El acuerdo entre China y E.E.U.U. baja el coste de PS5 y Xbox Series X


Los miedos que la industria del videojuego tenía ante la guerra comercial entre E.E.U.U y China el año pasado se han apaciguado, según el lobby estadounidense del videojuego: la Entertainment Software Association (ESA). En declaraciones a Polygon, un representante del grupo ha explicado que el acuerdo al que llegaron los gobiernos de Donald Trump y Xin Jinping en diciembre de 2019 ha impedido que el coste de fabricación de las consolas aumente por el momento, algo clave para la industria en el año que se lanzarán los nuevos sistemas. PS5 (finales de 2020) y Xbox Series X (navidades). Sin embargo, la industria de los juegos de mesa sí se ha visto afectada.

El verano de 2019 el gobierno de Trump anunciaba aranceles de un 25% en productos procedentes de China valorados en 160.000 millones de dólares. Los principales fabricantes de consolas: Microsoft, Nintendo y Sony, manufacturan sus productos en el gigante asiático, y tanto las consolas como sus accesorios se verían afectados por los aranceles.

En junio de ese año, Microsoft, Nintendo of America y Sony Interactive Entertainment se unían para firmar un documento mostrando su oposición a las tarifas arancelarias, argumentando que el precio de las consolas y los accesorios podría aumentar hasta un 25% en los próximos años. Esto no sólo se vería reflejado en el precio que nosotros como consumidores tendríamos que pagar por dichos productos, sino que también afectaría al desarrollo y la industria en general. De hecho, en julio aparecieron informaciones de que Microsoft y Sony estaban reduciendo la producción de consolas en China.

Los aranceles a las videoconsolas tendrían un coste estimado de 840 millones de dólares, según dijeron las tres grandes corporaciones mencionadas, y como el aumento se reflejaría casi por completo en el precio de las máquinas, pondría "una nueva consola de videojuegos fuera del alcance de muchas familias americanas". Sin embargo, "la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos ha suspendido los aranceles hasta nuevo aviso", según explica la ESA en un comunicado a Polygon.

"Hemos incentivado a la Administración ha suspender la implementación de las tarifas en las consolas de videojuegos y mandos", añaden. "Estos aranceles podrían haber tenido implicaciones significativas para nuestra industria, que promueve un superávit de comercio para la economía americana. Los aranceles minan la innovación, disminuyen las oportunidades de empleo para los trabajadores americanos, e incrementan los precios para los consumidores".

Desde el mismo medio citan a representantes de la Asociación de Fabricantes de Juegos (GAMA) y de Kickstarter (donde hay un auge en la financiación colectiva de juegos de mesa), quienes aseguran que los aranceles se mantienen en numerosas materias primas necesarias para la fabricación de juegos de mesa, algo contra lo que están luchando desde GAMA a la vez que intentan prevenir los aranceles en juguetes y juegos.​

 

Comentarios

Arriba