mano al darme cuenta d elo que otros podrían entender de aquello. Cuando sus ojos se fijaron más en detalle estiré el brazo. - Ya has bebido demasiado. - Le quité la jarra. - Ahora agua. - Le daría un poco en un baso cuando me trajeran la botella.

- Y la verdad, si había quedado con alguien. - Me pasé la mano por la oreja, recogiendo el cabello de un costado. - He pasado la mañana con una amiga, aunque no pensaba que esto fuera ir linda. Simplemente me puse cómoda, y mi vestimenta habitual no me parecía adecuada. - Quizás había dado más explicaciones de las que Hyoru buscaba, pero no estaba acostumbrada a que nadie que no fuera Jayu utilizase esas palabras, con tal sinceridad. Sin buscar burlarse. - Pero eso ya ha sido, el resto del día estaré sola. - Fue entonces cuando la camarera trajo la botella de agua. - ¿Puedes poner otro vaso para mi amigo? . - Le pedí amablemente, pero ella avispada ya había pensado en esa posibilidad. La comida llegaría enseguida.
 

Pretoriano

NUser
Registrado
14 Ene 2017
Mensajes
823
Tareni observó como el Hyuga realizaba una técnica curativa. No sabía que podía hacer aquellos trabajitos. El muy cabrón creía que aquello servía para congraciarse con él.

Movió el brazo al descubrirlo curado. Miró a Eiji y sonrió.

Eres un aliado útil le robó un trozo de carne del plato. Con técnicas de mujer, pero útil Miró al otro Hyuga, el que había renunciado al chunin. Ahhhh, al menos eres más útil que el resto de Hyugas que conozco, todos son basura Soltó algunas carcajadas.

Había otro chico en la mesa. Se veía débil, pero no había forma de asegurarlo.

¿Y bien, tú quien coño eres? Hizo un gesto a la camarera del conflicto para pedir más comida y bebida. ¿A qué orgulloso clan de konoha perteneces? preguntó, haciendo hincapié en orgulloso para resaltar el sarcasmo.
 

Silver_Tiger

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
4,897
Ubicación
Ni yo lo sé
Mientras Wolght comía tranquilamente su chuleta de cerdo. Pude escuchar el consejo de Hanzo. Encontrar a ese tal Yukin y tienen traidores como nosotros, algo me dice que no tendré tiempo para hacerlo. Espero recordarme. ((Spoilers no se recordará X_D)) Pero al ver sus dudas y preocupación, se notaba a leguas que estaba totalmente desactualizado y no había ido a la ultima asamblea. Con una pequeña risa luego de tomar un vaso de jugo le dije.

¿No te has ido a la ultima asamblea? ¿Verdad? Estas muy desactualizado senpai. Como siempre los altos mando ocultaron información, inclusive información exclusiva de los seres de la niebla. Entre ellos las ubicaciones de las bases. en la ultima asamblea ha revelado que los seres de la niebla son parásitos que buscando dominar el continente. Hay de distintos tipos y te puede infectarte. Poseyéndote, obteniendo tus recuerdos y capacidades. Si te encuentras un gusano negro ten mucho cuidado o te infectarán, así que ya podrá intuir porque secuestraron a Kurowashi. - Capaz lo que estaba diciendo le dejaría boca abierta pero era lo que el nuevo Hokage había revelado y ahora era de dominio publico. Sobre la niebla, ese ser de la niebla me dijo su origen, pero esa información tiene un pequeño precio informativo - le dije con una pequeña risa maliciosa. No era necesario que Hanzo lo supiera por le momento. Así le di un anzuelo para ver más información me podía ofrecer. Luego comí otra chuleta de cerdo y tomé mi sorbo de mi juego de naranja. Ellos invadieron nuestro hogar y secuestraron a Kurowashi. Claro que debemos contraatacar y darle una cucharada de su propia medicina, no pueden salir impunes. - Lo decía con con cara de determinación y cuando un golpe en la mesa con mis puños. Aunque rápidamente mi cara volvió incomoda y sudando frió.


Pero me tocó ser diplomático y ser apoyo para el grupo B, parte de tus deseos están en esta misión. Esperemos que la colaboración de ambos pueblos podamos ser más fuertes y aplastar a los seres de la niebla. Efectivamente nos estamos jugando demasiado en esta misión ((Spoilers nos llevará a la destrucción de Konoha, el futuro está muy, muy, muy negro))

luego el chico rubio que estaba nuestra mesa inocentemente debimos estar más unido, facilitado la vida al mundo, y buscar una manera de eliminar la niebla. Solo pude reir de la ironía ya que pecaba de inocente.

Es más fácil decirlo que hacerlo. Los altos mando ocultaron información, dan cargos y rangos a lo que no merecen - era referencia a situación e Hana. A otros nos ignoran completamente. Hay idiotas por todas partes y es difícil ganar la confianza hoy en día, pero no por ello hay que seguir intentando.

Luego me quedé como Eiji interactuaba con el loco y depravado dejándome bastante perplejo. con cara de fastidio y sudando frió le dije. a Eiji


¿Conoces a ese loco depravado? ¿Como lo haces para aguantarlo? porque si sigue liando voy a llamar a la guarda para que lo lleve muy bien lejos de la taberna. - Le di un ojo a la uchiha guarda de turno para que esté atento con ese loco y no siga liando en la taberna.
 

Rostrevor

NUser
Registrado
24 May 2016
Mensajes
2,884
Takawa es alto, bastante más que la media en Konoha, sin embargo sus expresiones y actitud desmienten su apariencia. Hablamos un rato y no puedo evitar estar de acuerdo.

─Egoísmo, luchas por el poder, política... a eso suma incompetencia y algo de injusticia social y nos tienes a todos divididos. Añade un poco de ambición desmedida disfrazada de solución y das con la situación actual ─hago una mueca─. Sí, deberíamos estar todos más unidos para poder hacer causa común pero para eso hay que dejar de lado los intereses personales y no creo que vaya a ocurrir a menos que estemos al borde de la extinción y no puedan seguir disimulando que no pasa nada. A veces me pregunto si no sería mejor marcharme y montar mi propia villa en alguna parte.

Raiden se guardaba un par de ases en la manga y así me lo hace saber aprovechando que Takawa está entretenido. Alguno ya lo había oído, pues había investigado a los seres de la niebla y Chônan y Ryôma no eran malas fuentes de información, incluso en Monteadentro los conocían. Otra me cogió un poco por sorpresa.

─¿Qué un Morador de la Bruma te contó el origen de la niebla? ¿Y le creíste? ¿Por qué haría tal cosa y por qué sería sincero? A fin de cuentas somos el enemigo. Cuenta, hasta ahora sabemos las leyendas urbanas de que la niebla y los seres de la niebla son fruto de los hombres del saco, o sea, de Shiroitsuya. Otros dicen que no, que la culpa es de Neokonoha e Higakure y los cultistas de Monteadentro echan la culpa a los pecados del ser humano y a la tecnología, personificados en las antiguas villas ninja del País del Fuego. No sé si lo que te dijeron será verosímil, pero si una pequeña porción de la historia es cierta ya sería un gran avance... o por lo menos una nueva perspectiva ─hago una pequeña pausa, aunque antes de que Raiden conteste añado─. Incluso podría ser una buena moneda de intercambio en tu misión diplomática, seguro que en Monteadentro están deseosos de hincar el diente a cualquier información relacionada, aunque ten cuidado con el culto al cristal, son verdaderos fanáticos y no creo que se lo tomasen a bien si la información contradice sus creencias.

Espero a ver qué tiene que decir Raiden al respecto, mientras aguardo o el otro Inuzuka habla me percato de que el tal Tareni está abusando de la candidez de los dos chicos, observo la escena con disimulo, tratando de que no se den cuenta y preguntándome cómo reaccionaran <<Al menos se podía haber limpiado las babas de serpiente>> La camarera se acerca a la mesa.

─Otra jarra de cerveza, por favor ─asiente y mira a Tareni, éste había llamado su atención antes.

─¿Está contigo? ─pregunta.

─No lo conozco de nada ─se gira hacia el gennin.

─A ti no te voy a servir más, si quieres algo se lo pides al jefe en la barra y ya sabrá él si te atiende o no ─le contesta.

Un rato más tarde vuelve con mi cerveza.

─Como le he dicho a la camarera, no lo conozco... Enfrentamientos, sociedad polarizada, tiranos, incompetentes, Nara Satsujin y ésto... sí, toma fuerza la idea de irme de la villa y vivir en alguna cabaña, quizá hasta fundar mi propio asentamiento. Aunque lo iba a pasar mal hasta conseguir un maestre cervecero ─doy un trago a la pinta de cerveza, no hay argumento más convincente─. Y sin mujeres guapas; creo que mi plan hace aguas ─bromeo─. Dime, por especular, ¿tú cómo lo harías? ¿Tienes algún sitio en mente? ─pregunto.


Vida: 198/200
Chakra: 500/500

Frz 5 Rap 6 Sig 5 Per 6 Def 5 Pre 5 (7)
AaD 4 Tai 7 Inv 6 Gen 2 Sell 1 Barr 1 Nin 4
 

jamyneitor

NUser
Registrado
29 May 2016
Mensajes
3,191
Ubicación
Viviendo como genin para mantener la integridad
Escuche todo lo que Hana tenía que decir y sonreí levemente, aquello me alegraba bastante tanto por ella, como por Jayû. Aunque aquello no evitaba para nada sentir mi propio dolor. - Me alegra oír eso, desde umarekawatta no recordaba verlos juntos – dije de forma suave mientras detallaba más a la Uchiha e incluso veía un ligero rubor en ella.

- Apenas empezaba – dije haciendo un leve puchero, como un niño al que le quitan sus juguetes y lo mandan a hacer sus deberes. Además no me gustaba tener que hablar de mis problemas, pero por lo que Hana decía, no me sería fácil librarme de hacerlo. – Creo que eso es lo que te hace ver linda, que hayas buscado sentirte cómoda, te da un aura muy diferente a la habitual – dije aún bajo los efectos del alcohol e intentando cambiar por completo el tema.

- No creo poder contarte nada si me pongo a beber solo agua – volví a respingar, mas no intente tomar de nuevo la botella que contenía aquel dulce y embriagante néctar, pues aún estaba lo suficientemente sobrio para saber que era pésima idea el contradecir a Hana Uchiha.

Mire a los alrededores asegurándome que nadie estuviese cerca o pudiese oír lo que tendría que decir. – No hay mucho que pueda decirte en un lugar así – dije cogiendo el vaso de agua mientras mi mano temblaba un poco.

Cerré por un momento los ojos y metí mi mano en mi bolsillo izquierdo para sacar un papel en el cual recitaba el siguiente mensaje “Te están utilizando” – eso me entregaron tras mi última misión, cuando encarcelaron a alguien con acusaciones falsas y el apoyo del cuerpo de inteligencia – dije para luego golpear la mesa – simplemente intento conseguir algo de información… – dije esperando que la Uchiha me regresase el papel para guardarlo de nuevo.

Seguía omitiendo parte de la información, pero aún me costaba hablar por completo de cómo habían encarcelado a mi madre por un crimen que jamás cometió, que incluso había sido realmente una trampa para mí o eso aparentaba.

Mire el vaso de agua, el cual no me ayudaba en nada a menguar mi sentir y volví a mirar a mi amiga – No creí que le temieses a un poco de alcohol – solté en un tono retador intentando picarla para que en vez de obligarme a beber agua, me acompañase a tomar algo más fuerte, pues eso era lo que sentía que necesitaba al no poder seguir de momento con mi investigación.
 

Kaladin

NUser
Registrado
13 May 2017
Mensajes
161
Ryuuji quedó asombrado de la multitud de cosas que habían recopilado Raiden y Hanzô. Era información que se iba a guardar, y que de bien seguro le sería útil en alguna misión futura. Todo lo que pronunciaban era oro puro, para alguien sediento de saber, como el Hyuuga.

Por otra parte estaba el loco de Tareni, que a pesar de estar en la mesa seguía en sus trece, interpelando de forma bastante agresiva a los presentes. Finalmente se dirigió a Ryuuji, preguntando con bastante mala educación quién era y a qué clan pertenecía. Le sonrió de forma bastante desagradable (pues aún no había aprendido a mostrar una sonrisa más divertida) e hizo caso omiso de la pregunta del chico. De forma muy deliverada, ya que tras la sonrisa, inclinó un poco la silla en la otra dirección y le dio la espalda. Mejor que la gente interesante que estaba reunida no le relacionara con aquel sujeto alborotador. Aunque, bien pensado... tampoco podrían relacionarle. Seguía con el Henge activado aparentando ser un tipo cualquiera. Sólo la chica había dado muestra de saber que les estaba tomando el pelo.

- Raiden-san, Hanzô-san... de entre todas estas facciones y enemigos, ¿no habría alguno que pudiera tener objetivos nobles? Más que nada por tener algún aliado, ante tanta amenaza... - Comentó, mientras ellos seguían su intercambio de información e impresiones. Sin duda habían participado en misiones divertidas fuera de la villa. Ellos sí que estaban en el camino de la heroicidad; de hacer algo importante para la villa y, aún más importante, para su gente.

- ¿No sería demasiado complicado pirarse de aquí? No es que tenga experiencia, pero mantener un asentamiento libre de niebla y monstruos... debe ser difícil. Y en las montañas podrían haber otros problemas más, ¿no? - ¿Por qué querría irse de la villa? ¿Tan mal estaban las cosas en las altas esferas? Para el Hyuuga, dejar la comodidad de un sitio con comida disponible siempre, con seguridad, tranquilidad, y tantos cientos de chicas... Menuda locura. Vete a saber qué motivos más habría visto.

- Irse de aquí... tendríais que tener un lugar mucho mejor, ¿no? Y entiendo que no hemos encontrado nada así... Aún.
 
Registrado
2 Mar 2017
Mensajes
1,052
Todo el altercado con Hana había acabado, ella se había sentado en su mesa y el otro chaval se había ido a la de unos amigos suyos o al menos eso creía. Yo había vuelto a mi mesa con la cerveza a medio beber y para no dejar que se calentase decidí bebérmela de un trago. Me senté y me recosté en la mesa, el esfuerzo innecesario que había hecho de intentar para la pelea me mareo un poco con las 3 o 4 cervezas que llevaba ya en mi cuerpo. -¿que cojones?llevo un montón de tiempo sin sentirme así por el beber alcohol-. No había bebido tanto desde que me metía a hurtadillas en la bodega del bar que trabajaba para beber del sake que tenían guardado, con aquel brebaje si que se pillaba una buena cogorza.

Al llegar la camarera me trajo unas buenas croquetas y otra gran cerveza artesana de la casa. -Muchas gracias, el servicio es excelente-. le dije a la camarera, no solía hablar mucho con la gente pero la cerveza hacia que perdiera la vergüenza a hablar con los demás. A pesar de que la cerveza ya empezaba hacer estragos en mi cabeza decidí quedarme en mi mesa.

Comencé a comer aquellas maravillosas croquetas que estaban con su textura crujiente por fuera y por el interior era una explosión de sabor que hacia que bebiera aun mas cerveza, haciendo que pidiera otra a la camarera. Esta era la quinta cerveza ya y ya empezaba a tambalearme un poco, así que decidí esperarme en mi mesa a que se me pasara un poco la cogorza y levantarme a mear, que de beber tanto liquido estaba ya que no aguantaba ni un segundo mas para ir al servicio.
 

martinilimon

NUser
Registrado
10 Oct 2016
Mensajes
5,284
Ubicación
Un nuevo amanecer
- Con ese gesto solo conseguirás que en lugar de esto, te de el biberón. - Parecía un niño pequeño, si quería beber al menos debía comportarse y aparentar tener la edad, ni siquiera yo debía poder beber, aunque era la que menos problemas tendría de todos aquellos infantes.

- Yo, te considero un amigo. - Le dije finalmente, con seriedad pero a la vez algo asustada por expresar ese sentimiento, expresando además cierto resentimiento por como se había expresado sobre la bebida. - Pero si solo puedes contarme tus problemas estando borracho, quizás he sido una ingenua contigo. - Podría notar que estaba decepcionada, y a la vez irritada. Él sabía lo que me costaba confiar en la gente, y quizás fue aquello lo que hizo que se abriese un poco conmigo, aunque tampoco es que me contase demasiado.

- ¿Quien es la persona encarcelada? . - Pregunté examinando el papel, en busca de algún trazo que pudiese ser reconocible. - En fin, no puedo ayudarte mucho con lo que me has dicho. Pero eso no debería ser nuevo para ti, no es nuevo para nadie. Sabes como funciona esto, las veces que nos han mentido. Solo podemos confiar en la gente que queremos, y nos quiere. Los demás, de una u otra forma, solo te utilizan. - Le devolví la bebida.

- No le temo alcohol. Le temo a los efectos que puede causar en las personas, que es muy diferente. - No me gustaba, ya lo había probado, pero prefería no tener que beber aquello. Fu entonces cuando me trajeron la comida, ya que estábamos en lugar así, lo suyo era pedir una hamburguesa. - Gracias. - Le dije a la camarera antes de que se marchase, tras tomar nota o no, a Hyoru. - Me gusta comer, ¿vale? .- Dije a la defensiva antes de que Hyoru comentase nada. La hamburguesa era enorme, y casi todas las chicas que conocía solían controlarse con la comida, pero yo no. - Si quieres una patata puedes coger, pero lávate las manos primero.



 

Pretoriano

NUser
Registrado
14 Ene 2017
Mensajes
823
Inexpresivo, Tareni observó y escuchó el desprecio de la camarera. ¿Qué se habrá creído la estúpida esta? Abrió y cerró el puño varias veces antes de calmarse. No podía hacer más nada, de momento. Pero aquello no se quedaría así, definitivamente no

El trigueño Inuzuka se puso a hablar de sus aspiraciones traicioneras, ante lo que él se limitó a enarcar una ceja. ¿Estaban hablando de traición los inuzukas allí mismo? Tomó nota mental de sus apariencias, pero no dijo nada. Podía ser una arma a utilizar luego. De inmediato devolció su atención a su compañero Hyuga.

¿Y bien? le robó un trago de cerveza. ¿Qué hacemos para nuestra próxima misión? Soltó algunas carcajadas. Mi economía no anda demasiado boyante, tal vez los delincuentes del mercado ayuden en este asunto

Echó la silla para atrás y soltó un suspiro.

Quiero matar ninjas estiró los brazos, un claro signo de relajación en él. Esos bichos de la niebla no me compensan. No sienten ni padecen, no es agradable terminar con sus miserables vidas.
 
Arriba